Publicado: 25.07.2015 10:02 |Actualizado: 25.07.2015 10:02

El gurú que hechizó a los poderosos de China acaba en el calabozo

Está vinculado con la muerte del vicepresidente de un parlamento provincial que trabajó con él y es investigado por falsas curaciones. Entre los clientes de este mago de 'qigong' está el fundador de Alibaba, estrellas de cine o familiares del presidente chino.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
El mago chino Wang Lin aseguraba haber curado a 50.000 personas

El mago chino Wang Lin aseguraba haber curado a 50.000 personas. Foto: PDChina

PEKÍN.- Aseguraba que curaba cánceres, que de la nada hacía aparecer serpientes y que partía tablas de madera sólo con respirar encima, pero al gurú chino Wang Lin, ninguna de esas supuestas habilidades que decía tener le ha librado del calabozo.

Allí ha acabado, acusado de estar implicado en el asesinato de uno de sus discípulos, este mago que hechizó a celebridades y poderosos de China como maestro del "qigong", una práctica oriental derivada del taoísmo y basada en el control de la respiración.

Las autoridades chinas anunciaron esta semana, tras su detención el pasado 16 de julio junto a otros tres hombres, que investigan la relación de Wang con la desaparición y muerte de Zou Yong, un empresario y vicepresidente del parlamento provincial de Jiangxi (sureste) que estuvo vinculado al mago.

Zou y Wang se enzarzaron hace dos años en un litigio por una serie de deudas y denuncias cruzadas que empezaron a minar el prestigio del otrora todopoderoso hechicero, ahora ya caído en desgracia.


Wang Lin, de 63 años, se dio a conocer en la década de los 90, cuando el "qigong" se puso de moda en China, y con el tiempo se labró una cartera de seguidores plagada de nombres conocidos.

Desde el fundador del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, Jack Ma, hasta estrellas del cine como Jackie Chan y Jet Li, un buen número de famosos del gigante asiático se dejaron seducir por los trucos del gurú.

Su mansión en Pingxiang (Jiangxi, China), un edificio de cinco plantas con un gran jardín, era llamada popularmente "el palacio" y se convirtió en una especie de centro de peregrinaje que frecuentaban no sólo celebridades del mundo del espectáculo, sino también políticos de alto rango.

El exministro de Asuntos Exteriores chino Qian Qichen, el exjefe del Ejecutivo de Hong Kong Donald Tsang Yam-kuen, la cuñada del expresidente Hu Jintao o la hermana del expresidente Jiang Zemin fueron algunos de los allegados de Wang.

A todos ellos les convenció de que él poseía poderes sobrenaturales que, según proclamaba el mago, le habilitaban para llenar vasos vacíos con vino surgido aparentemente del aire, convertir cenizas en papel o materializar serpientes, con las que después se fotografiaba.


El maestro del "qigong" también decía tener capacidades sanadoras y presumía de haber curado a 50.000 personas, un currículo que hizo del exministro de Sanidad chino Chen Minzhang uno de sus seguidores.

Sin embargo, las artes de Wang demostraron en algunas ocasiones ser flagrantemente ineficaces, como cuando le prometió al exministro de Ferrocarriles Liu Zhijun que pondría un amuleto en su oficina para "asegurarle una vida sin fracasos" y el dirigente comunista terminó, años después, condenado a muerte por corrupción.

El gurú fue amasando una fortuna a base de reunir seguidores influyentes y adinerados que pagaban grandes sumas por sus servicios.

Zou Yong, el empresario y político al que la policía le acusa de haber asesinado, admitió en 2013 en declaraciones a la cadena de televisión estatal CCTV que pagó a Wang cinco millones de yuanes (unos 820.000 dólares, 750.000 euros) por convertirse en su discípulo.

"Yo también pensaba que Wang era un santo, pero perdí unos pocos millones de yuanes aprendiendo el 'qigong' de él", declaró después Zou al diario hongkonés South China Morning Post.

"Todo lo que recibí fue un libro, una pequeña tabla y un colchón. Practiqué tan duramente como él me pidió durante dos años. Al final, no aprendí ninguna magia", reconoció el empresario.

La relación entre Wang con Zou se agrió, como con otros varios antiguos clientes del mago, y acabó en los tribunales.

Paralelamente, las autoridades sanitarias de Jiangxi iniciaron una investigación sobre la veracidad de las supuestas curas del mago que concluyó, a principios de este mes, que eran mentira, aunque no pudo probar que hubiera cometido ilegalidades.

Poco después, el pasado 9 de julio, se denunció la desaparición de Zou y una semana más tarde Wang fue arrestado por la policía.

A la espera de que se determine su culpabilidad en el caso, la prensa oficial china ya lo tilda de "charlatán".

La reputación del gurú que en su día cautivó a las élites de China se ha evaporado, de forma inversa a las serpientes que Wang decía que era capaz de materializar desde la nada.