Publicado: 27.04.2015 22:39 |Actualizado: 27.04.2015 22:39

Obama se vuelca con el tratado transpacífico:
"Si EEUU no escribe las reglas lo hará China"

El presidente de EEUU presiona para lograr este acuerdo al que se opone incluso Hillary Clinton mientras pide poderes especiales para acelerar la firma del acuerdo UE-EEUU 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de EEUU, Barack Obama, a su llegada a Panamá para asistir a la Cumbre de las Américas. - REUTERS

El presidente de EEUU, Barack Obama, a su llegada a Panamá para asistir a la Cumbre de las Américas. - REUTERS

NUEVA YORK- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió este lunes en las páginas del Wall Street Journal la necesidad de completar las negociaciones para el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP en sus siglas en inglés), porque "si Estados Unidos no escribe las reglas, lo hará China". El acuerdo se negocia de forma paralela al polémico acuerdo de libre comercio (TTIP) entre Bruselas y Washington, marcado por la opacidad y el peso de las multinacionales en las negociaciones. Así y mientras Obama presiona para acelerar el TTIP 

El mandatario estadounidense vuelve así a apostar por este acuerdo con 12 países del Pacífico que le ha ganado numerosas críticas desde los políticos de su partido y de la oposición, una "confluencia de compromiso antiglobalización" que ha tachado de "gran error".



Tampoco Hillary Clinton, una de las candidatas a representar al Partido Demócrata en las próximas elecciones, ha mostrado su apoyo al TPP, aunque Obama mostró su esperanza de llegar a un acuerdo.

"Creo que dijo lo que tenía que decir: que ella quiere ver un acuerdo de comercio que sea fuerte en su labor de fortalecer el medioambiente, que ayude a los trabajadores estadounidenses y ayude a la economía estadounidense. Esos son los valores que yo defiendo también y confío en que esos valores puedan coincidir con los suyos", aseguró.

Muchas críticas apuntan que, con el TTP, la competitividad acabará reduciendo los sueldos en Estados Unidos e incrementando la desigualdad económica entre la población del país (algo que Obama considera "poco realista"), pero insiste en que, sin tratado, China sería la principal beneficiada.

"Nos dejarán fuera. Eso significará una pérdida de puestos de trabajo en Estados Unidos", aseveró. "Queremos que China tenga éxito. Queremos que siga embarcada en su auge pacífico (...) Solo queremos asegurarnos de que las reglas en el camino nos permitan a nosotros y a todos los demás competir".

"No queremos que China use su tamaño para empujar a los países de la región a unas reglas que nos dejen en desventaja", añadió.

El presidente de los Estados Unidos mientras trata de acelerar la aprobación del mismo en el Congreso (ya ha recibido la aprobación en el Senado), sigue con reuniones bilaterales para impulsar este acuerdo. La próxima de ellas será con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en Washington.

"Las negociaciones son difíciles para ambas partes porque él tiene sus propia política y sus propios intereses. No espero que él complete las negociaciones", afirmó.

En su defensa del TTP, Obama ha señalado la importancia de las exportaciones para la economía estadounidense, después de que en 2014 alcanzaran un récord de 2,35 billones de dólares, lo que respalda cerca de 11,3 millones de empleos en el país.

Más allá de los países limítrofes, Canadá y México, China es el principal mercado de EE.UU.