Publicado: 22.08.2015 11:20 |Actualizado: 22.08.2015 11:20

Forcades: “Es absurdo pensar que las elecciones del 27-S pueden sustituir un referéndum en Catalunya”

La dirigente de Procès Constituent  ve "absurdo hablar de elecciones plebiscitarias" considera una "estafa popular en base a cálculos electorales" el número de escaños fijado por Junts Pel Sí para continuar con el camino hacia la independencia.

Publicidad
Media: 3.31
Votos: 16
Comentarios:
Teresa Forcades

Teresa Forcades

LA GRANJA (SEGOVIA).- “Aunque candidaturas como la CUP (Candidatura d´Unitat Popular) o Junts Pel Sí ya han dicho que leerán los resultados de forma plebiscitaria, las elecciones nunca pueden sustituir a un proceso de referéndum”. La dirigente de Procés Constituent, Teresa Forcades, se pronuncia con contundencia respecto a una posible lectura plebiscitaria de los resultados autonómicos de Catalunya. “Me parece absurdo hablar de elecciones plebiscitarias en el 27-S”.

Forcades cuenta, además, con distintas valoraciones para las dos estrategias anunciadas para esta lectura. “La CUP siempre ha hablado de mayoría de votos, no de escaños, con esto podría estar incluso de acuerdo”. Sí que se muestra muy crítica con la postura anunciado por Junts Pel Sí, que definiría esta mayoría en base al número de escaños. “Lo de los escaños me parece una burla. Decir que vamos a hacer una democracia real y empezar con una estafa popular en base a cálculos electorales. No es posible que alguien defienda esta postura con seriedad”, expone.



El futuro del Procés Constituent

La cuestión del destino de Procés Constituent tras la votación que definió su no participación en los comicios autonómicos y su neutralidad con respecto a las candidaturas presentadas es otra de las incógnitas que se encuentra sobre la mesa. “Tenemos prevista una coordinadora y una reunión del grupo promotor en las que se tratará la forma de reorganización”. Tres posibles futuros comparten espacio en su mente: “Podemos mantener nuestra estrategia no electoralista actual, considerar disolvernos o replantear nuestro proyecto”. A pesar de que la próxima reunión de este grupo promotor ya cuenta con una cita en el calendario, el 29 de agosto, Forcades no duda en definir que “no serán estas reuniones, sino el resultado del 27S” el que determinará su dirección.

“Podemos mantener
la estrategia no electoralista, disolvernos o replantear nuestro proyecto”

La labor de Procés ahora “es llenar el espacio de debate político no partidista acerca de cómo se debe organizar el proceso constituyente de Catalunya. No es que no hagamos nada, enriquecemos el debate constituyente con aportaciones dirigidas a fomentar la cohesión social en Cataluña. La división de los catalanes es dolorosa”. La responsabilidad de llevar a cabo este proceso se asienta, para ella, en el “potencial popular” con que cuenta Catalunya. Forcades hace referencia a un argumento ya esgrimido por ella con anterioridad: En Catalunya, “existe un 80% de la población dispuesta a abrir un proceso de debate constituyente, y que debe ser articulada políticamente”.

Respecto a las razones que han condicionado su no integración en ninguna candidatura electoral, Forcades considera que “el Procés ha tenido que ser fiel a las diferencias que existen con las dos candidaturas de ruptura presentadas: la CUP y Catalunya Sí que es Pot”.

Grandes candidaturas con importantes “carencias”

Respecto a las candidaturas que concurrirán a estas elecciones, Forcades se encuentra dividida entre dos claras favoritas: la CUP y el recién nacido Catalunya Sí que es Pot. Aunque no puede evitar deshacerse en halagos sobre ambas, no titubea a la hora de señalar la existencia de “carencias” en dichos proyectos. “Con la CUP compartimos el proyecto anticapitalista, aunque presenta problemas respecto al aprovechamiento del potencial popular de debate existente en la comunidad. Mientras que, con Catalunya Sí que es Pot compartimos el deseo de articular mayorías, pero nos es imposible obviar sus dejes socialdemócratas”.

"Ha parecido que para ganar apoyo electoral podíamos diluir nuestro discurso"

En la intervención realizada este jueves en el marco de la Universidad de Verano de Anticapitalistas, Forcades había mostrado ya su desacuerdo con las posturas económicas y democráticas de Catalunya Sí que es Pot, entendiendo que existe “una debilidad importante de cara a las elecciones” debido a que “ha parecido que para ganar apoyo electoral podíamos diluir nuestro propio discurso. Esto me parece engañoso y poco eficaz”. Para ella, la claridad en el discurso debe ser la única vía. “Si no podemos decir que la propiedad privada no es un derecho absoluto, no llegaremos a la gente” afirmó.

La papeleta de Forcades para el 27-S

Al preguntarle por su propia elección de cara a estos comicios, Forcades sonríe abiertamente. Más allá de la posición neutral de su Procés Constituent y la defensa del apoyo individual a las candidaturas, es consciente de la repercusión de su apuesta electoral. Para ella, será “el desarrollo de la campaña electoral” el que oriente su voto entre las opciones con que se siente más identificada: la CUP y Catalunya Sí que es Pot. Todo dependerá, afirma, “de la capacidad de la CUP para abrirse a esa mayoría de catalanes que apuesta por una nueva Constitución y la de Catalunya Sí que es Pot para incluir la radicalidad democrática y económica en su programa”.

En lo referente a la posible celebración de una Asamblea Constituyente tras las elecciones para debatir sobre la cuestión catalana, la líder de Procés afirma que se debe entender este proceso como “un camino largo de reformulación del marco institucional y de convivencia. No se trata de tomar las instituciones, sino de dar el primer paso de ese proceso”. Además, considera que pueden darse procesos constituyentes alejados de un “proceso popular” según las “formas de convocatoria y las formas de fiscalización elegidas por los gobernantes”. La “guía de los expertos”, por ejemplo, despierta su miedo al distanciamiento del proceso respecto de la ciudadanía. “Si evitamos la participación no estaremos construyendo un país mejor”, asegura. En este sentido, aboga por la apertura de un proceso constituyente al “estilo latinoamericano”, en el que “se abra el proceso desde la voluntad popular y sin necesitar el apoyo de las instituciones”.

La política catalana de Podemos

La postura de la formación liderada por Pablo Iglesias de cara a este ciclo electoral resulta elemento clave teniendo en cuenta su preponderancia actual en el mapa político de la izquierda. Forcades considera que Podemos ha seguido una “estrategia errónea” con respecto a su actividad política en Catalunya al “no saber valorar el potencial popular” de la comunidad. Podemos, afirma, “ha cometido un error al condicionar la cuestión catalana a la victoria en las elecciones generales”. Admite además la existencia de desacuerdos en el diálogo con las “caras visibles” de la formación, aunque se esfuerza en recalcar que mantiene una “relación cercana” con las personas que participan en los círculos.