Publicado: 10.07.2015 07:30 |Actualizado: 10.07.2015 07:30

El Papa pide perdón por los "crímenes" de la Iglesia durante la colonización de América Latina

Francisco afirma en Bolivia que "se han cometido graves pecados contra los pueblos originarios en nombre de Dios" y pide un "cambio real" ante un sistema "que no aguanta" porque hay "campesinos sin tierra, familias sin techo y trabajadores sin derechos"

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8
Comentarios:
El papa Francisco usa un sombrero típico de la región de Santa Cruz mientras saluda al presidente boliviano, Evo Morales, durante un encuentro con movimientos sociales en Santa Cruz (Bolivia)./ EFE

El papa Francisco usa un sombrero típico de la región de Santa Cruz mientras saluda al presidente boliviano, Evo Morales, durante un encuentro con movimientos sociales en Santa Cruz (Bolivia)./ EFE

SANTA CRUZ (BOLIVIA).- Otros pontífices habían ya pedido perdón por los "pecados" y las "sombras" de la Iglesia durante el periodo de la colonización de América Latina, pero las palabras de Francisco, el primer papa latinoamericano, y pronunciadas en Latinoamérica cobran aún más importancia.

Ante los movimientos populares en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, Francisco pidió "humildemente perdón", "no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América".

"Aquí quiero detenerme en un tema importante. Porque alguno podrá decir, con derecho, que cuando el papa habla del colonialismo se olvida de ciertas acciones de la Iglesia", dijo el papa en su discurso en el segundo día de visita a este país. Y afirmó "con pesar" que "se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios".



Francisco recordó que ya lo reconocieron tanto sus antecesores como la Conferencia Episcopal de América Latina y citó las palabras de Juan Pablo II, quien pidió "que la Iglesia se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos". 
En 1992, en Santo Domingo, Juan Pablo II pidió perdón a las poblaciones americanas por la injusticias cometidas contra sus antepasados.

Y Benedicto XVI, tras su viaje a Brasil en 2007, donde fue duramente criticado en Latinoamérica por no mencionar el periodo de la colonización, aprovechó una audiencia para señalar que "no se pueden ignorar las sombras que acompañaron la evangelización del continente latinoamericano" ni el "sufrimiento y las injusticias infligidos por los colonizadores a las poblaciones indígenas".

Pero por otra parte, "para ser justos", agregó el Papa Francisco, también pidió que se acuerden de los obispos, sacerdotes y laicos que predicaron "la buena noticia de Jesús con coraje y mansedumbre, respeto y en paz".

El discurso del Papa abordó también la doctrina social de la Iglesia y la revolución del amor que predica Francisco, según explicó el portavoz vaticano.

"Queremos un cambio real"

"Queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco", sentenció.

"¿Reconocemos que las cosas no andan bien en un mundo donde hay tantos campesinos sin tierra, tantas familias sin techo, tantos trabajadores sin derechos, tantas personas heridas en su dignidad?", se interrogó el Papa. Entonces, clamó: "¡Digámoslo sin miedo: necesitamos y queremos un cambio!. E indicó que "muchos esperan un cambio que los libere de esa tristeza individualista que esclaviza".