Publicado: 01.10.2015 20:40 |Actualizado: 02.10.2015 09:25

Diez muertos en otro tiroteo en una universidad de Oregón

El agresor, un hombre de 26 años, ha sido abatido por la policía. Otras siete personas están heridas. "Esto se ha vuelto una rutina", dice el presidente Obama.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Los alumnos se abrazan tras el tiroteo en una universidad de Oregón. REUTERS

Paramédicos transportan a una de las personas heridas en el tiroteo que ha tenido lugar este jueves en la Umpqua Community College de Roseburg, Oregon (EEUU). REUTERS/Michael Sullivan

ROSEBURG. -Un hombre armado irrumpió el jueves en una universidad en el suroeste de Oregón y abrió fuego, matando a nueve personas e hiriendo a otras siete, antes de ser abatido por la policía, informaron las autoridades, en el episodio más reciente de asesinatos masivos en centros educativos de Estados Unidos.

El sospechoso, que según los testigos realizó decenas de disparos en una sala llena de estudiantes, murió durante un intercambio de balas con la policía en el salón Snyder, en la universidad Umpqua de Roseburg poco después de las 10.30 hora local (1730 GMT).

El atacante no fue identificado por las autoridades locales, pero las cadenas de televisión CBS, CNN y NBC dijeron, citando fuentes policiales anónimas, que se trataba de Chris Harper, de 26 años.

Según CNN, tres armas cortas y una "larga" que pertenecían al agresor fueron recuperadas en el lugar.

La masacre en Roseburg es la más reciente de una serie de tiroteos en centros educativos, salas de cine, bases militares e iglesias de Estados Unidos en los últimos años.

Las muertes han motivado demandas por un mayor control de las armas en el país, donde la Segunda Enmienda de la Constitución protege el derecho a poseerlas.

El presidente Barack Obama dijo pocas horas después del ataque que los asesinatos masivos deberían motivar a los estadounidenses para que exijan a los diputados un mayor control de las armas.

"De alguna manera, esto se ha vuelto una rutina", dijo Obama, visiblemente molesto y conmovido. "Las informaciones son una rutina. Mi respuesta aquí, en este podio, termina siendo una rutina (...) Nos hemos vuelto insensibles a esto", agregó.

Kortney Moore, de 18 años, contó  al diario local News Review que estaba asistiendo a clase en Snyder Hall cuando un disparo atravesó la ventana e impactó la cabeza del profesor. Moore agregó que el hombre armado ordenó a las personas tenderse en el suelo, luego les dijo que se pararan y que le confesaran su religión antes de comenzar la matanza.

Kenny Ungerman dijo a NBC que dijo que vio al atacante, vestido con pantalones vaqueros y una camiseta, portando un arma de fuego al entrar en el edificio, seguido de disparos y gritos. La estudiante Cassandra Welding dijo a CNN que escuchó entre 35 y 40 disparos.



El estudiante Brady Winder dijo en una publicación en la red social Facebook que estaba en una sala de Snyder Hall, al lado del lugar donde comenzó el tiroteo, y que corrió junto a sus compañeros cuando escucharon los disparos.

"Corrí hasta los límites del campus, bajando por una colina, y esperé. Conversando con uno de los estudiantes del salón donde ocurrió, un hombre con cuatro armas les disparó a casi todas las personas en la sala", escribió Winder.

El alguacil del condado Douglas, John Hanlin, dijo que tres de las víctimas del tiroteo se encontraban en estado crítico la noche del jueves.

El médico Hans Notenboom de la sala de urgencias del PeaceHealth Sacred Heart Medical Center dijo a la prensa que tres mujeres entre las edades de 18 y 34 años fueron llevadas en helicóptero al hospital de Riverbend, y que dos ingresaron directamente a la sala de cirugías.

Los supervivientes fueron llevados a una feria local y algunos familiares debieron esperar durante horas para ver si sus seres queridos estaban entre ellos.

La universidad, que comenzó sus clases esta semana y a la que asisten 13.000 estudiantes, 3.000 de ellos a tiempo completo, dijo que permanecería cerrada hasta el lunes.