Público
Público

Catalunya Tirantez en la recta final de las negociaciones para la investidura

ERC pide "generosidad" a JxCat, que prioriza el acuerdo sobre la investidura de Puigdemont al reparto de consejerías. El escenario pasa por una presidencia 'legítima' en Bruselas y otra en Barcelona, pero se mantienen diferencias, incluidas las que afectan a los nombres propios.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en el Parlament. EFE/Archivo

Las negociaciones entre JxCat y ERC para la investidura y la formación de Gobierno avanzan, y podrían cerrarse en breve. Pero en la recta final hay tiranteces y desencuentros, según fuentes de ambas formaciones. Y las desavenencias no son sólo de nombres.

"Estamos en los últimos momentos de una negociación capital para el futuro del país", ha afirmado este jueves por la tarde el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, que ha pedido "generosidad" a JxCat para cerrar el acuerdo. Desde la formación de Carles Puigdemont se corrobora que se ha llegado a acuerdos concretos, como que ambas formaciones se repartan al 50% no sólo las consejerías, sino también el peso presupuestario total de los departamentos, según fuentes de la formación. Que advierten, no obstante, que aún "no hay nada firmado", y que ponen por delante el acuerdo para la investidura a la composición del Govern.

"Lo que nos tiene que preocupar es dar cumplimiento al mandato de las urnas", insisten desde JxCat. Aunque, formalmente, la formación sigue apostando por investir a Puigdemont, y ha presentado en el Parlament una propuesta para modificar la ley de la Presidencia que permita una investidura a distancia, todas las partes dan por hecho que esta sería vetada inmediatamente por el Tribunal Constitucional. De hecho, este martes la Mesa del Parlament ya aplazó admitir a trámite la propuesta, con el acuerdo de JxCat y ERC. En este escenario, se aboga por buscar una vía que conjugue la presidencia "legítima" de Puigdemont en Bruselas con otra en el Palau de la Generalitat. Pero también aquí hay tiranteces.

"No nos podemos autocensurar", expresan desde JxCat. En este sentido, la formación apuesta por sacar adelante la modificación de la ley de Presidencia, y que sea en todo caso el Gobierno central quien la suspenda. El argumento es que el Parlament "no puede estar pendiente" de lo que puedan hacer el gobierno de Rajoy y el TC.

Sin negarse a abordar la reforma de la ley, ERC ha mostrado siempre la necesidad de formar gobierno lo antes posible, para poner fin a la intervención del autogobierno por el artículo 155, como han reiterado repetidamente sus dirigentes las últimas semanas. Fuentes del partido republicano insisten en que las negociaciones se encuentran cerca del "final". Y expresan que parte de las dificultades para cerrar los flecos se explican porque no se pueden ver las cosas igual "desde Catalunya que desde Bruselas".

Las competencias de Puigdemont

En este sentido, JxCat insiste en que la presidencia "legítima" de Puigdemont en Bruselas no puede ser sólo simbólica. Para ERC -en la misma línea de poner fin al 155 y disponer de un ejecutivo "que pueda trabajar desde el minuto uno", en palabras del presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent-, la preferencia es que el poder efectivo esté en el Palau de la Generalitat. Fuentes consultadas de ERC, sin embargo, precisan que "el escollo" no se encuentra en las competencias de Puigdemont, aunque reconocen que este es un "aspecto obvio" de las negociaciones desde hace tiempo.

Para estas mismas fuentes, "el escollo" principal es cómo abordar el "proceso constituyente", es decir, el paso de una dinámica autonómica a una republicana. Cuestión de ritmos, porque justamente desde JxCat lamentan que "parece que ERC se prepare para un Govern autonómico", en contra de su apuesta de seguir adelante con el conflicto de legitimidades con Madrid.

En cuanto a nombres propios, y especialmente en cuanto a las posibles alternativas a Puigdemont, desde ambas partes se mantiene el hermetismo. "Investir a Puigdemont sigue siendo la idea, si hay que buscar alternativas, ya se hará", afirman fuentes de JxCat. Sí ha ganado peso en las últimas horas el nombre del ex presidente de la ANC y número dos de JxCat, Jordi Sànchez, si no como alternativa a Puigdemont, al menos como president en Barcelona. En este escenario, y en caso de una futura inhabilitación de los imputados presos -que ya dio por hecha el ministro de Justicia, Rafael Català-, ganaría un peso decisivo la figura de la vicepresidencia. Y fuentes de ERC lamentan que JxCat plantea en las negociaciones "que haya poder en Bruselas, un president en prisión y otro en el Palau de la Generalitat", los tres de la formación de Carles Puigdemont. "Esto no es equilibrado", afirman, teniendo en cuenta que ls dos formaciones sólo quedaron separadas por dos escaños el 21D.

"Nosotros no negociamos a través de los medios"

Sobre el baile de nombres propios en los medios, desde JxCat no se quieren confirmar ni desmentir las "especulaciones". "Un día se habla de un nombre, y al día siguiente de otro", resumen. "Nosotros no negociamos a través de los medios", sueltan, en alusión a ERC. Fuentes cercanas al presidente cesado van más allá, y acusan directamente a los republicanos de filtrar su "propaganda" a los medios, y de emplearlos de esta forma en la negociación.

En este sentido, en las últimas semanas había sonado insistentemente el nombre de Elsa Artadi para la presidencia en Barcelona, ​​mientras que últimamente ha ganado fuerza el de Sànchez. Ambos son dirigentes de JxCat, y no de su partido matriz, el PDeCAT. Y los postconvergentes tienen sus propias preferencias: dos dirigentes con larga trayectoria en el partido: los consejeros cesados Jordi Turull y Josep Rull.