Publicado: 04.06.2014 11:57 |Actualizado: 04.06.2014 11:57

La mayoría de los españoles, partidarios de elegir entre Monarquía y República

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayor parte de los espñoles, un 54%, se muestra a favor de una consulta para decidir entre República y Monarquía. Así lo refleja la última encuesta sobre este asunto realizada por la empresa Simple Lógica (partner de Gallup en España),  en 2012.

Ese año arrancó el fuerte declive de la imagen del rey Juan Carlos, a raiz sobre todo de conocerse su accidente de caza en Botswana, en el mes de abril. Este sondeo se realizó precisamente en mayo de 2012 justo despúes de la petición de perdón del monarca por el episodio ocurrido durante la cacería de elefantes en África.

El 34,9% de los españoles no estaba de acuerdo en celebrar esta consulta. En la división por sexos, el 56,3% de los hombres y el 51,9% de las mujeres apoyaban la celebración de esta consulta.

Entre los jóvenes y los votantes de Izquierda Unida es donde más apoyos se recabaron en este sentido, si bien en la mayor parte de los segmentos analizados ganó la opción del referéndum. La opción del no triunfa entre los votantes del Partido Popular. Así, el 58% de los votantes del PP decían que no había que celebrar esta consulta mientras que el 35,3%.

También se mostraban en contra los mayores de 65 años, donde el 42,5% se oponía al referéndum por el 34,5% que consideraba una opción válida. De hecho, a menor edad más grande es el apoyo a un referéndum. Algo parecido ocurre con el nivel de estudios, cuanto más alto es el nivel de estudios, más apoyos encuentra la opción de decidir entre Monarquía y República.

En este estudio de opinión también se preguntó por la conveniencia de que el rey abdicara en el príncipe Felipe. El 30,5% estaba a favor de la abdicación mientra que para la mayoría, el 46,6%, era indiferente (no estaban ni a favor ni en contra). Sobre el acto de petición de perdón, entonces la mayoría de los consultados aseguró que era insuficiente (47,3%) mientras que para un 43,1% fue suficiente.

El rey Juan carlos y el príncipe Felipe, el marteS, en el Monasterio de El Escorial (Madrid). REUTERS

Un referéndum para votar sobre la continuación de la Monarquía en España o el establecimiento de una República no podría convocarse de forma automática sino que requeriría del apoyo de las dos terceras partes del Congreso y del Senado, la disolución de las Cortes, y un nuevo apoyo con la misma proporción de votos de las nuevas Cámaras, según los expertos en derecho constitucional. Así, la llamada a las urnas exigiría en primer lugar que al menos 233 diputados del Congreso y 177 senadores avalaran una reforma constitucional en ese sentido. Posteriormente se disolverían las Cámaras y tras las elecciones las nuevas Cortes tendrían que apoyar la reforma con el mismo apoyo, según establece el artículo 168 de la Constitución que incluye este supuesto entre aquellos que exigen una "reforma agravada" de la Carta Magna.

Así, el artículo establece que las cámaras nuevamente elegidas "deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional" y aprobarlo nuevamente por mayoría de dos tercios. Sólo después de este proceso, una vez aprobada la reforma por las Cortes Generales, la revisión de la monarquía podría ser sometida a referéndum para su ratificación.

Según explican los expertos, este complicado trámite se debe a que la figura de la monarquía se encuentra especialmente protegida en la Carta Magna ya que figura en el Título Preliminar y en el Título II que "quedan blindados" junto a otros aspectos de la Constitución como los derechos y libertades del Capítulo Segundo y los derechos y deberes fundamentales de la Sección primera del Título I. En cuanto al Título Preliminar, la Constitución establece en su artículo 1.3 que la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria. Este título preliminar recoge otras figuras que también gozarían de este blindaje frente a las reformas como son las Fuerzas Armadas o los sindicatos y fundamentos del Estado como la bandera, el español como idioma oficial o la capitalidad de Madrid.