Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Eduardo Inda a sus redactores: "Hay que matar al comisario Marcelino Martín-Blas"

El tertuliano inició una campaña contra la comisión judicial del caso del 'pequeño Nicolás' al sospechar que era investigado por integrar una presunta organización criminal junto a sus fuentes policiales, los comisarios Eugenio Pino, José Villarejo y Enrique García Castaño. De la mano de la cúpula policial también difundió el dossier apócrifo contra Podemos. 

Publicidad
Media: 3.72
Votos: 60
Comentarios:

De izquierda a derecha, el excomisario José Manuel Villarejo, el periodista Eduardo Inda, y el ex DAO Eugenio Pino. EFE

Ell tertuliano Eduardo Inda habría encomendado a lo largo de un año a los redactores de su medio digital una misión: "Hay que matar [informativamente hablando] a Martín-Blas", el comisario que fue jefe de la Unidad de Asuntos Internos y que encabeza una investigación que puede llegar a demostrar la existencia de una organización criminal de policías y periodistas. 

Así lo asegura el periodista Francisco Mercado en un escrito presentado por una acusación popular en el Juzgado de Instrucción Nº2 de Madrid, encargado de la investigación del caso del pequeño Nicolás, y al que ha tenido acceso Público

El ex jefe de investigación de Eduardo Inda –hasta que decidió marcharse de la empresa Dos Mil Palabras acogiéndose a la cláusula de conciencia– aporta capturas de Whatsapp con mensajes que le enviaba el tertuliano indicándole cómo hacer titulares con el único objetivo de perjudicar al máximo al jefe de la investigación en la que el propio Inda está envuelto.

La campaña de desprestigio contra Marcelino Martín-Blas pasaba por acusarlo de grabar y aportar a Público las conversaciones del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz con el ex jefe de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso. Inda le indica a Mercado en un mensaje: "El comisario Martín Blas grabó al Fernández Díaz (sic) y luego se quedó la cinta, principal línea de investigación". A lo que el periodista contesta: "Me da cierto temor la mitad del título. La versión que me llega es que Pino le dio la cinta a Blas, ergo no la grabó Blas".  


Captura entregada por Francisco Mercado al juzgado del caso del pequeño Nicolás.

Sin embargo, la información publicada al día siguiente, el 1 de julio de 2016, titulaba en contra del criterio de su jefe de investigación y sin contrastar con los autores de la información sobre la grabación al ex ministro: "Martín Blas grabó a Fernández Díaz y luego se quedó la cinta, principal línea de investigación".

La excúpula policial y el periodista, "compañeros de campañas mediáticas"

Francisco Mercado, quien durante décadas hizo periodismo de investigación en El País y ahora ha sido requerido como testigo en la causa del pequeño Nicolás, decidió abandonar el medio digital del tertuliano tras verse presionado por su propio jefe para que falsificase titulares y textos con objetivos antiperiodísticos.

Objetivos que todavía consisten en destruir tanto a los investigadores que intentan destapar la corrupción policial como a Podemos
, partido que ha sido víctima de los montajes periodísticos orquestados por la ex cúpula policial y que además es acusación popular en la causa contra Inda, entre otros periodistas, y los comisarios Eugenio Pino, José Villarejo y Enrique García Castaño. 

Según el escrito, ni siquiera una sola de las fuentes del tertuliano le aseguraba que "fuera Marcelino quien grabó" ilegalmente la reunión entre el ex ministro y el ex director de la Oficina Antifraude. Además, esa fuente parece ser el comisario García Castaño, recientemente destituido tras una grabación desvelada por Público, quien ya "apuntaba a Inda que la grabación se hizo con una grabadora, supuestamente introducida por De Alfonso", tal como había deducido Público del estudio exhaustivo de las grabaciones.

El periodista expone además en su escrito al juez que "más allá de que Inda quisiera proteger a Pino y al ministro, obviamente, quiso utilizar esta falsa acusación, que Blas grabó unilateralmente al ministro, para destrozarlo mediáticamente. La causa de su inquina era doble: la investigación del pequeño Nicolás podía aflorar sus estrechas relaciones con Villarejo y García Castaño y, por otro lado, era una causa en la que tenía que tomar partido porque le afectaba directamente a él y a sus amigos y compañeros de operaciones mediáticas". 

Un fragmento del escrito presentado por Francisco Mercado al juez Zamarriego.

El comisario 'podemita'

El escrito de la acusación popular desgrana una serie de titulares elaborados tanto por Eduardo Inda como por su redactor de investigación, Miguel Ángel Pérez, que podrían constituir delitos de "calumnias e injurias con publicidad contra funcionarios públicos y obstrucción a la Justicia". 

La campaña contra el encargado de investigar la corrupción policial, Marcelino Martín-Blas, se inició en julio de 2016, precisamente cuando se levantó el secreto de una de las piezas del caso del pequeño Nicolás, en la que se expone en un informe cómo funciona y está jerarquizada esa presunta organización criminal de la que supuestamente forman parte los comisarios y el tertuliano. 

Así, el 14 de julio escribió Miguel Ángel Pérez: "Martín Blas se vengó por la filtración de una grabación en la que hablaba de 'fabricar pruebas'". El informe citado apuntaba a Inda como la persona que le entregó al presunto estafador Francisco Nicolás Gómez Iglesias, (más conocido como el pequeño Nicolás) la grabación ilegal de la reunión entre agentes del CNI y de Asuntos Internos, en dependencias policiales, para que aquel jovencito consiguiera cerrar una causa tras la que se esconde un multimillonario negocio de servicios a multimillonarios por policías con intereses privados, como José Manuel Villarejo. 

Algunos de los titulares de Inda contra el comisario Martín-Blas