Publicado: 11.10.2014 19:04 |Actualizado: 11.10.2014 19:04

La mano derecha de Rato hizo 80 compras redondas de 500 euros en El Corte Inglés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ‘clan de la visa' de Caja Madrid tiró de tarjeta ‘negra' y opaca al fisco para pagarse restaurantes, viajes, cacerías, el sastre y hasta farmacia, puros, mariscadas y ropa interior, todo ello con cargo a una caja de ahorros que tuvo que ser rescatada.

Los dos máximos jefes de la tarjetópolis se fundieron la visa cuando ya sabían que iban a saltar de la entidad financiera. Así, Miguel Blesa celebró su dimisión como presidente de Caja Madrid con una visita al departamento de electrónica un gran almacén para compras por valor de 4.016,19 euros. Y Rodrigo Rato sacó 1.300 euros semanales en metálico los tres meses antes de su cese.

El día que dimitió como presidente de Bankia, el 7 de mayo de 2012, Rato se fue a comer al restaurante "Pepa" y pagó con la tarjeta de la entidad 341,63 euros. Dos días antes, el 5 de mayo, cuando ya sabía el fin que tendría la entidad, sacó 1.000 euros del cajero.

Así consta en el CD entregado al juez central 4 de instrucción, Fernando Andreu, por la Fiscalía Anticorrupción a partir de unos informes remitidos por el Fondo de Rescate Bancario.

Son algunos de los ejemplos edificantes del que fuera director gerente del Fondo Monetario Internacional, capaz de cargar 34,50 euros por dos abonos a Digital Plus o 31 euros de compras en el Mercadona, mientras gasta 3.600 euros de una tacada en bebidas alcohólicas o 2.172 en cinco días de febrero de 2011 en "clubs, salas de fiesta, pubs, discotecas y bares".

El del ex secretario de Estado de Comercio de José María Aznar, José Manuel Fernández Norniella: visitó 80 veces un comercio -El Corte Inglés- para hacer curiosas compras redondas, a una velocidad de crucero de 500 en 500 euros, hasta alcanzar los 40.000 euros cargados a su plástico. Realizó tres compras de 400 euros en estos grandes almacenes el 5 de mayo de 2012, dos días antes de la dimisión de Rato y en plena operación de rescate de Bankia.

Para ejemplos, el de Estanislao Rodríguez-Ponga, ex secretario de Estado de Hacienda con Aznar, ex director general de tributos, quien se gastó en la tarjeta 255.000 euros, la mitad de ellos en El Corte Inglés y que parece invitar a gasolina a todo el barrio: consumió 29.073,73 euros en Campsa. A precio actual, supone un consumo de 22.364 litros de gasolina, pagados con dinero público. Llama la atención cargos sucesivos en la misma gasolinera registrados el mismo día, como ocurre en junio de 2008. Y su tendencia a llenar depósitos en Navalcarnero, donde consumió combustible por valor de 18.521 euros, así como ser capaz de cargar 60 céntimos en un aparcamiento.

Muchos dedican la tarjeta a sus familias, como Mariano Pérez Claver, expresidente de la adquirida SOS Cuétara y de NH Hoteles, que cobró una indemnización de 1,1 millones de euros al salir de la Caja y que cargó en la tarjeta 4.293 euros de una funeraria de Sevilla; 6.179 euros de gastos del dentista o una alfombra adquirida un día de los enamorados por valor de 6.179 euros.

El ex secretario general del PP Ricardo Romero de Tejada gastó en un solo día 1.339,95 euros en una instalación hípica, la guarnicionería El Molino. Además, destinó 26.031 euros en puros, 28.334 en gasolineras, 5.441 euros en el veterinario; 4.514 en armerías, 3.011 en electrodomésticos, 4.350 en farmacias; 1.939 en ferretería; 1.437 en aparcamientos; hasta llegar a pagar 150 euros para una licencia oficial -posiblemente de caza- y 350 euros en la cuota de la federación hípica.

Luego están los regalos y compras navideñas. Como los 15.000 euros que gastó Matías Amat en la tienda de arte y muebles Talleres Granda, en 2006. O los 2.439 euros que Rato gastó en una tienda de arte sacro en 2010. Y los 10.000 euros gastados por Rodríguez-Ponga en dos compras una Navidad.

Y ¿quién iba a imaginar que el ex jefe de la casa real compartiría sastre con un sindicalista a cargo de la entidad rescatada? Rafael Spottorno gastó 10.572 euros en la centenaria tienda Yusty, allí donde Rodolfo Benito se dejó 13.000 euros en trajes y zapatos. El primero era asesor privado de Felipe VI hasta el escándalo y el segundo representó a CC.OO. durante siete años en la caja.

Juan Iranzo, catedrático de Economía aplicada y consejero de Red Eléctrica, es otro consejero que tiró de tarjeta para nutrir su armario: compró 7.943 euros en ropa y 1.427 euros en zapatería. Iranzo destinó la tarjeta opaca a comprar lencería en women's secret (siete compras por 146 euros); nutrir su nevera (7.431 en el súper); comprar joyas (5.326 euros), al tiempo que gastó 3.166 en restaurantes; 917 en discotecas, salas de fiestas y bares (la mitad en la discoteca Snobi's); 619 en Loewe; 95,10 euros de gastos médicos, 295 en equipo de fotografía, 76,80 euros en libros y 29,90 en una suscripción a un canal privado de televisión.

 El responsable de la 'tarjetópolis' por delegación de Blesa era Ildefonso Sánchez Barcoj. Fue el que más gastó en tarjeta (484.192,42 euros entre 2010 y 2012) y era capaz de cargar una compra de 20 céntimos en farmacia y hasta sacarse las entradas del cine por importe total superior a los 1.000 euros. El día de la dimisión de Rato en Bankia, compró 175 euros en flores y luego se fue al cine, pagado por la entidad que dos días después fue nacionalizada. Pero lo suyo eran los viajes y hoteles de lujo con campo de golf y las tiendas de golf. Sólo en un viaje gastó en billetes 16.900 euros.

José Antonio Moral Santín, representante de Izquierda Unida, sacaba dinero en metálico en fases de 600 en 600 euros, de 400 en 400 o de 300 en 300, hasta extraer 456.552,20 euros en total. Sus dispendios abarcaban desde 588 euros gastados en una sentada en el Gran Círculo de Casino de Madrid o los 531 euros de factura en el restaurante de lujo Zalacaín.

El consejero Fernando Serrano Antón pagó con la tarjeta negra dos impuestos del ayuntamiento de Madrid por importe de 182,98 euros el 1 de octubre de 2007. También dispuso de 1.435 euros en antigüedades y 343,50 en compras de Prenatal.

Pedro Bedia, miembro de Comisiones Obreras, se fumó 913 euros en puros. Gastó además 10.915 euros en tres marisquerías, 1.439 euros en el taller de coches, 1.088 en Paradores Nacionales y 410 euros en un fitness.

A Mercedes de la Merced, fallecida en 2013, le gustaban los famosos manolos, los zapatos internacionales de Manolo Blahnik a la vista de los 3.469 euros que gastó en esta tienda. En total gastó 4.143 euros en zapatería; 40.755 en ropa; 2.526 en el Mercadona; 1.749 euros en una compra de la Joyería Aldao, de la Gran Vía, en agosto de 2005, otros 1.500 en otra joyería.

Un consejero sacó 3.000 euros de madrugada, otro pagó dos impuestos y cinco gastaron 422 euros en 'saunas y masajes'Francisco Baquero tiró de plástico para pagar de una tacada 4.708 euros en billetes de avión a México ó 1.188 en muebles, pero también para sufragar los 9,70 euros del abono del metro. Mientras, Ramón Ferraz Ricarte cargó 30 céntimos durante su estancia en un hotel de cinco estrellas y sacó 3.000 euros a las cinco de la mañana del 27 de diciembre de 2005.

También pagaron con las tarjetas viajes lujosos, como las tres facturas que Blesa cargó en un solo día por importe de 8.911 euros en la cadena hotelera Ritz-Carlton el 26 de marzo de 2008. En aquella época barajaba comprarse un apartamento en Nueva York y se carteaba con Alejandro Agag al respecto. Esta cadena tiene un hotel en la gran manzana.

Están las cacerías de Blesa. El expresidente de Caja Madrid pagó con la tarjeta 5.617 euros en el alojamiento de su safari en Argentina en marzo de 2005, donde cazó dos búfalos. Y otros 4.090,76 euros en dos billetes de avión a Suráfrica.

Hay retiradas de efectivo de madrugada. Destacan los 3.000 euros que retiró del cajero Ramón Ferraz Ricarte cerca de las cinco de la mañana del 27 de diciembre de 2005, en tres tandas de mil euros con un intervalo de un minuto entre sí. O los 22.973 euros que sacó de ventanilla un 20 de diciembre de 2007 en dos pagos, y cargos como los 400 euros de abono a la publicación del IESE, donde era profesor. En total gastó 397.900 euros de los que 210.000 fueron dinero retirado en metálico.

Cinco consejeros dedicaron 422 euros al concepto "Saunas y Masajes". Son los casos de Pablo Abejas, que pagó 100,10 euros a "VALENTIN LUIS HERNANDEZ RIESTR"; Juan Iranzo, con 78 euros en tres pagos a Masvitalzenter; Antonio Romero Lázaro, que gastó 50,60 euros en "MEDINA MAYRIT BANOS ARABE", establecimiento también frecuentado por José María de la Riva Ámez por un total de 174 euros, así como Pedro Bujidos Garay tiene un cargo de 20 euros en la empresa Aquamassage.

Romero, ex secretario de Organización del PSM de Madrid gastó en viajes la mayoría de los 252.009,81 euros atribuidos a su tarjeta.

En el CD que consta en el sumario del caso Bankia hay una partida frecuente, además de los restaurantes, viajes, efectivo y joyas. Se llama "instrumentos musicales". Son cargos menores que suman 809 euros, entre los que destacan los 364 euros gastados por Rato, los 112,51 por José María de la Riva, los 67 euros de Rubén Cruz Orive o los 61,88 dedicados por Fernández Norniella a este concepto.

Los miembros del consejo de administración y de la comisión de control gastaron 68.500 euros en libros y discos, en especial Rafael Torres Posada (17.475 euros), Miguel Angel Araujo (8.934), José María Arteta (5.455) y Jesús Pedroche (4.836 euros).

Miguel Blesa y su núcleo duro dedicaron 289,34 euros a libros y discos y 13.780 euros a armas y cartuchos de caza.