Publicado: 15.04.2015 17:58 |Actualizado: 15.04.2015 17:58

Obama saca a Cuba
de la lista de países patrocinadores
del terrorismo

La decisión, si ningún legislador estadounidense inicia acciones contrarias, entrará en vigor en 45 días. La Habana ve "justa" la decisión y defiende que la isla "nunca debió ser incluida" en un listado en el que ha estado desde 1982

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Raúl Castro y Barack Obama en la histórica reunión que mantuvieron en la Cumbre de las Américas de Panamá.- EFE

Raúl Castro y Barack Obama en la histórica reunión que mantuvieron en la Cumbre de las Américas de Panamá.- EFE

WASHINGTON.- El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció este martes su decisión de eliminar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, una medida reclamada desde hace años por el Gobierno cubano y que podría agilizar el proceso de normalización de relaciones diplomáticas con la isla.

Apenas tres días después de reunirse en Panamá con su homólogo cubano, Raúl Castro, Obama envió al Congreso un mensaje en el que avisa de que, si no hay acciones contrarias de los legisladores, Cuba saldrá dentro de 45 días de la lista de la que ha formado parte desde 1982, y que supone la imposición de sanciones económicas.

Cuba comparte actualmente espacio con Irán, Sudán y Siria en esa lista que elabora anualmente el Departamento de Estado, y fue una revisión encargada por Obama en diciembre a su secretario de Estado, John Kerry, la que llevó al Gobierno estadounidense a determinar que ya no hay motivos para que la isla continúe en el listado.

"Aunque EEUU ha tenido, y sigue teniendo, preocupaciones significativas y desacuerdos respecto a un amplio rango de políticas y acciones de Cuba, esas preocupaciones y desacuerdos no entran en los criterios para la designación como Estado patrocinador del terrorismo", dijo Kerry en un comunicado.

Las razones de EEUU para mantener hasta ahora a Cuba en la lista eran su presunta acogida a miembros de ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a algunos fugitivos de la Justicia estadounidense. No obstante, Kerry aseguró hoy que "las circunstancias han cambiado desde 1982", cuando Cuba entró en la lista "debido a sus esfuerzos para promover la revolución armada en Latinoamérica".



En su mensaje al Congreso, Obama certificó que el Gobierno de Cuba "no ha proporcionado ningún apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses", y que ha expresado "garantías de que no respaldará actos de terrorismo internacional en el futuro". Cuba expresó esas garantías a Estados Unidos "a un nivel muy alto" y la información que proporcionó fue "muy amplia", según aseguró a los periodistas una alta funcionaria estadounidense, que pidió el anonimato.

La funcionaria no dio más detalles sobre quién fue el encargado de comunicar ese mensaje, pero otro funcionario precisó que el proceso se gestionó "por separado" de la reunión que Obama mantuvo con Castro en Panamá. Además, el Departamento de Estado se valió de información proporcionada por las agencias de inteligencia estadounidenses para llegar a la determinación, según la Casa Blanca.

El Congreso tiene ahora 45 días para estudiar la determinación y tiene la opción de presentar un proyecto de ley para tratar de revocarla, pero Obama podría vetarlo y los legisladores tendrían complicado reunir los votos necesarios para invalidar ese veto.

En caso de entrar en vigor, la retirada de Cuba de la lista supondrá la eliminación de una serie de sanciones, como la prohibición de la venta de armas, de ayuda económica y de transacciones financieras. No obstante, el Gobierno estadounidense recordó que la estructura de sanciones contra Cuba es extensa, y "la mayoría de las transacciones con ciudadanos cubanos o con el Gobierno de Cuba seguirán prohibidas" bajo otras regulaciones del Departamento del Tesoro, según aseguró a los periodistas otro funcionario.

Cuba también ve la designación como uno de los obstáculos que le han impedido encontrar en el último año un banco con el que hacer las operaciones de su Sección de Intereses en Washington, y ha indicado que ese problema puede complicar el objetivo de abrir una embajada en la capital estadounidense.

Al respecto, otra funcionaria estadounidense, que pidió el anonimato, aseguró que el Departamento de Estado cree que el Gobierno cubano "ya ha encontrado un banco" y están "muy cerca de resolver el problema". Respecto a la apertura de embajadas, consideró que aún es necesario "reforzar un poco más la confianza" entre las partes, y que cuando llegue el momento, el propio John Kerry viajará a La Habana para inaugurar la misión.

Cuba ve "justa" la decisión de Obama

Desde La Habana han considerado que la decisión de Obama es "justa" y han defendido que Cuba "nunca debió ser incluida" en la lista. "Como el Gobierno cubano ha reiterado en múltiples ocasiones, Cuba rechaza y condena todos los actos de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, así como cualquier acción que tenga por objeto alentar, apoyar, financiar o encubrir actos terroristas", ha señalado la directora general para Estados Unidos del Gobierno de Cuba, Josefina Vidal Ferreiro.

En este sentido, la funcionaria ha recordado que Cuba ha sido víctima de centenares de actos terroristas, que "han costado la vida a 3.478 personas y han incapacitado a 2.099 ciudadanos cubanos".