Publicado: 08.09.2015 17:59 |Actualizado: 08.09.2015 22:18

La reportera que se lía a zancadillas y patadas con los refugiados

Cuando un grupo de sirios huye de la Policía, la periodista Petra László que está grabando la huida estira la pierna y hace caer a un hombre con un niño en brazos y una mochila.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 29
Comentarios:
Una de las patadas que la reportera da a una niña refugiada mientras su padre y ella intentan huir de la Policía.

Una de las patadas que la reportera da a una niña refugiada mientras su padre y ella intentan huir de la Policía.

MADRID.- Un vídeo en el que se ve a una reportera liarse a patadas y zancadillas con varios refugiados que tratan de huir de la Policía húngara en la localidad de Roeszke, ha hecho arder las redes sociales. La periodista, Petra László, ha sido despedida según ha informado la propia cadena N1, una televisión húngara de extrema derecha.



En el vídeo, captado y subido a Twitter por el periodista Stephan Richter, un grupo de personas -en su mayoría sirios- huye de la Policía de Hungría cerca de la frontera con Serbia.

Los 'sin papeles' escapaban de los agentes para evitar ser detenidos y enviados a uno de los campos de refugiados, donde se hacinan centenares de personas en muy malas condiciones de salubridad.

Durante esta huida, varios cámaras y periodistas filman la persecución. Una de las personas que intenta escapar de la Policía es un hombre, con un niño en brazos y una mochila.

Aunque logra soltarse de un policía, al cruzarse con la reportera, ésta le pone la pierna -lo que parece una zancadilla- y hace que este refugiado se caiga al suelo con el niño pequeño. 

Aunque Stephan Richter ha negado que la reportera pusiera hiciera caer a este hombre a propósito en uno de sus tuits, en otras imágenes que han circulado por la red social se ve como la mujer da patadas indiscriminadamente a todos aquellos que corren a su alrededor.

En una de las escenas se observa cómo una niña pequeña está apunto de caer al suelo, también por una de las zancadillas de la periodista Petra László, mientras su padre la agarra de la mano.