Publicado: 19.12.2014 18:38 |Actualizado: 19.12.2014 21:14

Asens: "Los disidentes son castigados por su ideología, no por lo que pudiesen haber hecho"

El abogado de un detenido en la Operación Pandora denuncia que el poder ha vuelto a agitar "el fantasma del terrorismo anarquista" con la "desproporcionada" Operación Pandora

Publicidad
Media: 4.22
Votos: 9
Comentarios:
El abogado Jaume Asens, en una foto de archivo. / EFE

El abogado Jaume Asens, en una foto de archivo. / EFE

MADRID.- El abogado Jaume Asens, que representa a uno de los once detenidos en la Operación Pandora, ha denunciado la "vieja tentación autoritaria, nunca apagada, de castigar a los disidentes por quiénes son (o sea, por su ideología) más que por qué han hecho".

Se refiere a las once personas de ideología libertaria arrestadas hace dos días en Barcelona, de los que siete han ingresado en prisión por orden del juez Bermúdez, que les imputa la pertenencia a un grupo de carácter anarquista al que se atribuye la colocación de varios atentados con artefactos explosivos. 

"Nos llamó la atención que un indicio incriminatorio fuese que estuviesen en posesión, porque eso no significa que se lo hayan leído, de ejemplares de Contrademocracia, que no es un manual sino un libro de ideas. Eso alimenta nuestras sospechas sobre el carácter político de las detenciones, pero hay que hablar con cautela porque no tenemos acceso a todo el sumario. Si fuese así, se estaría alimentando la paranoia de la caza de brujas", critica el abogado, quien recuerda que el fantasma del terrorismo anarquista se agita cíclicamente a lo largo de la historia, como ocurrió con el Caso Scala. "Se utiliza para crear un enemigo y desviar la atención, porque es una coincidencia que la operación policial tuviese lugar el mismo día que Jordi Pujol fue imputado".



Su defendido, ya puesto en libertad, es un bombero del Ayuntamiento de Barcelona aficionado al bricolaje que tienen un taller de herramientas en su domicilio, donde cuida un jardín con árboles, según Asens. "Guardaba un bidón de gasolina para la motosierra. Pues los mossos lo requisaron, lo que supone un ejemplo de cómo un elemento inocuo, sacado de contexto, se convierte bajo la óptica policial en un elemento peligroso y se pone al servicio de la tesis acusatoria". 

Asens también se ha quejado de la "vergonzosa exhibición de musculatura policial y de la dureza represiva, que llevó a practicar las detenciones con escarnio público, en sus lugares de trabajo". Además de criticar que su cliente fuese arrestado en el parque de bomberos donde presta sus servicios, el abogado recuerda que la irrupción de los mossos en tres ateneos libertarios, "hace sospechar que había un objetivo de recabar información para engrosar los registros policiales de activistas, algo que puede afectar a terceras personas que usan esos espacios abiertos a la ciudadanía".

En cuanto a la organización a la que vincula el juez a los detenidos, los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC), Asens explica que ha sido definida "con unos contornos vaporosos y poco claros, de la que se hace una interpretación extensiva". Así, según el abogado, "las conductas de una persona se consideran responsabilidad de otras con las que están en relación por cuestiones periféricas". Y pone el ejemplo de un detenido por haber avalado el piso de uno de los acusados por la explosión en el Pilar de Zaragoza. "La policía especula que hay una relación entre unos y otros, porque tienen las mismas ideas, y que forman parte de un mismo grupo que tiene por objetivo cometer atentados de carácter insurreccional".

Frente a una "operación gigantesca y desproporcionada", Asens se muestra sorprendido con "la tolerancia que se exhibe cuando los implicados pertenecen a otros sectores sociales", porque "los acusados de delitos de cuello blanco reciben un trato diferente y, en ocasiones, son imputados sin pasar antes por comisaría".