Público
Público

Barcelona se pone a la cabeza de la rebelión de ciudades contra el TTIP

El Ayuntamiento que gobierna Ada Colau acogerá el 21 y el 22 de abril el primer encuentro de municipios contrarios al polémico acuerdo comercial. Más de 1.200 ciudades europeas, 140 españolas, ya han aprobado mociones contra la aplicación del tratado transatlántico

Publicidad
Media: 4.64
Votos: 11
Comentarios:

Ada Colau, con el bastón de mando de la Alcaldía de Barcelona, durante su investidura, el 13 de junio de 2015. EFE

@Alopezdemiguel

MADRID.- Barcelona se ha puesto a la cabeza de las más de 1.200 ciudades europeas que han dado portazo al TTIP, el tratado comercial que Washington y Bruselas negocian con sigilo. Sólo en España, cinco comunidades autónomas y 140 municipios se han declarado aldeas galas rebeldes, contrarias a la aplicación del acuerdo comercial al que también se oponen cientos de organizaciones sociales a ambos lados del Atlántico.

Los días 21 y 22 de abril, la capital catalana acogerá el Encuentro Pan-Europeo de Autoridades locales y Nueva Generación de Tratados de Libre Comercio, al que están invitados cerca de un centenar de alcaldes y concejales de los municipios que se han declarado contrarios al TTIP o al CETA -el acuerdo comercial con Canadá- a lo largo y ancho del continente. Les servirá para lucir músculo, para mandar a Bruselas el enésimo mensaje contra estos tratados.

A los alcaldes y concejales se unirán representantes de sindicatos como CCOO y CGT, y eurodiputados del GUE y Los Verdes

De hecho, la planificación inicial del evento contemplaba la participación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau,  en el acto de apertura, aunque desde el Consistorio afirman que aún no pueden confirmar su asistencia. Sí avanzan a este diario que habrá una representación municipal en el evento, que se celebrará entre el Hospital Sant Pau y el recinto de la agencia municipal Barcelona Activa. También apuntan que otro de los objetivos es redactar un comunicado conjunto que plasme el sentir de estas autoridades locales y pueda insuflar aire a la campaña contra este y otros acuerdos de libre comercio.

“Queremos que salga una declaración común de los alcaldes y un plan de acción para decidir los siguientes pasos”, asegura Lucía Bárcena, de Ecologistas en Acción, que participa en las campañas catalana y estatal contra el TTIP, y que recuerda que diseñarán una estrategia sin perder la perspectiva "de lo local”. Bárcena explica a Público que han sido invitados dos decenas de representantes de los consistorios contrarios al acuerdo únicamente en España -más de 100 a escala europea-; aunque de momento no pueden confirmar quiénes asistirán a esta cita.

Como recuerda el Consistorio que gobierna Barcelona en Comú, la sesión que arrancará a las 11.00 del jueves 21 tendrá a los representantes locales como protagonistas, mientras que la jornada del 22 de abril dará más peso a las organizaciones sociales que durante años han peleado contra este tipo de acuerdos comerciales.

A ellos previsiblemente se unirán representantes de sindicatos como CCOO o CGT, y eurodiputados de grupos como la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) como Marina Albiol -IU- o Lola Sánchez -Podemos-, además de parlamentarios de Los Verdes/ Alianza Libre Europea, como Ernest Urtasun.

Como organizador, el Consistorio barcelonés asumirá los costes que supongan de la utilización de estos espacios -no han dado cifras-, y serán los ponentes quienes costeen su desplazamiento, según relata Bárcena.

La agenda provisional contempla también que la clausura del evento tendrá lugar en el Arc de Triomf, y que estará aderezada por varias actuaciones musicales. Desde Ecologistas en Acción conciben este encuentro como un nuevo paso en la visibilización de la lucha desde el ámbito municipal contra este tipo de tratados, y afirman que Viena ya se postula para tomar el testigo de Barcelona y convertirse en el escenario de un segundo encuentro dentro de unos meses.

Madrid está invitado, pero aún no se ha declarado en rebeldía contra el TTIP

Valencia, Valladolid, Sevilla, Alcalá de Henares o Parla son sólo algunos de los consistorios que ya se han posicionado contra el acuerdo. Entre los ayuntamientos que han sido invitados pero todavía no han confirmado su asistencia, ni han aprobado mociones contrarias al Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, por sus siglas en inglés), figura el Consistorio de Madrid. Ahora Madrid, que gobierna en el Ayuntamiento gracias al apoyo del PSOE, incluyó el rechazo a los nuevos acuerdos comerciales europeos en su programa electoral, pero hasta la fecha este rechazo no se ha materializado, y el Ayuntamiento tampoco ha atendido la petición de información de este diario al respecto.

Andalucía, Cantabria, Aragón, Illes Balears, Navarra y la Diputación de Sevilla también han impulsado sendas declaraciones de rechazo al acuerdo a petición de Podemos. Las tres primeras comunidades han logrado su aprobación a pesar de la oposición del PP y Ciudadanos, y en muchos otros territorios el voto contrario o la abstención del PSOE ha sido clave para impedir que estas iniciativas se materialicen en un portazo al polémico TTIP.

La Comisión Europea, que negocia el acuerdo desde junio de 2013 en nombre de los 28, ni siquiera ha aclarado si el TTIP deberá ser ratificado por todos los estados miembros, o si simplemente se someterá a votación en el Parlamento y en el Consejo Europeo. De ser aprobado, el acuerdo será de obligado cumplimiento y afectará a todos los niveles de la administración. Por eso casi un millar de ciudades ya han dicho no a estos tratados, a pesar de que esto no es más que un gesto de carácter simbólico que no podrá evitar su aplicación.