Publicado: 27.01.2016 11:07 |Actualizado: 27.01.2016 11:07

Tailandia prohíbe la venta de billetes de avión a las 'Look thep', la versión benigna del 'muñeco diabólico'

Los dueños de las muñecas Look thep (Ángeles infantiles, en tailandés) las llevan en cochecitos de bebé, les cambian los vestidos e incluso les piden comida en los restaurantes.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
En los últimos meses, la moda de las "muñecas poseídas" se ha extendido en Tailandia, donde sus dueños las llevan en cochecitos e incluso les reservan asiento y comida en los restaurantes.- EFE

En los últimos meses, la moda de las "muñecas poseídas" se ha extendido en Tailandia, donde sus dueños las llevan en cochecitos e incluso les reservan asiento y comida en los restaurantes.- EFE

MADRID.- Unas muñecas con supuestos poderes sobrenaturales, versiones benignas de 'Chucky, el muñeco diabólico', se han convertido en la última moda en Tailandia. Los dueños de las muñecas Look thep (Ángeles infantiles, en tailandés) las llevan en cochecitos de bebé, les cambian los vestidos e incluso les piden comida en los restaurantes.

La diferencia con su pariente 'Chucky' es que éste estaba poseído por el espíritu de un asesino, según la película de 1988 'El muñeco diabólico', mientras que las Look thep albergan a un ángel o un espíritu celestial benigno convocado mediante una ceremonia espiritista.

La moda se ha extendido tanto hasta el punto de que la aerolínea de bajo coste Thai Smile, subsidiaria de Thai Airways, aprobó la venta de billetes para estas muñecas, pero la Autoridad de Aviación Civil de Tailandia ha prohibido dicha venta para las Look thep.



"Las muñecas serán catalogadas como equipaje, no pasajeros. Según las normas internacionales de aviación, los pasajeros son personas. Así que las aerolíneas tienen prohibido vender billetes para muñecas", señaló el director de CAAT, Chula Sukmanop, según el diario Bangkok Post.

En su lado más crematístico, los precios de las muñecas cuestan desde 2.000 bat (unos 55 dólares o 51 euros) hasta 11.000 bat (unos 305 dólares o 280 euros), según la página web childsangel.com. Sin embargo, el diario "The Nation" informa de que alguna ha llegado a alcanzar los 100.000 bat (unos 2.700 dólares o 2.500 euros).

La tailandesa Ratchada Mahanavanont, de 45 años, confiesa que adquirió uno de estos juguetes esotéricos al enamorarse de uno "a primera vista", aunque al principio sólo quería experimentar. "Me ha ayudado en muchas cosas, como cuando quiero algo o cuando le pido los números ganadores de la lotería y me revela las dos o tres últimas cifras", relató en declaraciones a la prensa.

Unas muñecas con supuestos poderes sobrenaturales, versiones benignas de Chucky, el "muñeco diabólico", se han convertido en la última moda en Tailandia, donde una aerolínea ha decidido aceptar reservas para estos juguetes mágicos.- EFE

Unas muñecas con supuestos poderes sobrenaturales, versiones benignas de Chucky, el "muñeco diabólico", se han convertido en la última moda en Tailandia, donde una aerolínea ha decidido aceptar reservas para estos juguetes mágicos.- EFE

Según el portal Coconuts, la creadora de las Look thep fue Mananya Boonmee "Mama Ning", una médium tailandesa quien asegura comunicarse con la deidad hindú Parvati. Hace tres años, Mama Ning empezó a invocar a ángeles o espíritus celestiales mediante "magia blanca" para que se alojaran en las muñecas y pudieran proteger y beneficiar a sus dueños. A cambio de los favores, tienen que alimentarlas y cuidarlas como si tuvieran vida, una versión sobrenatural del juguete electrónico Tamagotchi.

La afluencia de clientes con sus muñecas mágicas empujó a un restaurante japonés en Bangkok, Neta Grill, a ofertar un menú especial para las Look thep, aunque con la condición de que sus dueños consuman toda la comida o paguen una multa.

Jedsada Chokdamrongsuk, director general del Departamento de Salud Mental de Tailandia, ha afirmado que esta tendencia no responde a ninguna enfermedad mental, aunque ha recomendado a los tailandeses a que sigan religiones más creíbles y se limiten a hacer buenas obras.