Público
Público

Sancionan a una periodista de Catalunya Ràdio por la 'ley mordaza'

Mercè Alcocer deberá pagar 601 euros por hacer preguntas a Pujol y a su esposa cuando salían de declarar en la Audiencia Nacional el pasado 20 de febrero.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. EFE/Luca Piergiovanni

BARCELONA.- La periodista de Catalunya Ràdio Mercè Alcocer ha sido sancionada por "desobediencia a unos agentes de la autoridad", en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como ley mordaza, mientras trabajaba el pasado 20 de febrero ante la Audiencia Nacional en la cobertura del caso Pujol.

Alcocer ha sido multada con 601 euros por tratar de preguntar al matrimonio Pujol-Ferrusola, saliendo de la zona acotada para la prensa, a la salida de su declaración en la Audiencia Nacional. La Policía considera la acción [que se puede ver en este vídeo] una falta grave de desobediencia.

Concretamente, y según ha informado la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), la delegación del gobierno en Madrid atribuye a la periodista una "infracción grave de desobediencia a la autoridad", prevista en la nueva Ley Orgánica 4/2015 de 30 de marzo de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza.

Mercè Alcocer, especializada en información judicial en los Servicios Informativos de Catalunya Ràdio, donde trabaja desde 1987, ha explicado que "los agentes entorpecieron en todo momento la tarea informadora de los periodistas con un celo excesivo".

Ha apuntado que después de que se impidiera a los medios "acceder a los abogados y al fiscal, dentro y fuera de las dependencias judiciales", accedió por una calle lateral a la entrada de la Audiencia, y allí le "pidieron la documentación".

Según estos hechos, la CCMA ha expresado su apoyo a la trabajadora y ha mostrado su "rechazo ante una situación que supone el impedimento a los profesionales de los medios de comunicación del ejercicio libre de la profesión, entendida como un bien imprescindible para la salud de la democracia".