Publicado: 08.09.2015 12:03 |Actualizado: 08.09.2015 20:20

Más de 30.000 refugiados desbordan la capacidad de las islas griegas

Siguen atrapados a la espera de poder continuar su viaje hacia el continente. La tensión sigue en Hungría, donde la Policía llega a usar gases lacrimógenos contra los
inmigrantes. Alemania destina otros 6.000 millones para la crisis migratoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Refugiados llevan en brazos a un niño que se desmayó durante la larga espera para el procedimiento de registro en la isla griega de Lesbos. - EFE

Refugiados llevan en brazos a un niño que se desmayó durante la larga espera para el procedimiento de registro en la isla griega de Lesbos. - EFE

Más de 30.000 refugiados, la gran mayoría sirios que han llegado a Lesbos, están atrapados en las islas griegas, cuya capacidad de asilo se está viendo desbordada, a la espera de poder alcanzar el continente, según ha denunciado este martes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Las autoridades del país heleno se han visto obligadas a pedir ayuda al resto de países de la Unión Europea ante la llegada de inmigrantes.

"Al menos hay 30.000 refugiados en las islas griegas, la gran mayoría de ellos en la isla de Lesbos, entre 4.500 y 5.000 en Kos, y el resto en otras islas menores, y todos están intentando llegar al continente", ha explicado en rueda de prensa Melissa Fleming, portavoz del ACNUR.



ACNUR denuncia que los recortes en los programas de asistencia a los refugiados sirios en los países vecinos obliga a muchos de ellos a emprender el viaje a Europa 

Fleming ha denunciado que los recortes en los programas de asistencia a los refugiados sirios en los países vecinos ha obligado a muchos de ellos a emprender el peligroso viaje hacia Europa para poder sobrevivir.  "Estoy convencida, porque así me lo han contado, que muchos refugiados han decidido dejar atrás unas condiciones de miseria y de falta de perspectiva y arriesgar la vida de sus familias en busca de una posibilidad de supervivencia en Europa", ha declarado la portavoz de ACNUR.

El programa de asistencia a los refugiados en los países limítrofes, que llega a 4 millones de personas, sólo cuenta con un 37% de los 4.500 millones de dólares solicitados, y sólo este mes el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ha cortado su asistencia alimenticia a 229.000 refugiados sirios en Jordania. Fleming también ha denunciado que este lunes se registró un número récord de 7.000 refugiados que llegaron a Macedonia.

Enfrentamientos en Hungría

En tanto, la tensión se mantiene en Hungría, donde las autoridades siguen interceptando a los refugiados que intentan entrar al país.  En el punto de reunión de Röszke, junto a la frontera con Serbia, donde los refugiados tienen que esperar horas y noches enteras antes de ser trasladados a los centros de registro, unos 300 inmigrantes decidieron ayer partir andando por la autopista que conduce a Budapest, pero la Policía los obligó a regresar. Allí, voluntarios tratan de aliviar la situación, repartiendo mantas, comida y bebida.

El primer ministro húngaro alienta a acelerar las obras de construcción de una segunda valla anti inmigrantes

Durante el día se produjeron intentos de fuga y protestas por parte de los refugiados, que se quejan de que han de esperar mucho, algunos incluso al raso, a que termine el proceso de identificación. La Policía llegó a usar gases lacrimógenos contra ellos, según algunos medios.

Por su parte, el primer ministro húngaro, el ultra Viktor Orbán, que ayer visitó la zona fronteriza, ha instado a acelerar las obras de construcción de una segunda valla de cuatro metros de altura que está en proceso de construcción detrás de la ya instalada alambrada de metro y medios de altura en la frontera con Serbia.

Destino: Alemania y Suecia

Los refugiados se quejan de que el trato recibido en Hungría, la falta de información y las dificultades para seguir el viaje hacen de esta escala una de las peores en su periplo desde países como Irán y Siria, atravesando Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia. El temor de los inmigrantes es ser identificados y registrados en Hungría, ya que, según la normativa europea, pueden ser devueltos a este país si tratan de cruzar a otro, al ser el primer Estado de la Unión Europea en el que queda constancia de su paso.

Los refugiados se quejan de que el trato recibido en Hungría hace de esta escala una de las peores en su periplo desde Siria o Irán

La inmensa mayoría de quienes entran en Hungría afirman que su deseo es cruzar rápidamente el país hacia Austria y seguir luego hacia otros países ricos, como Alemania o Suecia. Precisamente desde Berlín, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha anunciado que el país germano destinará 6.000 millones de euros adicionales el año que viene a atender en distintos frentes la crisis migratoria.

Alemania, que espera recibir en este año la cifra récord de 800.000 refugiados según las últimas estimaciones del Ejecutivo, considera una "absoluta prioridad" atender esta tarea, dijo Schäuble. Además, subrayó el ministro de Finanzas, Alemania estará en disposición de afrontar este "reto" sin incurrir en nuevas deudas gracias al "consecuente saneamiento" del presupuesto nacional "en los últimos años".