Publicado: 21.10.2014 20:15 |Actualizado: 21.10.2014 20:15

El 'presidente eterno' que ansiaba llegar a los 100

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La eternidad pasa por llegar a los 100 años. O al menos eso lo que pensaba, Kim Il Sung, primer líder de Corea del Norte, y considerado, desde su tumba, el "presidente eterno" del país asiático.

Según la CNN, el abuelo del actual presidente norcoreano ordenó a su equipo de médicos que hicieran todo lo posible para alargarle la vida hasta que alcanzara las tres cifras. El "Centro de Longevidad", creado a petición del líder supremo, hizo todo lo que pudo, pero Kim Il Sung no llegó a cumplir su sueño y murió a los 82 años. Una cifra, no obstante, altamente superior a los 69 años de esperanza de vida media que, según los datos de la Organización Mundial de Salud, tienen sus compatriotas.

La cadena estadounidense habló con Kim So Yeon, quien fuera la médico personal de Kim Il Sung y directora de las investigaciones del "Centro de Longevidad" hasta que se exiliara a Corea del Sur en 1992. "Hicimos un gran trabajo de investigación. Pero nosotros sólo le dimos los tratamientos que él había escogido de nuestra lista de opciones", declara a la CNN la doctora, que deja claro que el presidente eterno "quería gobernar todo el tiempo que pudiera. Creo que quería vivir una larga vida para su propia satisfacción".

Entre los tratamientos preferidos del líder, según destaca Kim, estaban las transfusiones de sangre de norcoreanos veinteañeros, que por donar su sangre al presidente recibían una alimentación especial. La doctora también cuenta a la CNN que otro de los métodos utilizados fue la risoterapia. El centro que dirigía dispuso que la felicidad va en servicio de una buena salud, por lo que el equipo de médicos recetó a Kim Il Sung que observara a niños pequeños haciendo cosas graciosas para hacer más risueño a su líder.

La CNN recoge en su texto la opinión de la doctora sobre los presuntos problemas de salud del actual presidente de Corea del Norte. Kim Jong Un reapareció apoyado en un bastón en los medios norcoreanos tras 40 días de ausencia, lo que dio lugar a todo tipo de especulaciones. La prensa surcoreana mencionó desde un supuesto golpe de Estado hasta que el joven dirigente padeciera gota, diabetes, tenía los tobillos fracturados o incluso que se hallaba en estado de muerte cerebral.

Kim So Yeon indicó a la televisión estadounidense que tanto Kim Il Sung como su hijo, Kim Jong Il, padecieron diabetes, problemas del corazón y estrés. Según la médico, Kim Jong Un habría heredado una serie de problemas de salud que, incluso, podrían ser peores que los de su padre o su abuelo.

Tras su reaparición, la mayoría de expertos en Corea del Sur se muestran cautos y creen que habrá que esperar a observar imágenes en movimiento para ofrecer posibles hipótesis. Los medios norcoreanos hasta ahora se han limitado a publicar instantáneas. El mariscal, entre junio y julio de 2012, ya desapareció de la vida pública durante 23 días.