Publicado: 01.11.2015 12:53 |Actualizado: 01.11.2015 14:11

No hubo una llamada de emergencia desde el avión ruso, según la aviación civil egipcia

El copiloto se quejó a su hija por teléfono del mal estado de la nave antes de despegar.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, ante una de las 'cajas negras', que en realidad son naranjas. Una graba los datos electrónicos y otra el sonido de la cabina. Foto: RT

El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, ante una de las 'cajas negras', que en realidad son naranjas. Una graba los datos electrónicos y otra el sonido de la cabina. Foto: RT

EL CAIRO /MOSCÚ.- El vuelo 9268 no emitió un SOS antes de desaparecer del radar. El avión de la compañía de charter Kogalymavia siniestrado en Egipto con 224 personas a bordo no realizó ninguna llamada de emergencia antes de estrellarse, según ha anunciado el ministro egipcio de Aviación Civil, Hossam Kamal.

"Hasta que tuvo lugar el accidente, nunca fuimos informados de ningún fallo en el avión, ni tampoco recibimos llamadas de emergencia", afirmó Kamal, quien añadió que el contacto con los controles de tráfico aéreo habían sido normales y que las revisiones previas al vuelo no habían mostrado ningún problema.

Las primeras informaciones aportadas por un alto cargo egipcio indicaban que el piloto habría enviado mensajes de socorro y había pedido autorización para realizar un aterrizaje de emergencia.

No obstante, el ministro de Aviación Civil desmiente que hubiera signos de algún problema a bordo del avión, y que el piloto no emitió ninguna llamada de SOS antes de estrellarse.

El copiloto se quejó del avión ante su hija antes de despegar

El copiloto del avión, Serguéi Trukachev, se quejó antes del vuelo del estado del aparato, según reveló su esposa, Natalya Trukhacheva, en una entrevista en la televisión rusa NTV.

La mujer del piloto asegura que su hija llamó a su padre antes de despegar y que él se quejó del estado del avión: "antes del vuelo, se quejó de que las condiciones técnicas del aparato dejaban mucho que desear", ha explicado Trukhacheva.

Las 'cajas negras' ya han sido recuperadas, aunque en realidad son naranjas. Una registra todos los datos electrónicos de navegación del avión y la otra graba las conversaciones y el sonido ambiente de la cabina de las últimas dos horas.

Un grupo de investigadores rusos y egipcios van a proceder a abrir ambos registros, que están en buen estado. También se ha recogido muestras de los restos del avión siniestrado para determinar las causas del siniestro, zona que ha sido cerrada excepto para los agentes e investigadores.

Las autoridades rusas registraron la sede de la compañía aérea el mismo día del accidente y se han tomado muestras del combustible de la nave.

La hipótesis más plausible que se maneja es que el mal estado del Airbus 321 estuviera detrás del accidente y que se produjera una cadena de fallos técnicos. También se tratará de confirmar si la nave cayó partida en dos -como sostienen algunos testigos-, ya que apuntaría a la posible existencia de una bomba a bordo.

Tras el accidente, las compañías Lufthansa y Air France-KLM informaron de que evitarán esta ruta mientras se investigan las causas del siniestro.