Público
Público

Los rebeldes sirios llegan a las afueras de Damasco

El régimen envía a 2.000 soldados para aplastarlos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 2.000 soldados se desplegaron este domingo por los suburbios del norte y el este de Damasco, en la región de Al Guta, para aplastar a los grupos de desertores del Ejército Sirio Libre (ESL) que operan en la zona. Estos militares renegados se han hecho, en algu-nos casos, con el control de esas poblaciones expulsando a los soldados regulares y estableciendo posiciones armadas en el interior y en los accesos.

Las protestas que se iniciaron el 15 de marzo se han ido extendiendo por todo el país paulatinamente y en los últimos días se han intensificado en las pequeñas poblaciones del cinturón de la capital. Lugares periféricos como Kafr Batna, Yisrin, Saqba o Arbin han sido testigos de la lucha entre soldados desertores y militares regulares que este domingo llegaron por millares a la zona a bordo de tanques y autobuses.

Activistas de la oposición señalaron que los choques son los más intensos que se han visto en esa zona desde que comenzaron las protestas y contabilizaron al menos 29 muertos. También dijeron que los tanques han abierto fuego contra los desertores.

Aunque el centro de Damasco ha permanecido relativamente tranquilo durante los pasados diez meses, en los suburbios se han registrado con frecuencia enfrentamientos entre soldados y desertores con un elevado número de víctimas. Pero nunca habían tenido la intensidad de este domingo.

Algunos combates se desarrollaron este domingo a apenas cinco kilómetros del centro de Damasco, lo que da una idea de lo rápido que se han movido los rebeldes en los últimos días y del peligro creciente que se cierne sobre el régimen. Los vídeos que la oposición colgó en YouTube mostraban cadáveres en las calles. Algunos vecinos se quejaban de la falta de combustible.

Los desertores han llegado a tomar el control completo de ciertos suburbios y el régimen parece temer que los choques se extiendan ahora al centro de la capital. Si esto se produce, cambiaría la correlación de fuerzas incrementando la presión sobre el Gobierno. A medio plazo, podría resultar fatal para el régimen.