Público
Público

Francia, dispuesta a adaptar sus normas en inmigración a las de la UE

Insertarán "ciertas disposiciones de la directiva" europea a la normativa nacional tras las expulsiones de gitanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia está dispuesta a cambiar su legislación nacional en relación a la libre circulación de ciudadanos comunitarios para adaptarla a la de la Unión Europea (UE), tras el escándalo provocado por la expulsión de gitanos, afirmó un portavoz del Ministerio de Exteriores.

Esta noche termina el plazo para que Francia se explique

El portavoz precisó que París continúa negociando con Bruselas para asegurar a la Comisión Europea que la legislación nacional se adapta a la comunitaria.

'Con el fin de responder a la petición de la Comisión de una mayor transparencia y seguridad jurídicas', asegura el portavoz, 'las autoridades francesas están dispuestas a insertar ciertas disposiciones de la directiva en los textos del derecho nacional'.

La Comisión ha recordado que esta noche acaba el plazo para recibir las explicaciones pedidas a Francia de sus leyes sobre la libre circulación de ciudadanos comunitarios, tras la polémica provocada desde que el pasado verano París intensificó la expulsión de gitanos a Rumanía.

El portavoz diplomático indicó que Francia entregará este viernes la información complementaria que reclamó el Ejecutivo comunitario el pasado día 29 a través de la comisaria de Justicia, Viviane Reding.

'Esta respuesta se inscribe en el marco de la continuación del diálogo constructivo que las autoridades francesas se han comprometido a conducir con los servicios de la Comisión sobre este asunto desde hace varios meses', añadió el portavoz, que no hizo más precisiones sobre los cambios que propone París.

El portavoz aseguró que los 'ciudadanos comunitarios expulsados se benefician ya sistemáticamente de las garantías procedimentales' previstas en la directiva europea sobre libre circulación.

Se mostró además convencido de que las explicaciones que entregará Francia servirán para convencer a Bruselas de que su iniciativa persigue 'promover el interés general de la Unión y garantizar la aplicación de su derecho'. Reding había pedido explicaciones sobre si esta política de expulsión de gitanos se adecuaba al derecho comunitario y había preguntado si el método utilizado para hacerlo no era 'discriminatorio' con ellos.