Publicado: 07.03.2016 18:40 |Actualizado: 07.03.2016 19:07

Turquía pide 3.000 millones extra a la UE y acelerar el fin de los visados

Amnistía Internacional acusa a los países comunitarios de rehuir responsabilidades al utilizar al país como "guardia fronterizo" y reclama, "con carácter de urgencia", la adopción de procedimientos de reasentamiento.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, posa con líderes de la Unión Europea durante una cumbre entre UE y Turquía en Bruselas. REUTERS

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, posa con líderes de la Unión Europea durante una cumbre entre UE y Turquía en Bruselas. REUTERS

BRUSELAS.- El Gobierno turco ha reclamado a la Unión Europea una ayuda adicional de 3.000 millones de euros para 2018 y la aceleración del fin de los visados turcos como contrapartida a la cooperación para atajar la crisis de refugiados, según ha informado el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz.

"Para atajar la crisis de refugiados, Turquía ha hecho algunas propuestas muy interesantes, propuestas que afectan directamente al control de la frontera, la cooperación entre Grecia y Turquía. Las propuestas están vinculadas a una petición de la parte turca", ha explicado Schulz en una rueda de prensa en los márgenes de la cumbre entre la UE y Turquía, a la que asiste el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.



En concreto, Ankara "ha pedido 3.000 millones de euros de dinero adicional para 2018" para ayudarles a asistir a los refugiados en el país tras el paquete inicial de 3.000 millones en 2016 y 2017 prometido ya.

Davutoglu planteó estas peticiones hoy en una primera sesión de la cumbre UE-Turquía a los líderes de la UE, después de presentarlo anoche a la canciller alemana, Angela Merkel, y al primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país desempeña la Presidencia semestral del Consejo de la Unión.

Fuentes comunitarias reconocen que esta manera de proceder de Ankara "complica el proceso" y explican que no está claro que los líderes puedan llegar a un acuerdo hoy mismo porque algunas delegaciones ni siquiera conocían la nueva propuesta, que ha sido remitida a Bruselas en las últimas 24 horas.

Respecto a la idea de la canciller alemana, Angela Merkel y del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de que Turquía acoja de vuelta no sólo a los inmigrantes económicos sino también a refugiados sirios a cambio de que la UE ofrezca acoger un número equivalente directamente desde suelo turco posteriormente, Schulz ha respaldado esta opción porque, en su opinión, no va en contra de los refugiados sino contra los traficantes.

"No es contra las convenciones internacionales. Al contrario, es una especie de protección de los refugiados que son explotados por estas bandas de criminales", ha dicho, en referencia a las mafias que trafican con refugiados e inmigrantes en el mar Egeo.

Schulz también se ha mostrado dispuesto a estudiar la reclamación de Ankara para "la aceleración de la liberalización de los visados", aunque se ha mostrado partidario de desligar las negociaciones de adhesión a la cooperación necesaria entre la UE y Turquía para atajar la crisis de refugiados, ante la pretensión de Ankara de acelerar el  proceso de adhesión con la apertura de nuevos capítulos.

Esta liberalización estaba prevista para octubre pero ahora Ankara quiere que se adelante a junio porque para entonces ya habrá demostrado que cumple su parte del trato con la UE, añadieron.

A cambio de estas reclamaciones, Turquía se compromete a aceptar de forma inmediata la devolución de "todos" los inmigrantes económicos y refugiados que lleguen a Grecia a partir de una fecha específica, que aún no se ha concretado.

Ankara quiere cierta certeza de que este nuevo sistema no implicaría la repatriación del millón de personas que ya acoge Alemania, por ejemplo, y reclama a la UE que asuma los costes de las devoluciones.

Además propone un mecanismo para que cada sirio devuelto desde Grecia se corresponda con el traslado de un refugiado desde Turquía a la UE por vías legales, a fin de que el balance final para Ankara sea "neutral".

Otras fuentes dijeron que Turquía no ha precisado por el momento cómo funcionaría este mecanismo.

Por lo que se refiere a la aceleración del proceso de liberalización de visados, Schulz indicó que "es un elemento clave del debate hoy" y que la Eurocámara está dispuesta a "acelerar el proceso", respetando sus derechos como colegislador.

Por otro lado, Schulz señaló que "la apertura de nuevos capítulos que ha solicitado el Gobierno turco también da la oportunidad de debatir sobre derechos humanos y la libertad de los medios de comunicación, tras los casos recientes como el del diario Zaman (cuyo control ha tomado el Gobierno turco) o la situación en el sureste del país" en referencia al conflicto kurdo.

En cuanto a la creación de una zona segura para sirios, fuentes comunitarias aclararon que Turquía ha solicitado apoyo político de los Veintiocho para su desarrollo, que están en consultas con Estados Unidos.

Amnistía cuestiona que la UE utilice a Turquía de "guardia fronterizo"

La organización Amnistía Internacional ha acusado a los países de la Unión Europea de rehuir responsabilidades al utilizar a Turquía como "guardia fronterizo" y ha reclamado, "con carácter de urgencia", la adopción de procedimientos de reasentamiento.

La ONG ha cuestionado la forma en la que la UE ha abordado la crisis de refugiados, que pasa por incentivar que inmigrantes y solicitantes de asilo se queden en Turquía en lugar de "compartir la responsabilidad".

La directora adjunta del programa de Amnistía para Europa y Asia Central, Gauri van Gulik, ha tachado de "absurdo" la posibilidad de utilizar a Turquía como "tercer país seguro". "Muchos refugiados siguen viviendo en terribles condiciones, algunos han sido devueltos a Siria y las fuerzas de seguridad incluso han disparado contra sirios que trataban de cruzar la frontera", ha advertido.

En este sentido, ha apelado a la "obligación absoluta" que tiene la UE para "proteger a los refugiados" y ha reclamado una "audaz decisión" a los Estados miembro: "Adoptar por la vía rápida procedimientos de reasentamiento con carácter de urgencia".

Asimismo, la portavoz de Amnistía ha subrayado que "es inaceptable esperar que la responsabilidad de los refugiados y solicitantes de asilo recaiga totalmente sobre un país que ya alberga a tres millones de refugiados".