Público
Público

Italia, más cerca del Gobierno técnico con Mario Monti

Berlusconi le felicita por el 'ascenso' a senador vitalicio y le desea "un trabajo fructífero en interés del país". La Liga Norte pide elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La candidatura del economista Mario Monti para dirigir un Gobierno técnico en Italia ha tomado fuerza en las últimas horas, aunque encajar las piezas para poner de acuerdo a todos los partidos se antoja una tarea complicada. El nombre del excomisario europeo y rector de la Universidad Bocconi de Milán, venía sonando desde el inicio de la crisis que llevó a Silvio Berlusconi a prometer su dimisión el lunes al presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Desde ayer, con su nombramiento como senador vitalicio, todos dan por sentado que Monti será el encargado de guiar la transición del posberlusconismo. El propio primer ministro, en un mensaje oficial, ha felicitado a Monti 'por su nombramiento como senador vitalicio, gracias a los altísimos méritos en el campo científico y social' y le ha deseado 'un trabajo fructífero en el interés del país'.

Los medios, que ya hablaban anoche de que Il Cavaliere habría dado el visto bueno a Monti para sustituirle, interpretan ese 'en el interés del país' como la señal inequívoca de que Berlusconi ha asumido que habrá un Gobierno técnico pese a que en los últimos días ha intentado forzar la celebración de unas elecciones anticipadas.

Aunque la oposición de la Liga Norte y algunos ministros del Pueblo de la Libertad (PdL) de Berlusconi a un Ejecutivo de transición con la izquierda dentro, provoca, no obstante, que no se pueda descartar el voto.

La decisión llegará el fin de semana o como máximo el próximo lunes. Ayer, Parlamento y Senado se comprometieron a aprobar la conocida como ley de estabilidad -los presupuestos anticrisis para 2012- y las enmiendas que ha introducido el Gobierno a ese decreto para cumplir con las promesas de reforma a Bruselas, en el menor tiempo posible. Mañana se votará ya en el Senado y entre sábado y domingo en la Cámara Baja.

Después Il Cavaliere presentará su dimisión y Napolitano abrirá una ronda de negociaciones para tratar de formar un Gobierno de transición. Y aquí comenzará el difícil juego de contentar a todos.

La posición más clara es la de la Liga de Umberto Bossi, aliado de Berlusconi en el Gobierno. Nunca aceptarán un Ejecutivo de transición ysi se llegara al caso, como dijo esta mañana el ministro de Interior, Roberto Maroni, 'la Liga aprobará la ley de estabilidad y después pasará a la oposición'. El titular de Economía, Giulio Tremonti, mantuvo esta mañana una reunión con Bossi para tratar de convencerle de que la opción Monti, dada la delicada situación económica y la presión de los mercados, es la más firme.

Pero el líder leguista le ha repetido que sólo aceptará una solución que parta de la mayoría que salió de las urnas en 2008. Bossi, según recogen los periódicos, cree que o se da paso a un Gobierno dirigido por Angelino Alfano, o se debe recurrir al voto. Berlusconi, habría decidido aceptar la solución Monti para no quemar las expectativas de que su delfín pueda convertirse en el dirigente de un partido de centroderecha en las próximas elecciones. 

Por otra parte están varios ministros del PdL, con Maurizio Sacconi (Políticas sociales) a la cabeza, que si bien han mostado su 'respeto personal' por Monti, creen que 'un Gobierno técnico sólo sería una ilusión de que hay una mayor estabilidad en Italia'. Gianfranco Rotondi, ministro para el Cumplimiento del programa, ha pedido al PdL, además, que no apoye la solución técnica como 'un gesto de dignidad'.

Su razonamiento fue interesante: 'Hace 20 años la fase de los gobiernos técnicos llevó a la desaparición de los grandes partidos de la República porque cuando la democracia se suspende y se hace un contrato de primer ministro a un profesor que viene de fuera los partidos abdican su papel y se someten a un técnico que no tiene la confianza de los ciudadanos y el sistema colapsa'. Lo que no explicó es que el sistema en realidad colapsó por el escándalo de corrupción de Tangentopolis y la financiación ilegal de los partidos.

En la parte de la oposición, Antonio Di Pietro, de Italia de los Valores, también se ha opuesto a una fase de transición guiada con Monti que concentré a izquierda y derecha. 'Nosotros nos oponemos a formar parte de un Gobierno que tenga dentro a los ministros de Berlusconi de los que hemos renegado hasta hace dos días', dijo. Di Pietro, hizo un comentario que seguramente le va a pasar factura por sus tintes homófobos: 'no se puede meter a dos hombres en la misma cama', dijo refiriéndose a un Ejecutivo con PdL y Partido Democrático (PD). 'Es algo antinatural', añadió.

Pese a lo razonable de los comentarios sobre la solución técnica, Italia rema a contracorriente en los mercados, que parecen haber recibido con ilusión el cambio. El diferencial entre los bonos italianos a diez años y los bund alemanes bajó hasta los 520 puntos después de haber llegado a tocar los 574 ayer.

Como consecuencia de ello, también se ha rebajado el rendimiento hasta el 6,95%, cuando ayer superó la cifra psicológica del 7%. Es posible también que ese descenso se haya incrementado porque el Banco Central Europeohaya vuelto a comprar deuda esta mañana.

Por otra parte, el tesoro consiguió colocar 5.000 millones de euros en títulos de estado anuales, eso sí, el interés a pagar será del 6,08%, casi el doble que hace un mes. Goldman Sachs aseguraba esta mañana que Monti como primer ministro haría descender la prima de riesgo hasta los 350 puntos básicos.

Y las noticias de la bolsa es uno de los motivos princinpales por los que Napolitano tratará de imponer a Monti como primer ministro. La opción del economista es apoyada por otro buen puñado de exponentes del PdL, como el de ministro de Exteriores, Franco Frattini, que dijo esta mañana que 'para salvar a Italia hay que apostar por la credibilidad y la responsabilidad. Hay que ser prudentes con ir a las elecciones'.

Igual que él piensan otros pesos pesados como el subsecretario de Presidencia, Gianni Letta -que también suena como alternativa-, el coordinador del PdL, Denis Verdini; o el portavoz en el Parlamento, Fabrizio Cicchitto.

En la oposición, la Unión de Centro de Pierferdinando Casini y el PD de Pierluigi Bersani, tienen claro que lo mejor es un Gobierno Monti, mientras que el presidente del Parlamento, Gianfranco Fini, también ha declarado su preferencia por esta salida porque 'es la persona justa. Ir al voto ahora supondría un salto en la oscuridad'.

Como sucediera ayer, la presidente de la patronal Confindustria, Emma Marcegaglia, dijo esta mañana que 'un Gobierno con Mario Monti se corresponde perfectamente con la petición que han hecho los empresarios para un Gobierno nacional de emergencia'.