Público
Público

SUCESOS Alfie Evans, el bebé en estado crítico que mantiene en vilo a Reino Unido e Italia

Sufre una enfermedad cerebral degenerativa sin cura, fue desenchufado de las máquinas que le mantenían con vida anoche y respira por sus propios medios. El Gobierno de Italia otorgó la nacionalidad al bebé para facilitar su tratamiento en Roma.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Imagen de Alfie Evans, antes de ser desconectado de su soporte vital. ACTION4ALFIE

El bebé británico Alfie Evans, que sufre una enfermedad cerebral degenerativa sin cura, fue desenchufado de las máquinas que le mantenían con vida anoche y respira por sus propios medios desde entonces, informó su padre, Tom Evans. Mientras, Italia ha otorgado al niño nacionalidad para poder ser tratado en Roma.

"Alfie lleva respirando nueve horas y no está sufriendo", anunció hoy su progenitor a los periodistas congregados a las puertas del hospital Alder Hey Children's de Liverpool (Inglaterra) donde el niño, de 23 meses, permanece ingresado desde diciembre de 2016 en estado semivegetativo.

Los padres de la criatura, Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, han librado una batalla judicial para conseguir permiso para trasladar a su hijo a un hospital en Roma para continuar con su tratamiento, después de que los médicos británicos recomendaran desconectar al menor de las máquinas que le mantenían con vida por encontrarse en un estado "irreversible".

Pero su demanda ha sido rechazada por las distintas instancias judiciales del Reino Unido a las que han apelado, así como por la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Sigue vivo

Alfie fue desconectado anoche de las máquinas y, aunque los profesionales habían advertido de que no sobreviviría más de unos minutos sin esa asistencia, el pequeño lleva nueve horas respirando, algo que, según adelantó su padre, ha dejado a los médicos "boquiabiertos".

Tom Evans explicó que, después de una "larga conversación" de 40 minutos con los especialistas, consiguió convencerles para que accedieran a "darle agua y oxigenar su cuerpo" al ver que, seis horas después de desenchufarle, Alfie seguía con vida.

"Me sentí bendecido cuando confirmaron que iban a darle su agua y oxigeno", afirmó su padre, que adelantó que "las próximas horas van a ser difíciles" y rogó que proporcionen a su hijo "algún soporte vital". "Deberían respetarle y dárselo", aseguró Evans, que contó que la madre del bebé se encuentra durmiendo al lado de su hijo.

Ayer, centenares de personas se manifestaban a las puertas del hospital al grito de "Save Alfie Evans" ("Salvad a Alfie Evans") para protestar por la desconexión del menor, un caso que ha traspasado fronteras y que provocado una ola de solidaridad a nivel mundial a la que se ha unido también el papa Francisco.

Por su parte, el Gobierno de Italia otorgó la nacionalidad al bebé y espera así que "ser ciudadano italiano permita al niño la transferencia inmediata a Italia", según recoge un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Los padres del niño han expresado en reiteradas ocasiones su deseo de trasladarle a Roma a su hijo con el objetivo de que siga recibiendo tratamiento en el hospital Bambino Gesù, gestionado por el Vaticano y dispuesto a acogerlo.

Este lunes se desplazó al hospital la presidenta de ese hospital pediátrico, Mariella Enoc, para tratar de hablar con las autoridades del centro, algo que finalmente no ha sido posible, según informa la Santa Sede.

El papa Francisco se reunió en privado el pasado miércoles con el padre del niño, Thomas Evans, y abogó posteriormente en la audiencia general por la protección de la vida del bebé.

La cuestión de Evans fue igualmente tratada en la reunión que mantuvieron el lunes pasado el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional italiano, Angelino Alfano, y su homólogo británico, Boris Johnson, en Luxemburgo.