Público
Público

CASO LÓPEZ MADRID

La doctora que denunció a un amigo del rey por acoso pide a Interior que detenga a Villarejo

El 27 de febrero quedó registrada una denuncia ante la Secretaria de Estado de Seguridad en la que identifica al comisario como la persona que la apuñaló en abril de 2014. Pero el Ministerio no ha abierto ninguna investigación interna.

Publicidad
Media: 3.76
Votos: 54
Comentarios:

La doctora Elisa Pinto, durante una intervención en Espejo Público. / ANTENA 3

MADRID.- Elisa Pinto lleva luchando contra el consejero de OHL y yerno de Juan Miguel Villar Mir, Javier López Madrid, desde verano de 2012. Le ha denunciado por acoso, coacciones y agresiones, además de por enviar dos emisarios para apuñalarla en diferentes ocasiones. Él también la ha denunciado por acoso. Ambos están imputados en diferentes juzgados de instrucción madrileños.

Pero la doctora ha dado un paso más debido a las “negligencias policiales” que manifiesta en su denuncia dirigida al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, y que está fechada el pasado 27 de febrero. Los hechos denunciados son muy graves y afectarían al comisario José Villarejo, a quien identifica como la persona que la apuñaló el 10 de abril de 2014 y acusa de mover sus redes para paralizar la investigación, por lo que solicita que sea suspendido de sus funciones y detenido.

También señala a la comisaría de Chamartín por no actuar ante las 11 denuncias que allí ha presentado y no ejecutar durante cuatro meses una orden judicial de alejamiento. Y por último al Grupo V de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, ante quienes la denunció Javier López Madrid y que investigan el procedimiento abierto contra ella. Según manifiesta Pinto, todas las trabas en la investigación se debían, tal y como le decía el empresario, a la “camarilla de policías que rodeaban a José Villarejo, [que] sepultarían mi denuncia, pues las investigaciones de la Policía Judicial pasaban por sus manos”.

Dos años de terror

En verano de 2012 la doctora Pinto, casada y con tres hijos, comenzó a recibir “llamadas reiteradas en mis teléfonos personales, mensajes de WhatsApp amenazantes y coactivos, agresiones en la vía pública hasta mi decisión de denunciar los hechos, envío masivo de fotografías en actitud sexual de aquél, mensajes de voz de contenido sexual, apariciones intempestivas en mi lugar de residencia, estancia y consulta imponiendo verme”, según consta en la denuncia presentada en el Ministerio del Interior el pasado 27 de febrero y a la que ha tenido acceso Público.

En marzo de 2013 vio que la situación no mejoraba y pidió a su secretaria que impidiera el acceso a su despacho al amigo de Felipe VI. Sin embargo López Madrid no desistió. En septiembre de 2013, “tras una agresión en la vía pública”, le dijo que iba a denunciarle. Según denuncia esta doctora, las llamadas desde números ocultos comenzaron a sucederse hasta que finalmente el empresario volvió a intentar verla.

Ocurrió el 10 de diciembre de 2013. Javier López Madrid acudió a su consulta “acompañado por quien dijo ser su abogado, un hombre de aspecto y trato brusco, y que según ha declarado Javier López Madrid, se trataría de un tal señor Redondo, cuyo contacto le habría pasado el ya conocido comisario a quien el yerno de Villar Mir describía como “las cloacas del Estado”. Sin embargo, en una rueda de reconocimiento llevada a cabo en sede judicial, Elisa no reconoce al abogado de Villarejo como el hombre que acompañaba a su presunto acosador. Según ha informado a Interior, está segura de que era José Villarejo.

Extracto de la denuncia de la doctora Elisa Pinto, con fecha del 27 de febrero de 2015.

Identificación

La escalada de llamadas y mensajes amenazantes comenzó a extenderse a otros miembros de su familia. “Comenzaron a amenazar a mi hijo de 10 años de edad en la puerta del colegio (en cuatro ocasiones), recibí dos puñaladas en la vía pública”, la primera el 13 de enero y la segunda el 10 de abril de 2014.
Elisa Pinto es muy clara en su escrito al Ministerio del Interior. “Con respecto al autor de la segunda puñalada, puedo identificarle y creo que es la misma persona que acompañó a Javier López Madrid a mi consulta el 10 de diciembre anterior, según manifesté en mis denuncias”. Y es que esto mismo ya lo había declarado ante la Guardia Civil un mes antes. Es decir, antes de que la imagen del ahora agente encubierto más conocido de los últimos tiempos se hiciera pública.

En 12 folios de escrito al secretario de Estado de Seguridad, detalla minuciosamente cada uno de los presuntos abusos que ha padecido y su creencia en que se han manipulado pruebas de localización telefónica o frenado sus denuncias en la comisaria que dirige el ex jefe de la UDEF, Jaime Barrado. Y es que López Madrid le repitió que había contratado al comisario Villarejo, un hombre con mucho poder, a través de Francisco Granados en una reunión que habían mantenido los tres en el hotel Santo Mauro.

Público se ha puesto en contacto en sucesivas ocasiones con Rafael Redondo, abogado de José Villarejo, preguntándole por este asunto pero siempre declina pronunciarse.

Medidas de Interior

La doctora Pinto solicita varias medidas al secretario de Estado, Francisco Martínez Vázquez. Que ordene una investigación a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil “para el esclarecimiento de los graves hechos en los que se encuentran involucrados miembros del Cuerpo Nacional de Policía de Chamartín y de la Dirección General Operativa de dicho cuerpo en Madrid”. En estos momentos esta dirección general, es decir, el mando policial de los agentes y al que está adscrito Villarejo desde hace 20 años, es Eugenio Pino.

También pide “la inmediata suspensión de sus funciones, cuando no la misma detención” del comisario José Villarejo para “evitar más agresiones a mi persona, así como que siga entorpeciendo las investigaciones en curso” y solicita la apertura de un expediente disciplinario.

Sin embargo el secretario de Estado ha tomado otro camino. Según han confirmado a Público fuentes de Interior, “la denuncia de la doctora Pinto ha sido remitida a la Dirección General de la Policía para su estudio”. Allí han decidido, según han explicado a Público fuentes oficiales, que “la denuncia fuera enviada a la Comisaría General de Policía Judicial en lugar de a Asuntos Internos y estos la han remitido a los juzgados que tienen los dos procedimientos abiertos”. Es decir, la pelota ahora está en manos del juzgado.

Sin embargo, explican a Público fuentes judiciales, “en los juzgados se están instruyendo los casos de acoso. La denuncia enviada a Interior ha sido aportada también por la doctora Pinto, pero habría que abrir un procedimiento nuevo. Al margen, Interior si quiere puede abrir su propia investigación interna. No es excluyente”.