Público
Público

Ley de Integración Holanda multa a 550 inmigrantes por no superar las pruebas de integración

Los refugiados afrontan una sanción económica de hasta 1.240 euros por suspender un test de obligada realización en los tres primeros años siguientes a la llegada a los Países Bajos.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

Holanda multa a 550 inmigrantes por no superar las pruebas de integración. EFE/Archivo

Al menos 550 inmigrantes y refugiados recibieron una multa de hasta 1.240 euros al no haber superado los exámenes holandeses de integración, unas pruebas sobre el idioma y la cultura nacional de obligada realización en los tres primeros años siguientes a la llegada a los Países Bajos.

"Para pasar el test, es necesario tener un conocimiento adecuado del holandés y de la sociedad neerlandesa. El examen de integración incluye lectura, redacción, audición y conversación", explicó una portavoz del centro holandés de refugiados.

El año pasado, afirmó, se añadió al examen el componente "orientación al mercado laboral neerlandés", mientras que el "certificado de participación en la sociedad holandesa" es una parte obligatoria de la prueba desde enero de 2017.

Mediante una prueba básica del idioma, se evalúa si el inmigrante puede leer y hablar la lengua nacional, y también se analiza si es capaz de entender cómo funcionan la sociedad y el mercado de trabajo en los que se tendrá que desenvolver tras obtener su permiso de residencia temporal.

Las personas que no superan las pruebas se enfrentan a multas de hasta 1.250 euros abonadas a la Agencia Ejecutiva de Educación (DUO, por sus siglas en neerlandés), la oficina del Gobierno para los inmigrantes.

Un 40 % del total logró aprobar el examen

Esta penalización "no es muy útil en la mayoría de los casos", reconoció la portavoz, porque "no contribuye a la integración" en muchos de ellos.

"Para la gente que no estudia, o que ni siquiera lo intenta, claro que la multa es apropiada. Pero, muchos se habían esforzado y estudiado, pero cometieron uno o dos errores de más y suspendieron. La multa es mucho dinero para los refugiados que necesitan empezar su vida", agregó.

Las multas son el resultado de una nueva Ley de Integración, que entró en vigor en 2013.

Los inmigrantes son los responsables de encontrar cursos de integración que les ayuden a superar esta prueba, aunque hay voluntarios del Consejo holandés de Refugiados que les asisten para encontrar el mejor curso.

"También tenemos una serie de amigos del idioma que practican con los refugiados la lengua fuera de las clases", aplaudió la portavoz.

Los inmigrantes pueden obtener un préstamo de la DUO de hasta 10.000 euros para financiarse los estudios del examen, que no tendrán que devolver si ellos y sus familias superan la prueba a tiempo.

Si eso no ocurre, y no aportan argumentos suficientes para extender el periodo de tres años, recibirán la multa y se les exigirá la devolución del préstamo.

Sin el examen, se les deniega su solicitud del permiso de residencia permanente, que se obtiene después de tres años de autorización temporal, y tampoco se les permite solicitar la nacionalidad holandesa tras pasar cinco años viviendo legalmente en los Países Bajos.

Encontrar trabajo es tarea de los propios inmigrantes, aunque el Consejo holandés de Asilo tiene proyectos para guiar a los refugiados en la búsqueda de trabajo, voluntariado, prácticas o entrevistas con empresas.

"Es más difícil cuando no hablas bien el idioma, tienes orígenes culturales distintos, no conoces a mucha gente en el país y tu diploma no tiene el mismo valor", lamentó la portavoz.

Alrededor de 9.100 personas tuvieron que completar el examen de integración, de las cuales más de 3.600 participantes, un 40 % del total, lograron aprobar el examen a tiempo.

De ellas, 1.200 recibieron un aplazamiento formal porque no sabían leer ni escribir y necesitaban más tiempo, mientras que el resto presentó "circunstancias particulares", según datos oficiales.

El iraní Alireza Eftejari, refugiado de 34 años, tiene que pagar una multa de 1.000 euros porque no superó la prueba, si bien alegó problemas de salud para justificar el suspenso.

"Hice todo lo que pude, pero a mitad de año estaba muy enfermo. Estuve acudiendo a un curso de seis meses, dos días por semana, por 2.500 euros. Simplemente, no funcionó. Durante el examen, no entendía nada", explicó al diario holandés Trouw.

Si Eftejari no consigue superar la prueba antes de finales de 2018, también deberá devolver el préstamo que recibió de la DUO.

Según la organización que asiste a los refugiados, debido a la repentina llegada de solicitantes de asilo desde el verano de 2015, hay listas de espera en estos últimos meses para someterse al examen de integración.