Público
Público

Congreso La carrera de obstáculos para que el lenguaje parlamentario deje de ser sexista

La Proposición No de Ley de Compromís, que tiene el apoyo de la mayoría de grupos parlamentarios, lleva más de un año dando tumbos en la Cámara Baja a la espera de su votación.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Fachada del Congreso de los Diputados

El lenguaje no sexista tiene difícil cabida en el Congreso de los Diputados. Al menos si depende de PP y Ciudadanos, que este martes frenaron la votación de una proposición no de ley de Compromís para que se emplee un lenguaje no discriminatorio en la Cámara baja y para cambiar el nombre del Congreso de los Diputados por el de Congreso (a secas).

La propuesta fue admitida a trámite por la Mesa del Congreso hace un año y estaba programada para su debate y votación en comisión desde hace una semana. Sin embargo, al final de la sesión, poco antes de las votaciones, la portavoz de Igualdad de Ciudadanos y secretaria cuarta de la Mesa, Patricia Reyes, pidió la palabra para señalar que el órgano de gobierno de la Cámara tenía dudas sobre si la proposición invadía las competencias de la comisión. 

La Comisión de Igualdad ha aplazado la votación de la PNL a la espera de un informe de los servicios jurídicos 

Unas dudas que Compromís no entiende, según fuentes del partido, dado que la Mesa del Congreso admitió a trámite la Proposición No de Ley (PNL) para su debate tal y como está redactada. "¿Por qué no nos advirtieron en ese momento de que la propuesta podía invadir las competencias de la comisión y que quizás debería ser otro órgano quien tomara las decisiones en esta materia?", se pregunta Marta Sorlí, la diputada que defendió la iniciativa, en declaraciones a Público.

PP y Ciudadanos, que tienen mayoría en la Mesa del Congreso pero son minoría en las comisiones, ya advirtieron de este posible inconveniente durante el debate del martes. A pesar de que el texto de Compromís contaba con el apoyo de todos los grupos, la Comisión de Igualdad decidió finalmente aplazar la votación de la PNL a la espera de que los servicios jurídicos elaboren un informe para confirmar que realmente pueden aprobar esta propuesta.

Esta prórroga supone un obstáculo más en el camino de esta PNL que Compromís registró el 8 de marzo de 2016, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El texto no llegó a votarse porque la legislatura (la más corta de la historia de España) acabó cuatro meses después. Paralelamente, la Mesa del Congreso advirtió a Compromís de que el articulado del texto impedía registrarlo como PNL, por lo que la coalición llevó a cabo todas las modificaciones necesarias para que la iniciativa pudiera seguir su curso y ser debatida en comisión.

El texto no llegó a votarse en 2016 porque la legislatura acabó cuatro meses después de ser registrado

Pero ahí aparece otro obstáculo. Como Compromís no tiene grupo parlamentario propio, comparte el cupo de presentación de propuestas en las comisiones con el resto de partidos del grupo mixto, lo que ha hecho retrasar aún más el proceso de la iniciativa. Si el informe de los servicios jurídicos llega a tiempo, la propuesta se votará previsiblemente la semana que viene. 

El texto final incluye enmiendas de Unidos Podemos y PSOE por las que se llama a formar al personal funcionarial del Congreso y a los servicios de traducción y jurídicos durante el primer trimestre de 2018 y a aplicar el uso de este lenguaje inclusivo y no discriminatorio en el trabajo parlamentario antes de que empiece 2019.

Reforma constitucional

En su propuesta, Compromís considera que "las instituciones deben ser pioneras en la lucha contra la discriminación y la desigualdad que genera el patriarcado", por lo que "es necesario que todos los espacios de representación política sean un ejemplo a seguir y la administración pública se erija como pionera en la implantación de la igualdad y el respeto". 

Una muestra de ello sería, según Sorlí, el cambio de nombre del Congreso eliminando el apellido de los Diputados. La defensora de la propuesta señaló en su discurso que no sería ninguna novedad ya que es así como se conoce al Senado o a los ayuntamientos, que "no son de los senadores ni de los concejales", recordó. Compromís plantea que esa modificación se haga efectiva cuando "se lleve a cabo una reforma abierta de la Constitución".

El retraso de las votación también ha afectado a una propuesta del PSOE por la que se insta a la Cámara Baja a cumplir con la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en la elección, tanto de los miembros de la Mesa como del resto de sus órganos, de forma que la representación de un género no sea nunca superior al 60% y, por tanto, el otro quede relegado a una cifra inferior al 40%. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.