Publicado: 02.07.2015 11:48 |Actualizado: 02.07.2015 18:52

La 'Gran Coalición' cierra un pacto en la Eurocámara sobre el blindaje a las empresas en el TTIP entre UE y EEUU

Este miércoles por la tarde consensuaron una enmienda de compromiso que pide sustituir el mecanismo que permite a las multinacionales demandar a estados por el recurso a un nuevo tribunal. Los Verdes y la Izquierda Unitaria Europea denuncian que es una nueva operación "cosmética"

Publicidad
Media: 2.86
Votos: 7
Comentarios:
Manifestación reciente contra el TTIP en Munich. /REUTERS

Manifestación reciente contra el TTIP en Munich. /REUTERS

BRUSELAS.- Los socialistas europeos han llegado a un nuevo acuerdo con el PP en la Eurocámara en relación con el blindaje a las multinacionales del TTIP, el acuerdo de libre comercio que Bruselas y Washington negocian con sigilo.

En una enmienda de compromiso consensuada durante la tarde del miércoles, el partido de los Socialistas y Demócratas, el PP Europeo y los liberales (ALDE) rubricaron un acuerdo que les permitirá someter el polémico informe sobre el TTIP a la votación del pleno del Europarlamento en Estrasburgo entre el 8 y el 10 de julio, y que propone sustituir el mecanismo ISDS, una de las partes más polémicas del acuerdo, por un nuevo tribunal independiente.

La eurodiputada del PSOE Inmaculada Rodríguez Piñero saca pecho por este acuerdo, y asegura que han logrado un cambio en las posiciones iniciales del PP para que este jueves firmen una enmienda que arranca prometiendo garantizar el trato "no discriminatorio" a las empresas, y que los grupos más críticos con el TTIP, como la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) y Los Verdes/ ALE consideran una mera operación cosmética.



"Es un compromiso que nace muerto", asegura a este diario la europarlamentaria de Podemos Lola Sánchez, del GUE. Sánchez recuerda que apenas cinco días antes de que la comisaria de Comercio Internacional Cecilia Malmström presentara su renovación del polémico ISDS, en mayo de este año, el vicesecretario de Comercio Internacional de EEUU, Stefan Selig, dio portazo a la posibilidad de excluir el blindaje a las empresas del acuerdo.

"Rechazo que el ISDS sea sustituido por un tribunal. Es un compromiso que nace muerto. Están jugando con la poca información que tiene la ciudadanía, porque a cualquier persona que lea esta enmienda puede parecerle muy bonita. Habla de jueces y de tribunales, a sabiendas de que EEUU no va a pasar por ahí", zanja Sánchez.

"No necesitamos un 'ISDS reformado' tal y como lo plantea la Gran Coalición: necesitamos reforzar nuestra justicia pública", explica el portavoz de Equo (Los Verdes) en el Parlamento Europeo, Florent Marcellesi. "El acuerdo de la Gran Coalición no es más que teatro. Si bien la primera lectura puede resultar amable, una visión más atinada deja poco lugar a dudas: esta enmienda busca refrendar la propuesta de la Comisión Europea, un ISDS reformado y mejorado". "Esto no es otra cosa que un ISDS. Por mucho que intenten darle un nombre nuevo, es exactamente lo mismo. La única alternativa coherente al ISDS, es recordar que la protección de la inversión puede hacerse perfectamente mediante los procedimientos legales domésticos disponibles", sentencia.

"El TTIP no está siendo negociado bajo ningún principio democrático, y por muy democrático que fuera el tribunal los pilares del tratado no lo son", asegura Lola Sánchez, de Podemos

Sin aclarar en ningún momento si esta alternativa será pública o privada, la resolución aboga también por introducir un mecanismo de apelación, y pide que el mecanismo de resolución de disputas entre inversores y estados esté "sujeto a principios democráticos". "El TTIP no está siendo negociado bajo ningún principio democrático, y por muy democrático que fuera el tribunal los pilares del tratado no lo son, porque invierte la escala de valores para dejar la soberanía y los derechos humanos por debajo de los intereses de las multinacionales", zanja Sánchez.

Fuentes socialistas en la Eurocámara reconocen que hay cierta división en el grupo en relación con esta enmienda, y Sánchez lamenta que en el debate sobre el TTIP del próximo martes y su posterior votación de este miércoles los socialistas que fueron "díscolos" anteriormente no volverán a serlo, porque "no todos los diputados conocen el TTIP, y por tanto se fían de lo que les explican en su grupo".

La eurodiputada de Podemos asegura que es el propio presidente del Europarlamento quien impulsa esta resolución, "un golpe sobre la mesa" del también socialista Martin Schulz, deseoso de alcanzar un acuerdo tras la polémica por la suspensión de la votación del informe sobre el TTIP y el debate sobre el tratado el pasado 10 de junio. El documento ni siquiera es determinante, pero viene a definir las líneas rojas que el Europarlamento a la Comisión sobre cómo debe articularse el acuerdo.

Un cambio de rumbo del PPE

La eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero asegura a este diario que esta enmienda de compromiso sigue la línea de su formación en lo que respecta al ISDS, y asegura que este pacto con los conservadores prueba que les han obligado a cambiar de rumbo.

No tiene miedo a las críticas por haber pactado con el PPE, porque asegura que todos los grupos se ven obligados a alcanzar acuerdos en el parlamento, y defiende que lo relevante es el contenido de una enmienda que asegura supone cerrar la puerta a los tribunales arbitrales privados que utiliza el mecanismo ISDS. "No es un nuevo ISDS, va mucho más allá", apostilla.

El acuerdo con los conservadores en esta materia sustituye a tres enmiendas de los socialistas y una del PPE, por lo que el próximo miércoles la Eurocámara votará 113 enmiendas además del informe sobre el polémico TTIP. De concluir con éxito las negociaciones formalmente iniciadas hace dos años, el acuerdo deberá ser ratificado por el parlamento, en la que sí será la votación definitiva sobre el acuerdo de libre comercio que persiguen las multinacionales.