Público
Público

El Parlamento vasco aprueba el primer registro de lobbies vascos

La Cámara saca adelante por unanimidad una iniciativa impulsada por Elkarrekin Podemos para “luchar contra el amiguismo y las corruptelas”. El acuerdo, que establece la creación de una Agencia de Transparencia “autónoma e independiente”, pasa ahora a manos del Gobierno Vasco, que deberá convertirlo en ley.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El Pleno del Parlamento vasco durante el debate de investudutra de Iñigo Urkullu. EFE/Adrián Ruiz De Hierro

@danialri

BILBAO.- El estreno de Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco ha tenido final feliz. En su primera iniciativa presentada a la Cámara, la coalición de izquierdas ha conseguido sacar adelante una proposición no de ley que establece la creación de un registro público de lobbies, así como la puesta en marcha de la Agencia Vasca de Transparencia. Ambas herramientas servirán para luchar contra el “amiguismo y las puertas giratorias” en Euskadi, un objetivo que marcará el paso de esta formación política durante la legislatura que acaba de comenzar.

“Se trata de un tema que está muy presentes en la calle y que nuestro grupo considera prioritario”, comentó a Público el parlamentario de Elkarrekin Podemos José Ramón Becerra. Sus afirmaciones (al igual que sus deseos) se sustentan en la realidad política de Euskadi: “al final y al cabo, lo que buscamos es acabar con el modelo de país de amiguismo en torno a un partido que lleva treinta años gobernando, por lo que siempre es susceptible de haber generado redes clientelares a su alrededor”.

Por si alguien tiene dudas, Becerra (quien forma parte de esta coalición en representación de Equo) se refiere al Partido Nacionalista Vasco (PNV), una formación que ha estado en el Gobierno de Vitoria y en las principales instituciones de Euskadi prácticamente sin interrupciones. En el caso de Ajuria Enea (sede del Gobierno Vasco), los peneuvistas han sido sus principales moradores en 10 de las 11 legislaturas vividas hasta ahora. Sólo se quedaron fuera entre 2009 y 2012, cuando el PSE alcanzó un acuerdo con el PP para desbancar al nacionalismo vasco en nombre del constitucionalismo español. A día de hoy, socialistas y populares se reparten nueve parlamentarios cada uno. En otras palabras, son la penúltima y ultima fuerza política con representación en el Parlamento Vasco.

En el pleno de este jueves, todos ellos se sumaron a la propuesta formulada por Podemos, que había sido previamente “transaccionada” con PNV y PSE, los dos partidos que dan vida al gobierno de Urkullu. El texto presentado obtuvo el respaldo de los 18 parlamentarios de EH Bildu, lo que permitió su aprobación por unanimidad. De esta manera, el parlamento se pronunció a favor de la creación de “una Agencia Vasca de Transparencia que funcione de forma autónoma e independiente e incluya un registro de lobbies”.

“Quién se reúne con quién”

“Lo más importante y novedoso de esta agencia (explica Becerra) es que será un organismo libre que no sólo controlará al Gobierno Vasco, sino también a las diputaciones y ayuntamientos”. A su criterio, será esa independencia lo que garantizará que cumpla sus cometidos, entre los que figurará identificar a los grupos de presión que operan en el País Vasco. “En Euskadi hay lobbies que trabajan activamente en las diferentes instituciones. Nosotros creemos que la ciudadanía debe tener acceso a esa información, de manera que pueda saber quién se reúne con quién y qué decisiones se toman”, apuntó.

En ese sentido, la Cámara insta al gobierno autonómico a que “en el plazo más breve posible remita para su debate y aprobación un Proyecto de Ley de Transparencia, Participación Ciudadana y Buen Gobierno del sector público vasco”. En esa nueva normativa, el ejecutivo deberá establecer las bases de la Agencia de Transparencia y del registro de lobbies. Del mismo modo, el Parlamento llama a “potenciar” la “observancia” y el control (ya establecido en una ley y un decreto anterior) de las actividades que realizan los altos cargos públicos.

En su último párrafo, la proposición no de ley incluye toda una declaración de intenciones. “El Parlamento Vasco (señala el texto) insta al Gobierno Vasco a continuar adoptando medidas que fomenten la transparencia como instrumento eficaz en la prevención y sanción de comportamientos vinculados a un uso incorrecto de los recursos públicos”. Becerra lo resumió en una palabra: “corruptelas”.