Público
Público

El Congreso celebra el 38 aniversario de la Constitución con numerosas ausencias y la vista puesta en Italia

Los líderes de Unidos Podemos, los nacionalistas y casi todos los presidentes autonómicos no acudirán al acto institucional. El referéndum en Italia y la dimisión de Renzi junto al urgente debate sobre la reforma de la Carta Magna del 78 centrarán las conversaciones.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Decenas de ciudanos se fotografían en el hemiciclo del Congreso de los Diputados durante las vigésimas jornadas de Puertas Abiertas de la Cámara. /EFE

MADRID.- Gobierno, diputados, senadores y altas instituciones del Estado celebrarán este martes en el Congreso el 38 aniversario de la Constitución Española con la ausencia del líder de Podemos, Pablo Iglesias, de IU, Alberto Garzón, y de todos los partidos nacionalistas como ERC, PDECAt, PNV o EH-Bildu. Tampoco asistirán a la recepción en Madrid la mayoría de los presidentes autonómicos. De momento, sólo han confirmado su asistencia cinco de ellos y ninguno de ellos es de signo nacionalista.

Acudirán a la cita del Congreso la madrileña Cristina Cifuentes, el gallego Alberto Núñez Feijóo, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el asturiano Javier Fernández, responsable además de la gestora del PSOE tras la salida de Pedro Sánchez.

El acto en el Congreso comenzará a las 11.30 de la mañana cuando la presidenta de la Cámara baja, Ana Pastor, reciba en su despacho al presidente del Senado, Pío García-Escudero. Desde allí ambos se dirigirán a la entrada del Palacio para saludar a los invitados, entre ellos, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuya llegada está prevista para las 11.55 horas.

Una vez que Rajoy salude a los presidentes del Congreso y del Senado, se dirigirá al Salón de Pasos Perdidos junto al resto de las autoridades del Estado y parlamentarias. En esta estancia, las más solemne de la Cámara después del hemiciclo, Ana Pastor pronunciará un discurso para conmemorar el aniversario de la Constitución y ofrecerá una recepción a todos los invitados.

Pese a las ausencias, en los tradicionales corrillos de esa recepción se hablará de la reforma de la Constitución, que esta vez sí, parece más cerca que nunca. Con matices a uno y otro lado de la bancada, prácticamente toda la clase política coincide en que ya toca su reforma en asuntos que llevan tiempo sobre la mesa: la sucesión de la Corona, la consolidación de derechos y el modelo territorial.

Una reforma cada vez más urgente

No obstante, el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy apelan a la prudencia para que la futura reforma mejore el texto actual y no abra debates que luego no se sepa bien cómo cerrar. El PP quiere contar con Ciudadanos y también con el PSOE para abordar esa puesta al día de la Carta Magna. En definitiva, el PP quiere un maquillaje superficial de la Carta Magna. 

Los socialistas ya han emplazado al Gobierno a abordar de manera inmediata esa reforma y, para ello, pedirá próximamente la creación de una subcomisión parlamentaria para iniciar ese proceso de reforma. El modelo del PSOE gira en torno a la Declaración de Granada que consensuaron todos los socialistas en 2013 y que aboga por un proyecto federal del Estado que se sometería a votación de los españoles.

Mucho más ambiciosa es la reforma que demanda Podemos y su socios de IU, que apuestan por un proceso constituyente que remodele los grandes pilares del Estado comenzando por la Monarquía.

También apuestan por una reforma de la Justicia para garantizar la autonomía de los jueces, cambiar la ley electoral hacia un sistema "más representativo", una garantía constitucional de los derechos sociales, de la educación y de la sanidad y su equiparación con los derechos civiles y políticos, el reconocimiento del derecho a decidir de los diferentes pueblos del estado y mecanismos constitucionales para luchar con eficacia contra la corrupción.

El caso de Italia

Un debate sobre la reforma de la Constitución que cobrará especial protagonismo teniendo en cuenta lo que pasó el domingo en Italia, en una jornada en el que el referéndum que propuso el primer ministro Matteo Renzi rechazó la reforma constitucional. Renzi vinculó su futuro político al resultado y ayer anunció que retrasará su dimisión hasta la aprobación de los Presupuestos de 2017.

Por eso, en España han coincidido numerosas voces políticas en señalar que la reforma constitucional que se deba afrontar en nuestro país ha de hacerse con un amplio consenso entre todas las formas políticas y con un respaldo sustancial de la ciudadanía.