Publicado: 16.08.2015 11:34 |Actualizado: 16.08.2015 12:04

El Gobierno justifica la venta de armas a la dictadura saudí: "Hay garantías del uso final"

El Ejecutivo defiende que cumple la normativa internacional y que los contratos firmados con Riad incluyen "estrictas cláusulas de no reexportación". 

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5
Comentarios:
El rey Felipe, junto al ministro de Defensa, Pedro Morenés, saludan al nuevo rey saudí, Salmán bin Abdulaziz. - EFE

El rey Felipe, junto al ministro de Defensa, Pedro Morenés, saludan al nuevo rey saudí, Salmán bin Abdulaziz. - EFE

El Gobierno justifica la venta de armamento a países como Arabia Saudí porque las licencias que concedió para la exportación incluyen "garantías de uso final" de esos materiales "y estrictas cláusulas de no reexportación". De 2003 a 2014, España ha exportado armas a este país por valor de 725 millones.

Así figura en la respuesta escrita dada por el Gobierno al diputado de ERC Joan Tardá, que preguntó al Ejecutivo cómo supervisa el destino de las armas exportadas a Arabia Saudí, entre otros destinos de Oriente Próximo. Tardá asegura que Amnistía Internacional acusa a este país de violar los Derechos Humanos dentro de su país y ha documentado bombardeos saudíes que han causado víctimas civiles, casi 100 muertos, como parte de la coalición de países que Arabia Saudí encabeza contra el Estado Islámico.

"Varios de esos bombardeos destruyeron o dañaron infraestructura civil en lo que parecen haber sido ataques indiscriminados, que violan el derecho internacional humanitario. Al parecer, todas las partes del conflicto han cometido graves abusos y violaciones de derechos humanos", afirma Tardá.



El Gobierno explica en su respuesta que cumple las normas internacionales que rigen el control de las exportaciones de material militar, "muy especialmente" los criterios de respeto a los Derechos Humanos, la situación interna del país, la de la región o el riesgo de desvío de ese armamento. Añade que tiene en cuenta informes de Naciones Unidas, la UE o la OSCE pero también organizaciones como Amnistía Internacional, Intermón, Greenpeace o centros "de reconocido prestigio" como el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI).

"Respecto al seguimiento de las armas exportadas, se informa de que los usuarios finales fueron organismos o empresas de naturaleza pública y las licencias estuvieron acompañadas de garantías de uso final y de estrictas cláusulas de no reexportación", afirma el Gobierno en su respuesta.

Y también asegura el Ejecutivo que se suma a los llamamientos internacionales para que se respeten los Derechos Humanos y que se tomen precauciones para no dañar a la población civil y las infraestructuras civiles (hospitales, colegios, sistemas de suministro de agua, etc). 

"Si se tuviese conocimiento o existiese riesgo de uso indebido de los materiales exportados", asegura a continuación el Ejecutivo, se podría suspender o revocar una autorización concedida para vender armamento o materiales militares. Por otro lado, y ante la pregunta también del diputado, el Gobierno afirma que no se ha producido una venta de carros de combate a Arabia Saudí "ni ha sido presentada solicitud alguna de exportación relacionada con la misma".

En 2014, según el informe remitido por el Gobierno al congreso en febrero y que cita Joan Tardá, una de cada cuatro operaciones autorizadas en el primer semestre de 2014 fue destinada a Oriente Próximo, por 330 millones de euros. De 2003 a 2014, España ha exportado armas a Arabia Saudí por 725 millones de euros; a Emiratos Árabes, por 719 y a Egipto, por 277 millones de euros.