Público
Público

Corrupción en Ciudadanos Cs afronta su primer caso de corrupción con medidas rápidas, pero sin dar la cara

El partido naranja anunció que los cargos implicados en la macrooperación Enredadera deberían dimitir de sus puestos y, si no lo hacían, serían expulsados. Sin embargo, desde el jueves no se conocen nuevas noticias y no ha habido comparecencias de la formación para explicar las medidas y decisiones tomadas. 

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en una imagen de archivo - CIUDADANOS

Los números uno y dos de Ciudadanos, Albert Rivera y José Manuel Villegas, se enteraron de la implicación de tres de sus cargos en la macrooperación Enredadera en pleno desayuno informativo en la capital, mientras defendían el papel de su partido por la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática. Una posición que ahora peligra después de esta última semana.

La respuesta del partido fue rápida: anunciaron la suspensión de la militancia y la expulsión del partido de los implicados si estos llegan a ser imputados. Sin embargo, estas decisiones han estado rodeadas de un gran silencio: no ha habido explicaciones ni comparecencias, a pesar de que las han pedido en varias ocasiones a otros partidos después de conocer casos de corrupción de sus regidores. Además, la información sobre las medidas, la van dando a cuentagotas desde el partido a través de comunicados. 

El primer día que se conoció la noticia, tuvo lugar la única declaración de uno de los representantes oficiales del partido: Villegas anunció que los cargos públicos o militantes que se vieran implicados en la operación policial serían suspendidos de militancia y expulsados si llegaban a ser imputados. Al día siguiente, desde Ciudadanos confirmaban las medidas: Carlos Ruipérez, el alcalde de Arroyomolinos, y Juan Carlos Fernández, concejal de San Andrés de Rabanedo (León), debían dimitir de sus puestos y, si no lo hacían en “las próximas horas”, serían expulsados del partido.

Fernández no ha anunciado su posición pero Ruipérez, antes de su hospitalización, si avisó de que no iba a dimitir de la alcaldía

Fernández no anunció su posición, pero Ruipérez si avanzó a través de otro comunicado que iba a mantener su cargo hasta que "su situación procesal no quede perfectamente definida y aclarada". El regidor alegó que "el daño sufrido contra su persona en medios, con datos filtrados y no siempre contrastados, lo que ha supuesto una vulneración de su derecho a la presunción de inocencia". Sin embargo, el jueves a medio día conocimos que el alcalde madrileño había sufrido un infarto.

Ahora se encuentra estable y en observación, y el partido ha explicado a Público que para tomar nuevas medidas se esperará a que Ruipérez esté fuera de peligro, considerando que prima el estado de salud del alcalde. Antes del ingreso en el hospital, Ignacio Aguado, el portavoz de la Asamblea en la Comunidad de Madrid sí afirmó ante la prensa que esperaba que el alcalde "recapacite" y "valore la posibilidad de presentar esa dimisión por el bien de todos".

Pero tampoco han tomado más medidas sobre la situación de Fernández, alegando que se anunciarán cuando se formalicen las decisiones. Lo que parece claro es que se extiende el aviso a los cargos: afirmaron que debían dimitir en las próximas horas y que de lo contrario serían expulsados. Pero ya han pasado hasta dos días, ya que el comunicado se emitió el jueves.  

El silencio del partido

Si bien es cierto que las primeras medidas del partido fueron rápidas, también lo es que hay un gran silencio sobre este tema. Albert Rivera ha tenido varias oportunidades para pronunciarse sobre esto: el mismo miércoles intervino en abierto desde el Congreso ante su grupo parlamentario durante más de veinte minutos. No dijo ni una palabra sobre este caso de corrupción. 

Los cargos del partido no han comparecido ni explicado ante la presa sobre estos casos de corrupción

Tampoco lo hizo ayer durante el coloquio del XI Foro Atlántico ‘América Latina y Europa: populismos, nacionalismos y retos democráticos.’, que clausuró junto a Mario Vargas Llosa. Ni el viernes en la I Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular. Eventos en los que estaba la prensa y ante la que podía haber comparecido, a la salida de las conferencias, para dar cuentas de las decisiones del partido sobre cómo se está abordando este caso.

De hecho, comparecer sobre corrupción es algo que suelen pedir a los otros partidos. Sin ir más lejos, la semana pasada Toni Cantó pidió la comparencencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante la detención del presidente de la Diputación de Valencia, el socialista Jorge Rodríguez. Algo que ahora están evitando. Y, menos, han explicado si llevarán a cabo alguna forma de control sobre la corrupción en su partido. 

Habrá que esperar a los próximos días para seguir conociendo cómo el partido seguirá abordando este caso. Sin embargo, ya ha sido un duro golpe la detención de Ruipérez, en un tiempo de horas bajas para Ciudadanos tras perder el liderazgo en las encuestas y jugar en el papel de oposición, después de haber perdido su condición de socio del Gobierno tras la moción de censura.