Publicado: 04.10.2015 08:26 |Actualizado: 04.10.2015 08:26

La 'marea ortopédica' se manifiesta este lunes ante la sede central del PP

El sector de la ortopedia convoca una jornada de cierre de establecimientos y una protesta en Génova contra un cambio legal que temen que obligue a bajar la persiana a la mitad de los establecimientos

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:
El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso. - EFE

El Ministerio de Sanidad que dirige Alfonso Alonso prevé comenzar a aplicar la nueva cartera de servicios este mes. / EFE

ZARAGOZA.- La marea ortopédica se ha citado para iniciar sus protestas este lunes a mediodía ante la sede central del PP en la calle Génova de Madrid. La Fedop (Federación Española de Ortesistas Protesistas) ha convocado para ese día, además de la movilización, un cierre del sector que incluye no atender los requerimientos de los hospitales en esa jornada.

Protestan contra la orden por la que el Ministerio de Sanidad, que dirige Alfonso Alonso, prevé modificar, este mismo mes, la cartera de servicios de prótesis. Temen que las nuevas reglas empeoren las prestaciones y lleven al cierre a la mitad de las 500 ortopedias que operan en el país.

“Sería un éxito que lográramos reunir a un millar de personas, pero no es fácil, se trata de pequeñas empresas, familiares o de pocos empleados la mayoría”, explica Luis Gallego, presidente de Fedop. Las asociaciones de las 17 comunidades autónomas han fletado autobuses para la protesta, en la que los ortoprotésicos tienen previsto participar vestidos con sus batas de trabajo y ayudados por los aparatos con los que se ganan la vida.

El Ministerio está decidido a modificar la cartera de servicios de manera que la Sanidad pública sólo cubrirá los productos incluidos en el nuevo catálogo, cuyos precios fijará y revisará cada año de manera unilateral. En ese listado, explican los convocantes, baja el precio de venta al público de los productos y con él los usuarios –cuatro millones en España– pierden el derecho a las ayudas si optan por utilizar prótesis u otros artículos (andadores, sillas de ruedas, etc.) no catalogados, algo que, por otro lado, no podrán recetarles los especialistas.



“La reforma causará perjuicios sanitarios, sociales y económicos”

“Los productos que sobrepasen el precio oficial quedan fuera del sistema sanitario”, explica el presidente de la Asociación de Ortopédicos de Aragón, Federico Llorens. Ahora, el usuario paga la diferencia con el precio oficial o recibe una subvención del 80% de su valor.
Llorens llama la atención sobre otro aspecto: “El Gobierno pretende alargar los plazos de renovación de las prótesis, y eso puede dar lugar a situaciones desagradables como que a los niños que las utilizan se les queden pequeñas. Lo lógico sería que pudieran renovarlas conforme van creciendo”.

Por otro lado, añade, “estos productos están en constante evolución, con nuevas técnicas y mejoras que no podrán ser aplicadas en la sanidad pública si no figuran en el catálogo”. Calcula que “un 40% de los productos actuales se quedarán fuera del sistema”, lo que causará “perjuicios sanitarios, sociales y económicos”.

Dos años y medio sin cobrar las ayudas

El actual sistema de pago también está causando problemas de liquidez en el sector. La crisis ha hecho que cada vez más usuarios opten por hacer cesiones de cobro de las ayudas a las ortopedias, que les entregan el producto y luego reclaman la parte subvencionada a la Administración. Sin embargo, los pagos de esta se retrasan.

“En Aragón –señala Llorens– hemos llegado a acumular un retraso de más de dos años y medio, hasta que hace dos meses el Gobierno autonómico liquidó los atrasos hasta finales de 2013. Ahora la deuda es de casi dos años. Varias ortopedias han tenido que cerrar porque no podían aguantar en esa situación”. Gallego expone una situación similar para el resto de España: “En ninguna comunidad tienen menos de seis meses pendientes de cobro”.

Esos retrasos, explican, han hecho que muchos usuarios se vean obligados a alargar el uso de sus prótesis mediante remiendos. “Se renuevan cada año o año y medio, que es la vida útil de los mecanismos, pero en algunos casos llevan más de tres con la misma. No las cambian porque llevan más de dos años esperando a que les abonen lo que pagaron por la anterior”, indica Llorens.

El gasto público en prótesis cae un 75%

Según los ortopedistas, el gasto público en su sector se ha reducido en casi un 75% en cuatro años, al pasar de los 169 millones de 2010 a los 42,5 de 2014.

“Proponemos que en lugar de un sistema de precios máximos apliquen uno de ayudas y dejen a la gente elegir qué prótesis quiere utilizar”, indica Gallego, que apunta que algunas entidades de discapacitados preparan también una protesta por este asunto. “Vamos a ser el país de Europa con menos prestaciones. Esto es tierra quemada”, sentencia.

La protesta de este lunes tiene como lema “Enseña la amarilla. Pide al ministro Alonso que garantice la prestación ortoprotésica”.