Publicado: 14.03.2014 09:58 |Actualizado: 14.03.2014 09:58

Marine Le Pen: "La Unión Europea es como la Unión Soviética"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Para la líder del Frente Nacional francés y rostro del movimiento ultra europeo, enmascarado en euroescepticismo, Marine Le Pen, "la Unión Europea es como la Unión Soviética" porque considera que las instituciones de Bruselas se han apropiado de la soberanía del pueblo. "No tenemos soberanía legislativa. Da igual lo que diga el pueblo, siempre estarán las leyes europeas para suplantarlo. Esto no es democracia. Para mí la Unión Europea es como la Unión Soviética", opinó Le Pen, crítica también con las políticas de austeridad de Bruselas porque a su juicio han convertido a los europeos en sus "esclavos".

Le Pen, que afirmó estar "por supuesto" a favor de la supresión de la libre circulación de personas en la UE, aseguró que nada en su programa es "de extrema derecha". "Pertenezco a un movimiento patriótico. Queremos una nación libre, racional, medida, que deje su soberanía al pueblo y preserve la identidad francesa. No creo que haya nada extremista en todo eso", apuntó. Con ese ideario concurrirá con su formación a las elecciones europeas del 25 de mayo, aunque esta misma semana anunció que no será candidata a la presidencia de la Comisión Europea (CE) porque cree "en la democracia y es falso lo que se hace creer al ciudadano de que podrá elegir al presidente de la Comisión".

"Ya no tenemos soberanía territorial ni para decir quien entre en nuestro territorio"

La política francesa, de 45 años, sí dijo sentirse identificada con la de etiqueta de "eurorrealista". "Eurorrealista es el que no considera a la Unión Europea como una religión y es capaz de juzgar sus resultados como lamentables y catastróficos", dijo Le Pen, quien lamentó que "el pueblo europeo esté sufriendo el martirio del desempleo masivo y los altos índices de pobreza".

Marine Le Pen se mostró a favor de "refundar una Europa de naciones libres y soberanas", una "Europa a la carta" en la que los países cooperen juntos solamente en lo que les interesa. "Ya no tenemos soberanía territorial ni para decir quien entre en nuestro territorio", lamentó Le Pen, quien consideró que hay que poner en marcha políticas disuasorias para evitar el efecto llamada en terceros países. "Frontex es incapaz de gestionar las fronteras europeas. Ahora mismo se les anima a venir. Cuando llega un inmigrante clandestino a Francia sus hijos son escolarizados gratuitamente", criticó. "Deberíamos lanzar el mensaje de que no tenemos nada que ofrecerles porque estamos pasando una situación muy difícil económicamente y reservamos nuestra solidaridad a nuestros compatriotas", sostuvo.

Aseguró también no hacer "distinciones" entre los franceses nacidos dentro o fuera del territorio nacional. "De hecho muchos de los que han nacido fuera están siendo ahora los primeros en decir que no reconocen a Francia, los primeros en reconocer que los valores con los que se fundó la república francesa están a apunto de desmoronarse, los primeros a llorar la pérdida de la identidad francesa que está a punto de disolverse", explicó.

"España está pagando muy cara su pertenencia al club comunitario"

Le Pen dijo que de obtener el poder suficiente, haría "todas las reformas" en la UE y suprimiría la Comisión y la Eurocámara pues considera que "sólo el Consejo Europeo tiene legitimidad democrática porque reúne a los jefes de Estado y Gobierno" de los Veintiocho. Para la hija del ultranacionalista Jean-Marie Le Pen (1928) el único éxito de la UE es el programa educativo Erasmus, "aunque lo podríamos haber hecho con una Europa de naciones sin que existiera la UE".

Entrevistada en el pequeño despacho de eurodiputada "no inscrita" que ha ocupado en esta legislatura, en la que coincidió un tiempo con su padre, confía en tener otro espacio como jefa de grupo político en el Parlamento Europeo que salga de las urnas tras las elecciones que los Veintiocho celebrarán del 22 al 25 de mayo. Para ello necesitará 25 diputados de 7 nacionalidades distintas, algo que asegura que no le preocupa "en absoluto" pues sólo en Francia, y con su partido, espera llegar a "una veintena de eurodiputados".

La política francesa, con formación de abogada, explicó que su partido "lleva años de relación, colaboración y confianza" con los partidos también de extrema derecha del FPE de Austria, los Demócratas de Suecia o el Vlaams Belang belga, y "estamos en discusión con el PVV de Gert Wilders (Holanda) y con la Liga Norte" en Italia. Sobre España, donde, según ella, no existe un partido similar con el que asociarse, Le Pen dice que el país "se subestima". "España está tan contenta de poder entrar en la UE que no osa decir 'el rey está desnudo' como en el cuento en que todo el mundo ve que no lleva ningún traje, que todo es mentira, pero nadie abre la boca. España está pagando muy cara su pertenencia al club comunitario", opinó.