Publicado: 25.01.2016 19:42 |Actualizado: 25.01.2016 19:42

Marruecos impide la entrada a un sacerdote español que prestaba ayuda
a los inmigrantes en Nador

Esteban Velázquez, conocido por su labor con los subsaharianos escondidos en los montes cercanos a Melilla, fue interceptado sin recibir explicaciones en la frontera cuando intentaba regresar a la ciudad marroquí en la que está destinado. Está considerado persono 'non grata' para la dictadura alauí 

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:
El padre Esteban Velázquez en una imagen de archivo.

El padre Esteban Velázquez en una imagen de archivo.

RABAT.- Las autoridades marroquíes impidieron al religioso Esteban Velázquez, delegado de migraciones del arzobispado de Tánger, entrar en la ciudad marroquí de Nador, donde residía, sin darle explicaciones. Así lo ha confirmado a Público el propio Velázquez, que ha declinado hacer más comentarios sobre este asunto por el momento, tal y como ha prometido al arzobispo de Tánger.

El arzobispo de Tánger y superior jerárquico de Velázquez, Santiago Agrelo, dijo hoy a Efe que al sacerdote le comunicaron el pasado 11 de enero que tenía prohibido entrar a Marruecos, sin ofrecerle a él mismo, ni desde entonces tampoco al arzobispado, las razones de esta decisión.


Las autoridades marroquíes no han explicado por el momento lo sucedido con el sacerdote jesuita.

Velázquez, que llegó a Nador en 2012, dio en su vicaría refugio y auxilio a los numerosos subsaharianos que malviven en la zona esperando pasar a Melilla, y se ha mostrado crítico en medios de comunicación españoles con el tratamiento dado a los inmigrantes.

Agrelo indicó que el Gobierno de Marruecos, como otros estados, tiene la competencia de permitir o impedir la entrada de extranjeros sin dar explicaciones, al tiempo que añadió que el futuro del sacerdote depende de sus "superiores" del arzobispado de Tánger, competentes para asignarle otra misión.

La denegación de entrada se produjo el pasado 11 de enero, cuando el religioso regresaba a Nador desde Melilla y fue interceptado en la frontera, donde la policía le comunicó que no le permitían pasar, sin pronunciar la palabra "expulsión".

El diario marroquí As Sabah informó hoy sobre lo sucedido y señaló que el padre Esteban es considerado en Marruecos "persona non grata", entre otras cosas porque se sospecha que utilizaba su cargo para trabajar ocultamente con los servicios secretos españoles, para los que redactaba continuos informes sobre la vida de los subsaharianos.