Público
Público

Gürtel La defensa del 'número 2' de la Gürtel: "Yo quiero ser cuñado del rey"

Pide la excarcelación de Pablo Crespo ante el TSJ de Valencia porque "no es lícito, no es normal, no es democrático lo que está sucediendo" ya que su situación es similar a la de Iñaki Urdangarin y Diego Torres, que han quedado en libertad.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 12
Comentarios:

El 'número dos' de la trama Gürtel, Pablo Crespo y su abogado Miguel Durán, entrando a la Audiencia Nacional. EFE

"Yo quiero ser cuñado del rey". Con esta expresión castiza Miguel Durán, el abogado del 'número dos' de la trama Gürtel, Pablo Crespo, resume el escrito que ha dirigido este jueves al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en el que solicita para su defendido el mismo trato que el recibido por Iñaki Urdangarin, el cuñado de Felipe Vi, quien ha quedado en libertad con la única medida cautelar de comparecer una vez al mes en un juzgado de Ginebra (Suiza).

El pasado 14 de febrero, la Sala de lo Penal del TSJ de Valencia ordenó el ingreso en prisión de los cabecillas de la trama Gürtel -Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes-, por riesgo de fuga al haber sido condenados a penas entre 12 y 13 años de cárcel en el caso Fitur y mientras la sentencia no sea firme.

"Aquí sucede que la misma Fiscalía Especial Anticorrupción, la misma Fiscalía que ejerce la acusación en el 'caso Nóos', ante situaciones iguales solicita medidas completamente distintas", sostiene el escrito del letrado.

"Ahora se comprueba -explica- que la Fiscalía tiene otra balanza, otra vara de medir, totalmente distinta, para quienes también han sido condenados a penas equiparables" en el caso Nóos "permitiéndoles no entrar en prisión si prestan una fianza".

Miguel Durán entiende que el trato recibido por Crespo frente al marido de la infanta Cristina supone "una evidente discriminación, una vulneración flagrante de su derecho a la tutela judicial efectiva, a su derecho a la libertad, así como a la presunción de inocencia".

En ambos casos, expone, "estamos ante sentencias condenatorias que no son firmes, y sin que exista derecho a la segunda instancia", puesto que sólo está previsto el recurso de casación ante el Supremo.

En los dos casos también "se han establecido condenadas de más de cinco años", recuerda la defensa de Crespo que destaca que la condena de Diego Torres, exsocio de Urdangarin, e superior a los ocho años de prisión.

Sin embargo, el trato dado por el Ministerio Público a los condenados de Nóos "es absolutamente distinto, mucho más benévolo" que el recibido por Pablo Crespo.

"Evidente discriminación" de Crespo

Así, el escrito destaca que Fiscalía considera que con una fianza de 200.000 y 100.000 euros "se estaría combatiendo de forma suficiente el riesgo de fuga" de Urdangarin y Torres, mientras que a Crespo "no se le ofrece posibilidad alguna de eludir la prisión con fianza alguna".

"Constituye una injusticia manifiesta, una grave conculcación" de los derechos constitucionales de Crespo, según su defensa, el "decretar y mantener su encarcelamiento", mientras que a Urdangarin y Torres la Fiscalía les iba a permitir eludir la prisión bajo fianza.

El escrito sostiene que "cualquier persona con un mínimo sentido común es capaz de entender" que Crespo ha atendido a todos los requerimientos y citaciones judiciales, "al igual que los Sres. Urdangarin y Torres".

"Nos gustaría entender qué cualidad de los condenados, qué circunstancias personales" de Urdangarin y Torres llevan a un miembro de la misma Fiscalía Especial "a dar un trato tan dispar a dichas personas condenadas" con relación a Crespo.

"No es lícito, no es normal, no es democrático lo que está sucediendo"

Tampoco comprende cómo la fianza ha sido vista como suficiente por la Fiscalía para los casos del cuñado de Felipe VI y de su exsocio y no lo es para Crespo, "como si no fuera evidente que dichas personas tienen muchas más posibilidades de eludir la acción de la justicia" que su defendido cuando, además, tiene retirado el pasaporte y todos sus bienes embargados.

"Es tal la desproporción del trato desigual conferido a uno y otro caso, que chirrían los pilares de nuestra Administración de Justicia", por la "evidente discriminación" de Crespo cuya pena es inferior a la impuesta a Torres en Nóos.

A juicio de Durán, "lo que ya constituye la constatación de la sinrazón de la medida adoptada" contra Crespo es que la Audiencia de Baleares haya desestimado la petición del fiscal en Nóos y haya decretado la libertad sin fianza de Urdangarin y Torres.

"No es lícito, no es normal, no es democrático lo que está sucediendo" con la prisión provisional dictada contra Crespo en un caso similar al de Nóos, expone su abogado. Ante esta "discriminación evidente", ofrece al tribunal depositar como fianza de Crespo la misma cantidad que la que exigía la Fiscalía para Urdangarín o para Torres, dinero que será aportado por el propio despacho de abogados -explica- dado que su defendido carece de patrimonio o bienes pero con la seguridad de que "nunca va a eludir la acción de la Justicia".

La defensa de Crespo entiende que se están vulnerando sus derechos fundamentales, porque debe asistir al juicio del caso Gürtel que se celebra en la Audiencia Nacional y su ingreso en prisión le impide tener acceso a los autos o el contacto con su abogado, "medio absolutamente necesario para poder ejercitar su defensa en el juicio".

El juicio del caso Gürtel se reanuda este viernes en la Audiencia Nacional, después de que fuera suspedido para que la cúpula de la trama compareciera ante el TSJ de Valencia, que los había condenado por el caso Fitur.

Los tres máximos dirigentes -Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes- están en prisión preventiva por esta sentencia que no es firme. Permanecen ingresados en la prisión de Valdemoro (Madrid), de donde saldrán este lunes de madrugada en un furgón para sentarlos en el banquillo del caso Gürtel.