Público
Público

Protestas en Honduras bajo el toque de queda y sin presidente confirmado

La Organización de Estados Americanos insta a que se contabilicen las actas que reclama el candidato opositor, Salvador Nasralla, que llama a un paro indefinido desde este lunes

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

 Juan Orlando Hernandez, se dirige a sus seguidores tras la publicación de los primeros resultados oficiales de las elecciones presidenciales. REUTERS/Edgard Garrido

Ha transcurrido una semana desde que se celebraron las elecciones y Honduras sigue sin presidente. Tanto Juan Orlando Hernández, líder del Partido Nacional, como Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, aseguran ser los ganadores de los comicios. No obstante, tras el escrutinio especial de 1.006 actas en una jornada de catorce horas que inició el domingo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) apunta como ganador a Hernández una semana después de las elecciones.

El actual presidente ha estado utilizando la institucionalidad para generar un marco favorable a sus intereses, mientras que al opositor solo le queda llamar a tomar las calles. Desde el jueves, el jefe de Gobierno, que no aparece en público, ha decretado un toque de queda entre las 18:00 y las 6:00 horas, lo que ha incrementado la violencia en las calles. Durante una semana, Honduras ha tenido dos candidatos que se autoproclaman presidente pero no un jefe de Gobierno que ejerza como tal. Aunque tanto ahora como antes del recuento especial Hernández es quien tiene en sus manos todo el aparato estatal.

El Tribunal Superior Electoral (TSE), que es quien ha anunciado el ganador, no ha contado con el apoyo ni de la Alianza ni del Partido Liberal, cuyo candidato, Luis Zelaya, ya reconoció como ganador a Nasralla. Un apunte previo: el tribunal está configurado por cuatro representantes de otros tantos partidos pero excluye tanto a la Libre como al Partido Innovación y Unidad (PINU), los dos grupos que forman la Alianza. Es decir, que la principal fuerza de oposición no tiene acceso a la institución que regula los comicios, lo que es un detalle que ya da paso a la sospecha.

Nadie que no sea del Partido Nacional se cree los datos del TSE

Según los datos que ofrece el TSE en su página web, el candidato oficialista ha obtenido el 42,98% de los votos (con el 99,89 % del global escrutado), mientras que el aspirante opositor se ha quedado en el 41,39%. El problema es que nadie que no sea del Partido Nacional se cree ya estos datos. Las caídas del sistema han convertido al conteo en un proceso de todo menos fiable. Especialmente, después de que tres fallos, uno el lunes, otro el miércoles y otro el jueves, de ocho, cinco y cinco horas, respectivamente, sean el precedente de que la tendencia que daba por vencedor a Nasralla se revirtiese.

Desde la Alianza se denuncia que se han modificado los datos en la transmisión y exigen comparar las actas de las que dispone el TSE con las que ellos y el Partido Liberal recogieron en los centros de votación. Cabe recordar que, desde un inicio, ambas formaciones rechazaron legitimar un órgano al que acusan de estar al servicio de Hernández y aseguraron que solo se fiarían de sus propios cómputos. Esta postura ha venido siendo reforzada por las declaraciones de uno de los magistrados.

Se trata de Ramiro Lobo, que participa en el órgano en representación de Unión Democrática, un partido con apenas representación y que recientemente señalaba al periódico salvadoreño 'El Faro' que la tendencia apuntada el domingo, cuando se anunció que Nasralla sacaba casi cinco puntos a Hernández, era "estable". "Cuando el sistema se cayó, al volver, ya la tendencia se había revertido y no ha vuelto a cambiar", reconocía el magistrado suplente, que tiene voz pero no tiene voto en las deliberaciones.

Una mujer simpatizante de la Alianza participa en la marcha. EFE

El TSE ha verificado un total de 1.031 actas que, según su presidente, David Matamoros, no presentan todas las condiciones. Matamoros, no obstante, es miembro del Partido Nacional y su posición partidista ha sido denunciada a lo largo de esta semana.

El órgano electoral ha anunciado los resultados este lunes (hora local). Esto implica, casi con toda seguridad, que se va a desatar una ola mayor de protestas en el país al dar la victoria a Hernández.

La oposición rechaza cualquier resultado hasta que no se analicen 5.300 actas

La oposición rechazará cualquier resultado hasta que no se analicen 5.300 actas. Su candidato explicó a través de Twitter que tienen la sospecha de que estas actas, que son las que se contabilizaron a partir de la caída del sistema del lunes, fueron transmitidas desde las bodegas del Instituto Nacional de Formación Profesional (INOF), centro logístico del TSE, y no desde cada colegio. Por este motivo, exige cotejar estos documentos con las copias de las que dispone su formación y el Partido Liberal.

El TSE no veía con buenos ojos esta solicitud y, de hecho, ha estado realizando su conteo especial sin los observadores de la Alianza, que no participan para no legitimar este proceso. Sin embargo, la mediación internacional podría obligar a ampliar el conteo. A través de una nota, la Organización de Estados Americanos (OEA) reclamaba un escrutinio especial que se realice bajo la supervisión de observadores nacionales que representen a diferentes sectores.

"El proceso no se agota con el escrutinio especial. Son atendibles las peticiones que ha planteado la oposición en relación a la revisión de las 5200 actas que no formaron parte de las transmitidas la noche de la elección", prosigue el comunicado. Que la OEA haga suyas las reclamaciones de la oposición podría suponer otro giro en un culebrón que dura ya una semana. No obstante, la última palabra la tiene el TSE y no sería la primera vez que un país en esta región ignora los llamamientos de la comunidad internacional, especialmente cuando estos son tan tímidos como los de la última semana en relación a Honduras.

Simpatizantes de la Alianza participan en una multitudinaria marcha este domingo 3 de diciembre de 2017, en Tegucigalpa (Honduras). EFE

La OEA no fue la única institución internacional que envió observadores. La Unión Europea también tiene desplegada una misión. Está previsto que ofrezca una rueda de prensa a las 9:30 horas (16:30 horas en España).

El silencio internacional ha añadido dramatismo a la crisis hondureña, un país cuya política viene marcada por el golpe de Estado que depuso en 2009 al entonces presidente, José Manuel Zelaya. Ni los países centroamericanos ni las principales instituciones de la región se han posicionado abiertamente sobre el proceso. Incluso hubo casos como el de Jimmy Morales, presidente de Guatemala, cuya felicitación a Hernández filtró el propio presidente. Luego el jefe de Gobierno guatemalteco se desdeciría y aseguraría que su saludo se limitaba al proceso, no al triunfo.

En las últimas horas, sin embargo, otros líderes regionales han levantado la voz para denunciar el fraude. Es el caso de Evo Morales, presidente de Bolivia, quien escribió en su cuenta de Twitter que "cada hora que pasa crece la sospecha de fraude electoral en Honduras. Agentes de EEUU en la OEA, Luis Almagro y su jefe de misión electoral, heredero de la dictadura, tendrán mucho qué explicar si se consuma un golpe a la voluntad popular que ya provocó muertos y convulsión social". Al mismo tiempo, Nicolás Maduro, jefe del Gobierno venezolano, calificaba de fraude "vulgar" lo ocurrido y responsabilizaba al Ejecutivo estadounidense.

Mientras en los despachos siguen las reuniones, Honduras lleva tres días en toque de queda

Mientras en los despachos siguen las reuniones, Honduras lleva tres días en toque de queda. Las imágenes de militares disparando contra civiles se han hecho virales y cada día llegan nuevas grabaciones en las que se aprecia la represión contra los manifestantes. En la jornada del domingo, miles de personas participaron en diversas marchas en todo el país que se celebraron sin la violencia de los últimos dos días. No hay cómputo oficial de muertos y los medios locales ofrecen diversas cifras, que llegan hasta los nueve fallecidos.

El toque de queda no ha hecho que la oposición desista en sus protestas. Su candidato, Salvador Nasralla, ha acusado al gobierno de infiltrar a agentes para provocar disturbios y saqueos, que se han producido desde el viernes. Para evitar grandes concentraciones durante la noche, los partidarios de la Alianza celebran caceroladas en sus colonias. Además, Nasralla ha llamado a un paro indefinido a partir de hoy lunes. "No colabore con ellos. Si ellos detienen Honduras de 6PM a 6AM, nosotros lo haremos de 6AM a 6PM". El toque de queda sigue vigente hasta la semana próxima y la incertidumbre se mantiene.