Publicado: 31.10.2016 22:51 |Actualizado: 07.11.2016 13:49

Más de 40 estados de EEUU piden ayuda ante la posibilidad de ciberataques el día de las elecciones

El FBI, el Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias estatales se coordinan con los proveedores de internet para responder a posibles ataques que busquen influir en el resultado electoral.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La candidata a la presidencia de EEUU por el partido Demócrata Hillary Clinton .- BRIAN BLANCO (EFE)

La candidata a la presidencia de EEUU por el partido Demócrata Hillary Clinton .- BRIAN BLANCO (EFE)

MADRID.- A una semana de las elecciones en EEUU, la preocupación por los ciberataques toma protagonismo. Hasta el momento, 42 estados y 29 agencias electorales locales han pedido ayuda al Departamento de Seguridad Nacional, preocupados en este sentido ante la jornada electoral del próximo día 8. El pasado 21 de octubre un ataque masivo de denegación de servicio (DDoS) afectó a sitios web como Twitter, Spotify, Github o el diario The New York Times.



Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ya explicó en su momento que se iba a realizar una exhaustiva investigación de lo sucedido “para proteger los intereses de Estados Unidos en el ciberespacio".



Tampoco fue este el primer caso de hackeo en la campaña electoral. El pasado mes de julio el Partido Demócrata sufrió un ciberataque y del que EEUU ha acusado formalmente a Moscú. Según Washington, Rusia buscaría así "interferir en el proceso electoral".

De cara a la jornada electoral, Seguridad Nacional, el FBI y otras agencias coordinarán la respuesta ante posibles problemas, y el FBI tendrá un puesto de mando en Washington por primera vez, informa Bloomberg. En caso de necesitarse estarían preparados para desplegar personal especializado a cualquier punto del país. Los preparativos incluyen una estructura para manejar un gran ataque DDoS.

Las agencias federales y principales proveedores de internet coordinarán sus esfuerzos en el día de las elecciones a través del Centro Integrado de Comunicaciones y Seguridad Nacional en el norte de Virginia.

La preocupación principal no es que los hackers pudieran modificar los resultados electorales, puesto que los sistemas de recuento no están conectados a la red, sino que los atacantes pudieran generar confusión alterando información e influyendo en tiempo real en las votaciones.