Público
Público

Represaliados del franquismo El Congreso, con el voto de PP y Cs, veta la reforma de la ley de Memoria Histórica

La reforma de los socialistas perseguía, entre otros asuntos, que el Estado asuma la localización, identificación y exhumación de los restos de más de 100.000 personas represaliadas durante la Guerra Civil y el franquismo que aún permanecen en fosas comunes y cunetas.

Publicidad
Media: 3.55
Votos: 11

Restos de cuerpos exhumados en la fosa común de Chillón (Ciudad Real) | ARMH

La Mesa del Congreso, con los votos del PP y de Ciudadanos, ha asumido el veto del Gobierno a la tramitación parlamentaria de la proposición de ley que había presentado el PSOE para reformar la Ley de Memoria Histórica, con lo que la iniciativa ha decaído.

La reforma de los socialistas perseguía, entre otros asuntos, que el Estado asuma la localización, identificación y exhumación de los restos de más de 100.000 personas represaliadas durante la Guerra Civil y el franquismo que se calcula que siguen enterradas en fosas comunes y cunetas.

El Gobierno comunicó al Congreso su disconformidad con la tramitación parlamentaria de la propuesta del PSOE al estimar que supondría un aumento de los créditos presupuestarios de más de 213,29 millones de euros.

Se acoge al artículo de la Constitución que otorga al Ejecutivo la capacidad de bloquear la tramitación de iniciativas legislativas que altere su política presupuestaria, ya sea por suponer un aumento de gasto o una disminución de los ingresos.

En su comunicación, el Gobierno señala que la propuesta del PSOE rebasa la partida que los Presupuestos prevén cada año para memoria histórica, que según el Ministerio de Justicia tiene "consignación presupuestaria suficiente" —aunque Rajoy siempre ha presumido de que la asignación para la memoria histórica ha sido siempre de 0 euros desde que él llegó al poder— para los trabajos de localización y exhumaciones de personas desaparecidas, Banco Nacional de ADN, Censo Nacional de Víctimas, creación y funcionamiento de la Comisión de la Verdad, funcionamiento del Consejo de la Memoria de España, resignificación del Valle de los Caídos, mapas y catálogos y demás aspectos.

Así, indica que la idea del PSOE de garantizar indemnizaciones a las familias de los fallecidos en defensa de la democracia entre el 1 de enero de 1968 y el 31 de diciembre de 1978 que aún no hayan sido compensadas supondría un sobrecoste de 15,79 millones de euros.

Además, señala que el resarcimiento económico a las personas que sufrieron incautaciones de bienes y sanciones económicas en el franquismo conllevaría un aumento de créditos presupuestarios, ya que la compensación es forzosamente monetaria, así como el coste de crear un mecanismo para gestionar las solicitudes.

Respecto al derecho de resarcimiento a los particulares afectados por la incautación de papel moneda, argumenta que en el Banco de España no hay datos suficientes para estimar el impacto económico de su restitución, pero cree que, a partir de informaciones de la Administración sobre unas reclamaciones previas, se puede hablar de 1,67 millones de pesetas del año 1936, que al cambio actual, el Gobierno cifra en 140 millones de euros.

En cuanto a la pretensión del PSOE para sufragar la exhumación e identificación de los restos de las víctimas inhumadas en el Valle de los Caídos, el Ministerio de Justicia calcula que para el conjunto de los trabajos y el personal contratado se necesitarían otros 57,5 millones de euros.

A ello se suman los análisis científicos de los restos, que el Instituto Toxicológico cifra en 600 euros por cada víctima, más los gastos para la obtención y análisis de las muestras de sus familiares.

En suma, el Gobierno concluye que la aprobación de esta proposición de ley generaría un incremento de los créditos presupuestarios por un importe de al menos 213.292.846,23 euros, por lo que se niega a dar su conformidad a la tramitación.