Publicado: 16.11.2015 11:11 |Actualizado: 16.11.2015 15:42

Francia identifica a dos terroristas más: un sirio registrado en un campo de refugiados en Grecia y un francés en busca y captura desde 2013

Se trata de Ahmad Al Mohammad, cuyas huellas dactilares fueron tomadas en un control en octubre en el país heleno, y Samy Amimour, asaltante de la sala Bataclan y que poseía una orden de detención internacional desde el otoño de 2013.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La Policía francesa realiza un control en carretera cerca de Estrasburgo, en la frontera con Alemania. /REUTERS

La Policía francesa realiza un control en carretera cerca de Estrasburgo, en la frontera con Alemania. /REUTERS

PARÍS.- Cinco de los siete yihadistas suicidas que participaron en los atentados de París del pasado viernes han sido ya formalmente identificados, después de que la Fiscalía haya difundido hoy el nombre de otros dos de ellos.

El primero de esos dos es uno de los terroristas que actuó en el Estadio de Francia y que llevaba un pasaporte sirio a nombre de Ahmad Al Mohammad, nacido en la ciudad siria de Idleb el 10 de septiembre de 1990. 



La Fiscalía puntualizó en un comunicado que está pendiente de verificar la autenticidad de ese pasaporte, pero que las huellas tomadas a Al Mohammad corresponden con las de una persona que llevaba el documento y que fue objeto de un control de identidad en Grecia a comienzos de octubre.

Las autoridades griegas habían señalado el sábado que ese pasaporte fue registrado el 10 de octubre en la isla de Leros a un hombre al que se le tomaron las huellas dactilares en el campamento de acogida de refugiados que llegan desde Turquía.

Samy Amimour, buscado desde el otoño de 2013

El segundo es uno de los asaltantes de la sala de conciertos Bataclan, Samy Amimour, nacido el 15 de octubre de 1987 en París, y por el que Francia había emitido un mandato de arresto internacional por terrorismo.

Esa orden de busca y captura se emitió cuando Amimour violó, en otoño de 2013, el control judicial que se le había impuesto después de que las autoridades abortaran un proyecto de viaje a Yemen, por que se le imputaron cargos por terrorismo.

La Fiscalía indicó que las fuerzas del orden detuvieron esta mañana a tres personas del entorno de este hombre, vecino de la ciudad de Drancy, ciudad de la periferia noreste de París.

Samy Amimour tenía nacionalidad francesa, como los otros tres terroristas suicidas -de los siete que activaron sus chalecos de explosivos en los atentados del viernes- que ya habían sido identificados hasta ayer. Uno de ellos es Ibrahim Abdeslam, hermano del hombre más buscado en Francia, Salah, sospechoso de haber formado parte de los comandos yihadistas que cometieron las masacres de París, y hermano también de Mohamed, detenido el sábado en Bruselas. Ibrahim se inmoló en la cervecería Comptoire Voltaire.

En estos momentos, la prioridad para la seguridad francesa es dar caza a Salah,de 26 años y nacido en Bélgica. Bélgica lo tenía fichado desde febrero de este año. Al parecer habría viajado a Siria hace un año. La Policía de Francia ha informado a las fuerzas de seguridad españolas de que Salah Abdeslam, uno de los presuntos terroristas responsables de los ataques, tendría "intención" de entrar en España. 

Los hermanos Abdeslam y otros dos terroristas más

Los otros terroristas identificados y que se inmolaron el viernes son Ismaël Omar Mostefai y Bilal Hadfi. El primero fue precisamente el primer terrorista identificado gracias a las huellas dactilares de uno de los dedos que fue encontrado en la sala. Natural de Courcouronnes (Essonne), este joven de 29 años vivía con su padre en Chartres. Mostefai era un ciudadano francés fichado por la Policía por delitos menores, nunca relacionados con el terrorismo, pero que desde 2010 se había radicalizado. Entre el otoño de 2013 y la primavera de 2014 vivió en Siria. El segundo, francés nacido el 22 de enero en 1995 en Bélgica. Según The Washington Post había luchado en Siria con el Estado Islámico.

Puede seguir aquí minuto a minuto todo lo que acontece tanto en Francia como en el resto del mundo tras los atentados de París del viernes.