Público
Público

México es el país americano más peligroso para la prensa

El ejército encuentra 72 cadáveres de migrantes en un rancho en Tamaulipas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

México es el país más letal de América Latina para los periodistas. Con 64 profesionales de los medios de comunicación asesinados en diez años y otros 11 desaparecidos desde 2006, este país se sitúa como uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, después de Irak y Afganistán.

El relator de Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de expresión, Frank La Rue, y su homóloga en la Organización de Estados Americanos (OEA), Catalina Botero, se acaban de sumar ahora a las denuncias de las organizaciones no gubernamentales en su primera visita conjunta al país para analizar esta 'alarmante' situación que cada vez 'se deteriora más'.

Ambos han subrayado las altas tasas de violencia y la impunidad que prevalece como las principales amenazas. 'La impunidad alienta de manera perversa su reproducción', aseveró Botero.

Las investigaciones reposan en un limbo jurídico

Las investigaciones reposan en un limbo jurídico, tanto en los casos de asesinato y desaparición como en otros menores como coacciones que muchas veces cometen los mismos funcionarios públicos.

Los relatores de la ONU y la OEA han señalado a los narcotraficantes como los responsables de las agresiones más graves. Aunque las amenazas se dirigen sobre todo contra los periodistas y medios locales, más desamparados, los relatores han constatado que esta presión se extiende ahora también a los medios nacionales.

Los responsables de las dos organizaciones internacionales exigieron responsabilidades al Gobierno mexicano para frenar esta escalada de violencia contra la prensa y le apremiaron a establecer un mecanismo nacional de protección a periodistas, así como acabar con la impunidad a través del fortalecimiento de los órganos judiciales y de las fuerzas de seguridad.

Uno de los estados más golpeados por el narcotráfico es Tamaulipas, donde el ejército encontró 72 cadáveres, de 58 hombres y 14 mujeres, en un rancho cercano a la ciudad fronteriza de Matamoros. Las víctimas parecen ser migrantes suramericanos.

Los cárteles utilizan con frecuencia solares para abandonar a sus víctimas

Un hombre herido logró escapar de la matanza y avisó a los soldados en un punto de control cera del lugar de la tragedia. El testigo contó a las autoridades que el grupo de migrantes de varios países, sobre todo Ecuador y Brasil, de camino a EEUU, se encontró con miembros del cártel de Los Zeta. Estos les ofrecieron trabajar como sicarios y, ante la negativa de los migrantes, los fusilaron, según la versión del sobreviviente citada por el diario mexicano El Universal.

Los cárteles utilizan con frecuencia solares o tiros de minas para abandonar a sus víctimas. El pasado mayo, se encontró una fosa en Taxco con 77 cuerpos sin vida, la única cifra que supera a la de en cantidad de fallecidos desde que el presidente Felipe Calderón emprendió el combate contra las bandas del narcotráfico en diciembre de 2006.