Publicado: 21.02.2014 23:01 |Actualizado: 21.02.2014 23:01

El sector más ultra de la revuelta en Ucrania rechaza el acuerdo y amenaza con más violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Hablo en nombre de mi centuria. Si antes de las diez de mañana (sábado) no hay una declaración que exija la dimisión inmediata de Yanukóvich, tomaremos las armas, os lo juro". Con esta advertencia, el líder de una de las centurias o grupos de autodefensa del movimiento de protesta ucraniano interrumpía el discurso del líder del partido opositor UDAR y excampeón mundial de boxeo, Vitali Klitschko.

El activista pertenece al ala más radical de los opositores ucranianos denominado Sector de Derechas, núcleo duro de la resistencia a los antidisturbios en la Plaza de la Independencia. El ultimátum lo ha dado este viernes e iba dirigido a todos los líderes de la oposición para que exijan en menos de 12 horas la dimisión inmediata del presidente, Víktor Yanukóvich.

Las facciones radicales del movimiento popular contra el líder ucraniano rehazan el acuerdo de paz alcanzado hoy entre Yanukóvich y los tres líderes de la oposición parlamentaria tras mantener una dura negociación con la mediación de los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Polonia.

"No creo en esos complejos procesos políticos de los que nos hablan. 77 personas han caído y ellos negocian", ha criticado el activista.

Dmytro Yarosh (C), un líder del movimiento Sector de Derechas, durante el discurso. -REUTERS

En ese instante, un grupo de manifestantes acercó al escenario varios ataúdes con los cuerpos de algunas de las decenas de víctimas mortales de los sanguinarios disturbios que se desataron ayer en Kiev.

"El Sector de Derechas llama a todos los miembros del Maidán a continuar la lucha" El líder del Sector de Derechas, Dmitri Yarosh, también subió al escenario para decir que su formación no reconoce el acuerdo de paz y no depondrá las armas hasta que no dimita el presidente.

"El Sector de Derechas llama a todos los miembros del Maidán a continuar la lucha contra el régimen de ocupación interior de nuestro país. Estamos dispuestos a asumir las consecuencias de seguir con la revolución", gritó Yarosh, apoyado por una gran masa de manifestantes concentrados en la plaza.

El acuerdo de paz se firmó hoy tras una sangrienta jornada en las calles de Kiev, con decenas de fallecidos en los enfrentamientos entre policías y manifestantes que se desataron el martes y continuaron ayer.

El documento contempla la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas, un gobierno de unidad nacional y el retorno a la Constitución de 2004, consumado de hecho hoy mismo en una sesión urgente de la Rada Suprema (Parlamento de Ucrania).

Las protestas antigubernamentales estallaron hace exactamente tres meses, después de que el Gobierno ucraniano suspendiera la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y apostara por restablecer unas relaciones comerciales plenas con Rusia.