Público
Público

La ONU abre un puente humanitario hacia Somalia

Un avión ha despegado desde Nairobi a Mogadiscio para llevar alimentos a los niños víctimas de la hambruna en Somalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU logró este miércoles abrir finalmente un puente aéreo urgente para enviar alimentos infantiles desde Nairobi a Mogadiscio para combatir la hambruna en Somalia.

'El avión ha despegado' con rumbo a la capital somalí, confirmó a Efe Challiss McDonough, portavoz del PMA, que precisó que el aparato transporta al menos unas 10 toneladas de suministros de emergencia preparados para tratar la malnutrición infantil.

El avión, que no pudo despegar ayer por trámites burocráticos en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta de Nairobi, se dirige a Mogadiscio una semana después de que la ONU declarase oficialmente el estado de hambruna en dos regiones del sur de Somalia.

Anteriormente, otro portavoz del PMA, David Orr, que viaja en el avión, dijo a Efe antes de despegar que, 'en los siguientes 10 días, se espera llevar hasta Mogadiscio por vía aérea unas 80 toneladas en total' de ese tipo de alimentos para niños malnutridos.

La falta de comida en Mogadiscio, que en los últimos dos meses ha recibido a 100.000 desplazados que buscan en la capital somalí refugio de la guerra y la sequía, ha desembocado en saqueos y enfrentamientos entre la población afectada, denunció este martes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

La crisis ha desembocado en saqueos y enfrentamientos

Hace una semana, la ONU declaró oficialmente el estado de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Baja Shabelle, algo inédito en este país durante los últimos veinte años.

Casi la mitad de la población somalí, unos 3,7 millones de personas, padece una crisis humanitaria, de los cuales 2,8 millones residen en el sur, indican los datos facilitados por las Naciones Unidas.

En el Cuerno de África, unos 11 millones de personas están en situación crítica por la sequía y el hambre, según la Naciones Unidas.