Publicado: 04.09.2015 09:25 |Actualizado: 04.09.2015 09:52

La ONU calcula que la UE puede acoger a 200.000 refugiados y pide cuotas obligatorias entre los países 

El Alto Comisionado para los Refugiados considera que Europa está fracasando en esta crisis y que debe actuar coordinadamente:  "La UE ahora no tiene otra elección que movilizar todas sus fuerzas"

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Refugiados piden ayuda en un andén de la estación ferroviaria de Bicske (Hungría). / HERBERT P. OCZEBET (EFE)

Refugiados piden ayuda en un andén de la estación ferroviaria de Bicske (Hungría). / HERBERT P. OCZEBET (EFE)

La ONU dijo hoy que las necesidades de reubicación para los refugiados que están llegando a Europa se elevan hasta las 200.000 plazas y que el fracaso del continente en dar una respuesta común a esta crisis únicamente ha beneficiado a las redes de traficantes de personas.

"Una estimación muy preliminar indica que potencialmente se necesitará aumentar las plazas de reubicación hasta las 200.000", dijo este viernes el alto comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres.

Esta cifra está muy lejos de la que actualmente debaten los países europeos de acoger a 40.000 refugiados y también de la nueva propuesta que va a hacer la Comisión Europea la próxima semana de que sean 120.000 los refugiados llegados a repartir entre los Veintiocho.



En la línea de la posición común que ayer anunciaron Francia y Alemania, el alto responsable indicó que todos los países de la Unión Europea deben tener "una participación obligatoria" en el programa masivo de reubicación, del que deben beneficiarse todos aquellos que necesitan protección internacional.

En su llamamiento, Guterres, insta a los líderes de la Unión Europea a dar acogida a unos 200.000 refugiados en instalaciones dignas y con la ayuda de todos. Además, Guterres ha incidido en que el enfoque europeo actual para abordar la situación no es el correcto y, "en su conjunto, Europa ha fracasado en encontrar una respuesta común efectiva y la gente ha sufrido como resultado de ello".

El máximo responsable de ACNUR ha dejado claro que "ésta es principalmente una crisis de refugiados y no un fenómeno migratorio" puesto que se trata de personas que "huyen para salvar sus vidas" y por tanto merecen que sus derechos fundamentales sean respetados, "independientemente de su estatus legal".

Igualmente, ha puesto el acento en que "ningún país puede hacerlo solo y ningún país se puede negar a hacer su parte" para resolver el problema. "La UE está en un momento definitorio y ahora no tiene otra elección que movilizar todas sus fuerzas en torno a esta crisis", ha agregado.

"La única manera de resolver este problema es que la UE y todos los Estados miembro apliquen una estrategia común, basada en la responsabilidad, la solidaridad y la confianza", ha defendido Guterres, lo que pasa, según él, por "medidas urgentes y valientes para estabilizar la situación y luego encontrar la manera de realmente compartir la responsabilidad a medio y largo plazo".