Publicado: 02.02.2014 08:20 |Actualizado: 02.02.2014 08:20

El círculo piadoso de Fernández Díaz

Buena parte de los altos cargos del Ministerio del Interior son simpatizantes del Opus

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Las pasadas Navidades, por primera vez en muchos años, el christmas laico que el Ministerio de Interior ponía siempre a disposición de sus empleados en su web se agotó y los funcionarios de este departamento sólo pudieron felicitar las fiestas a los suyos con la "Adoración de los Reyes Magos". Este, como otros, es sólo un ejemplo de los milagros que ocurren alrededor del titular de esta cartera, Jorge Fernández Díaz, que recientemente se ha encomendado a Santa Teresa para que "interceda" por España en estos "tiempos recios".

El ministro que redescubrió su catolicismo en Las Vegas y declaró a la ultraderecha Hazte Oír como una asociación "de utilidad pública" confía en Dios para arreglar todos los males del país. "Estoy seguro de que el esfuerzo de ella [Santa Teresa] desde arriba, que manda mucho, hará que [el proyecto turístico de la ruta teresiana presentada el pasado 23 en FITUR] sea un éxito", proclamó Fernández Díaz la semana pasada.  Y,  como la unión hace la fuerza, ha creado a su alrededor todo un séquito de fieles que le ayudan a hacer llegar sus plegarias hasta esas altas esferas. Varios de sus asesores y altos cargos del Ministerio no sólo son católicos de pro, sino que incluso contribuyen a la causa con su afiliación al Opus Dei o a la Orden Constantiniana de San Jorge, a la que pertenece el propio ministro a pesar de no estar reconocida por el Vaticano.

Para empezar, el titular de Interior tiene a su propio confesor personal. El padre Silverio Nieto, ex marino mercante, ex radiotelegrafista de la oficina de la Interpol en Madrid, expolicía de la Brigada de Información franquista, exjuez y exmagistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y exprofesor de las Universidades de Comillas y San Dámaso (en Madrid) y San Antonio (Murcia), se ordenó tarde, a los 51 años (en 1999), pero su carrera espiritual le ha llevado a ser director jurídico de la Conferencia Episcopal y, tal y como adelantó El Confidencial, "fontanero" de los servicios secretos del Vaticano en España.  En la actualidad, según fuentes conocedoras del departamento, no sólo es confesor del ministro, sino que le asesora en la designación de comisarios de la Policía. Es vocal, además, de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia.

El ministro es coautor, con uno de sus asesores, de una obra en honor a Sor Patrocinio

Otro de los asesores en nómina de Fernández Díaz es Raúl Armando Sandoval, uno de los hombres de confianza del ministro tan motivado por sus creencias religiosas como el propio Jorge Fernández. Sandoval es co-autor junto a éste de una obra en honor a Sor Patrocinio: Real Oratorio de Caballero de Gracia en el corazón de las dos últimas apariciones de la Virgen reconocida por la Iglesia en España [en Estudios Marianos (Salamanca), 2009] . "Miembro del Gabinete del titular de Interior como asesor, Sandoval se ocupa de los temas más diversos que Fernández Díaz le encarga directamente, desde reunirse con el grupo cristiano de la Policía para trasladarle el apoyo directo del ministro hasta intervenir en el turbio asunto del espionaje a la presidenta del PP Catalán y a la exnovia del hijo de Jordi Pujol, Victoria Álvarez, en el restaurante La Camarga.

Sandoval se reunió con la Coordinadora de Policías Cristianos, vinculada a la Consejería de Asistencia Religiosa de FEREDE, en marzo de 2013 y en el despacho que el asesor tiene en la sede del Ministerio. Sin embargo, con la detective Mayte Francés, de la agencia de detectives Método 3, Sandoval se reunió en su antiguo despacho de abogado y por indicación del ministro. Método 3 grabó la polémica conversación de Sánchez-Camacho y Victoria Álvarez en el restaurante barcelonés La Camarga.

Fernández Díaz, aunque vallisoletano de nacimiento, es miembro del PP catalán, que presidió entre 1989 y 1991 y uno de sus referentes en el PP nacional. Su relación con Sánchez-Camacho es cordial y cercana, lo que, junto a la amistad de ésta con el catalán Jorge Moragas, director del Gabinete de Mariano Rajoy, le dan acceso directo al presidente. Según contó la propia detective Mayte Iglesias en varios medios, el ministro del Interior ordenó la reunión de Sandoval con ella, aunque éste se limitó a recabar información sobre el espionaje de Método 3 en La Camarga y nunca más dio señales de vida.

Luis Aguilera, subsecretario del Ministerio, es también —según fuentes cercanas— simpatizante del Opus. Entre sus otros méritos está el pertenecer a la llamada promoción de 1996 de abogados del Estado. La Gloriosa, como se la conoce, por ser la orla de la que Rajoy ha elegido a varios miembros de su equipo como a la propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, según El Confidencial.

Los directores generales de la Policía y la Guardia Civil son, como Fernández Díaz, simpatizantes de la Obra

Entre los altos cargos simpatizantes de la Obra se encuentran también el director general del Cuerpo de Policía, Ignacio Cosidó, y su homólogo en la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa. Este último fue, además, investido caballero de la Orden Constantiniana en 2009, mismo año en el que ingresaron en la institución otros ilustres españoles: duques, embajadores y hasta el director de un periódico nacional.

Fernández de Mesa, diplomado en Altos Estudios Militares y con estudios de Ingeniería Técnica Naval (es funcionario en excedencia del puerto ferrolano), comenzó su carrera política en su ciudad natal, Ferrol, en 1983, fue diputado del PP durante siete legislaturas y llegó a ostentar el cargo de delegado del Gobierno en Galicia entre 2000 y 2004, en plena crisis del Prestige. Una situación de la que salió airoso echando balones fuera ("yo sólo coordinaba la transmisión de información", se excusó ante el juez) y en la que se ganó el beneplácito de Rajoy.

Cosidó, por su parte, ha protagonizado fuertes polémicas, como la reciente destitución del Comisario General de Policía Judicial, José García Losada, —encargado de casos como el de los papeles de Bárcenas o Gürtel—, o su renovación de cargos policiales tras la llegada del PP al poder para poder rodearse de los suyos. No obstante, el director general de la Policía Nacional, ligado a Aznar y FAES, ha tenido también algún encontronazo con Fernández Díaz.

Asimismo, el jefe del Gabinete del Secretario de Estado, Alejandro Sánchez García, y el director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino Sánchez son también —siempre según fuentes cercanas al departamento— simpatizantes de la Obra. Otro de los altos cargos ligados a esta causa es el director general de Relaciones Internacionales y Extranjería, Carlos Abella y de Arístegui, hijo de Carlos Abella, que fue embajador de España ante la Santa Sede entre 1996 y 2004 y miembro de la Comisión Nacional para la Causa de Beatificación de Isabel la Católica. Su madre, la pintora y escritora Pilar de Arístegui también ha dedicado parte de su obra a la reina española y aboga, como su marido, por beatificarla.

Del mismo modo, el primer secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, pertenece al Opus. Ulloa, vinculado al PP Catalán y a FAES,  fue destituido en enero del año pasado (después de apenas 12 meses en el cargo) tras el escándalo de los "informes fantasma" en los que policías anónimos acusaban de corrupción a dirigentes de la Generalitat, entre otras personalidades, en plena campaña electoral.

Además de los cargos que figuran públicamente en el organigrama del Ministerio, Fernández Díaz puede tener hasta nueve asesores más —según el Real Decreto 1887/2011 de 30 de diciembre—.  Pero, tras varios días pidiendo la información insistentemente, el Ministerio del Interior se ha negado a facilitar a este diario los nombres de los asesores del ministro que integran su Gabinete.

Del otro lado están los castigados por Fernández Díaz. Según fuentes cercanas al ministro, el ya exdirector de Comunicación de Fernández Díaz, Alberto Gimeno, era quien, hasta su marcha, procuraba frenar la fuerte impronta religiosa que el ministro da a sus intervenciones, decisiones o comparecencias públicas. Su relevo al frente de la Oficina de Comunicación lo ocupa ahora Juan José Esteban Servus, un histórico del Ministerio de Interior. El periodista, que ocupó varios cargos en la agencia Europa Press, llegó a la dirección del gabinete de prensa de la Policía en 1996, cargo que ha ocupado hasta su reciente nombramiento como sustituto de Gimeno.

Por último, la fe del ministro le ha llevado, como ya denunció este periódico, a acosar a un alto funcionario de Interior, dejándole con despacho pero sin trabajo, quizá como represalia por haber sido quien acabó con la carrera política de su "guía espiritual". Jaime Nicolás se encuentra en pleno proceso judicial después de que en 2002 se enfrentara a Jaime Rodríguez Arana, exdirector del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP). Arana, miembro del Opus acusado de plagio por Jaime Nicolás, dirigía grupos de meditación y oración a los que acudía el actual ministro de Interior.