Público
Público

El vertido tóxico de Hungría amenaza al Danubio

Se han detectado altos niveles alcalinos en los afluentes del río. De llegar a afectarle, las aguas de seis países estarían en peligro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escape de material tóxico en Hungría está a punto de llegar al Danubio. Según los oficiales que llevan a cabo las operaciones de limpieza, las aguas de varios afluentes han dado altos niveles alcalinos.

El aumento del PH del agua en los ríos que acaban en el Danubio implica que los vertidos podrían llegar de manera inminente, lo que pone en riesgo a otros países como Croacia, Serbia, Rumanía, Bulgaria, Moldavia y Ucrania.

De hecho, ayer Ucrania ya pensaba en decretar el estado de emergencia para prepararse por si las aguas contaminadas llegan hasta el país.

Según informa la agecia EFE, el barro rojo llegó esta mañana al río Mosoni Duna, aunque los niveles de toxicidad parecen haber descendido de acuerdo con la portavoz de la Oficina de Catástrofes, Gyorgyi Tuttos.

Por su parte, la BBC británica, informa además de que el Raba también ha experimentado un aumento del Ph, lo que hace pensar a los expertos que las aguas contaminadas pueden llegar al Danubio de inmediato. 

El Raba y el Mosoni Duna se han visto afectados, lo que pone en serio peligro al Danubio  El procedimiento de limpieza de los afluentes pasa por aplicar yeso industrial al agua, de manera que se neutralicen lo altos niveles de Ph. En el caso del río Marcal no ha funcionado. Según WWF, el vertido ha terminado con 'cualquier forma de vida'. 

Gobierno, expertos y ecologistas coinciden esta vez en que las consecuencias podrían ser desastrosas. A ambas riberas de los 2.800 kilómetros del río viven 80 millones de personas, y 20 millones beben de sus aguas.

Ayer, el Gobierno húngaro aseguró que la limpieza y la reparación de las zonas afectadas tardarían al menos un año. El área del vertido se extiende unos 40 kilómetros cuadrados, en total tres condados húngaros, y afecta a 7.000 personas. Además, el vertido ha dejado a su paso cuatro muertos y 120 heridos. Otras seis personas están aún desaparecidas.

Por otra parte, se ha abierto una investigación para aclarar los hechos. El Gobierno sostiene que todo apunta a que se trató de un error humano.