Público
Público

Obama y Castro le ponen obstáculos a Trump

Durante la última semana se han cerrado acuerdos con un buen número de importantes empresas de los EEUU y los emprendedores cubanos le han enviado una carta, leída en el Congreso, donde se le habla de empresario a empresario.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:

El presidente de Cuba, Raúl Castro, levanta el brazo de Obama tras la conferencia de prensa en el Palacio de la Revolución, en La Habana.- REUTERS

LA HABANA. - Donald Trump ha dicho que si Cuba no cede echará para atrás todos los acuerdos alcanzados entre los dos países pero Raúl Castro y Barack Obama se lo están poniendo muy difícil. Durante la última semana se han cerrado acuerdos con un buen número de importantes empresas de los EEUU y los emprendedores cubanos le han enviado una carta, leída en el Congreso, donde se le habla de empresario a empresario.

Entre las empresas que firmaron esta semana acuerdos con La Habana están el gigante de Internet Google, el poderoso conglomerado General Electric, Good Year y Caterpillar, uno de los mayores fabricantes de motores y de máquinas herramientas del mundo. Además se suman al turismo estadounidense a la isla nuevas líneas de cruceros como la Norwegian Cruises, Royal Caribbean y Pearl Seas Cruises.

The Wall Street Journal anuncia que General Electric construirá una central hidroeléctrica en la occidental provincia de Matanzas y negocia otras posibilidades de desarrollar conjuntamente las energías renovables, una de las prioridades del gobierno cubano. Además se informa que existe interés en ambas partes en colaborar en la aviación y los equipos médicos. El interés de General Electric es destacable ya que fue una de las empresas nacionalizadas por el gobierno en los inicios de la revolución.

Aún se desconoce cuál es el acuerdo con Google, empresa que hace meses ofreció al gobierno de Cuba extender la conexión WIFI por toda la isla, de forma gratuita y en un plazo máximo de 3 años. Entonces el Vicepresidente José Ramón Machado Ventura declinó la oferta y posteriormente firmaron contrato con una importante empresa China, con la cual ya abrieron unas 200 zonas WIFI en todo el país y comienzan a instalar la banda ancha en las casas de los cubanos. Sin embargo, se avanza con una enorme lentitud y los costos de conexión – 2 euros la hora- son muy altos para los ingresos de la población.

Sin lugar a dudas, la visita a Cuba de Ben Rodhes la pasada semana no fue solo para participar en las honras fúnebres de Fidel Castro. El principal asesor en Seguridad Nacional del Presidente Obama e “ingeniero” del acercamiento con La Habana, se reunió con varios funcionarios del gobierno cubano, según se hizo público después. Inmediatamente comienzan a llegar representantes de las empresas estadounidenses y se acelera la firma de acuerdos.

La Casa Blanca ha negado que el Presidente Barack Obama esté acelerando el deshielo para ponerle más difícil la vuelta a tras a su sucesor. Sin embargo, es difícil creer que se trate de meras coincidencias, la prensa especula con que Obama quiere que su “legado cubano” perdure y para lograrlo intenta ejercer presión a través del empresariado estadounidense, cuyos intereses Trump prometió defender durante la campaña electoral.

Un centenar de emprendedores cubanos le enviaron al Presidente Electo una carta en la que le piden mantener el acercamiento

Por otra parte, un centenar de emprendedores cubanos le enviaron al Presidente Electo una carta en la que le piden mantener el acercamiento. “Por su éxito como hombre de negocios, confiamos en que usted entiende la importancia del compromiso económico entre naciones. Los pequeños negocios en Cuba tienen el potencial de ser conductores del crecimiento económico en nuestro país y socios importantes de la comunidad empresarial de los EEUU. La toma de medidas adicionales para incrementar viajes, comercio e inversiones, incluyendo trabajar con el Congreso para levantar el embargo, beneficiarán a nuestras compañías, al pueblo cubano y al interés nacional de los EEUU”, escriben.

Agregan los pequeños empresarios privados de Cuba que “el flujo de visitantes americanos y cubano-americanos estimula este crecimiento directa e indirectamente. La mejora del Internet y las llamadas de larga distancia, facilitan los avances en marketing, el acceso a insumos y la interacción con los clientes. La mejora de las relaciones bancarias que facilitan pagos de las compañías y viajeros estadounidenses es un factor clave para el crecimiento a largo plazo. El aumento de nuestras interacciones con visitantes y empresas de los EEUU han resultado en importantes beneficios económicos, el intercambio de ideas y conocimientos, y han ofrecido percepciones positivas para el futuro”.

Finalmente se fortalece también el lobby de granjeros, mucho de ellos votantes de Trump, que esperaban aumentar sus ventas a un país que importa unos 2000 millones de euros al año en alimentos. Antes de la revolución Cuba compraba la mayor parte en los EEUU, una importación que terminó con la implementación del Embargo Económico, Comercial y Financiero hace ya más de medio siglo.