Público
Público

La heredera de los Le Pen deja de forma temporal la vida política

Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de la líder del Frente Nacional, dice que desea "cambiar de vida" y adentrarse en la empresa privada. En los últimos meses se habían evidenciado las diferencias con su tía sobre la deriva del partido ultra.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Combo de imágenes de Marion Maréchal-Le Pen y Marine Le Pen. - AFP

La diputada Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de la líder del partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, y considerada su heredera para tomar el testigo del liderazgo en la formación, ha anunciado que ha decidido abandonar de forma temporal la vida política. "No renuncio definitivamente al combate político. (...) No podría quedarme indiferente ante el sufrimiento de mis compatriotas", dijo la joven, de 27 años, al diario Dauphiné Libéré, sin especificar cuánto tiempo estará apartada de la política.

Maréchal-Le Pen, quien se convirtió en 2012 en la diputada más joven del país, deja también su mandato de consejera regional en la región Provenza Alpes Costa Azul (PACA), detalló Le Parisien. La heredera política del clan Le Pen, madre de una niña pequeña, desea "cambiar de vida" y adentrarse en el mundo de la empresa privada.

"Creo que la época de los políticos desconectados de la realidad con decenios de mandato a sus espaldas es obsoleta. (...) Hay que demostrar a los franceses que existen también cargos libres y desinteresados que rechazan agarrarse cueste lo que cueste a su estatuto", añadió. Su tía ha declarado que lamenta "profundamente" la decisión, pero que, "como madre", la entiende.

Más allá de las razones expuestas, lo cierto es que en los últimos meses se han puesto en evidencia las diferencias políticas de fondo, pero también de estrategia, entre sobrina y tía, que tras su derrota el domingo en la segunda vuelta de las presidenciales frente a Emmanuel Macron, anunció una "transformación profunda" del Frente Nacional.

Marion Marechal Le Pen ha sido la cabeza visible de una posición dentro del Frente Nacional más conservadora y católica en cuestiones económicas y sociales y ha chocado en múltiples ocasiones con ella y con el "número dos" del partido, Florian Philippot, al que critica, según el diario Libération, su línea "izquierdista" en lo económico. A finales de marzo, Marine Le Pen dijo que si llegaba al poder no tenía intención de ponerla en su Gobierno, entre otras cosas por su falta de experiencia.

La joven, licenciada en Derecho, es más próxima a las ideas políticas de su abuelo, el cofundador del partido Jean-Marie Le Pen, que a las impulsadas por su tía. El patriarca vio como una "deserción" su retirada si no está motivada por algo "grave", y dijo que le entristece que deje el combate. "Marion representaba una esperanza de futuro para muchos militantes y electores del Frente Nacional. Espero que todavía pueda reflexionar sobre su decisión. (...) Si me opinión todavía vale algo para ella, le digo: 'No, no se abandona la línea del Frente", apuntó en el diario "Le Figaro".

Jean-Marie Le Pen, de 88 años, criticó también que su nieta haya decidido irse a un mes de las elecciones legislativas de los próximos 11 y 18 de junio. "Debería haber tomado esta decisión antes o esperar un poco, porque estamos en campaña electoral. El país espera el veredicto de las urnas. Que una de las protagonistas más queridas y admiradas del movimiento caiga en plena batalla legislativa puede tener consecuencias terribles. Espero que lo haya considerado", concluyó.