Público
Público

Podemos contra Rajoy El PP quiere despachar la moción de censura de Iglesias en tan solo un día

La presidenta del Congreso de los Diputados anuncia que la sesión parlamentaria comenzará a las nueve de la mañana, una hora inusual para este tipo de debates que suelen arrancar a mediodía

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 6
Comentarios:

El portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando,en los pasillos del Congreso de los Diputados.EFE/Javier Lizón

El grupo parlamentario popular y el Gobierno pretenden zanjar el debate de la moción de censura planteada por el grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea en una sesión de apenas un día de duración. La presidenta de la Cámara baja, la popular Ana Pastor, ha anunciado esta mañana que la sesión parlamentaria, fijada para el próximo día 13, arrancará a las nueve de la mañana.

Esta hora es inusual para este tipo de debates, considerado como uno de los más importantes que se pueden celebrar en la cámara parlamentaria ya que se pone en tela de juicio la continuidad de todo y Gobierno y la de su presidente.

Otros debates de envergadura —como el de investidura, el de totalidad de un proyecto de Presupuestos Generales del Estado o sobre el estado de la nación— suelen fijarse para que se inicien a mediodía con la intervención del protagonista de la convocatoria.

Aunque no hay nada reglamentado, es lo que marca la tradición que se ha seguido hasta ahora de forma mayoritaria desde las diferentes presidencias de la cámara, de quien depende concretar el día y la hora de este tipo de debates parlamentarios. Así, la moción de censura de Felipe González a Adolfo Suárez se inició, según el Diario de Sesiones de la cámara, a las 16:40 horas de la tarde del 28 de mayo de 1980 y se prolongó durante tres sesiones, hasta el día 30.

La segunda moción, y última hasta ahora, fue protagonizada por el líder de Alianza Popular (nombre entonces del PP) Antonio Hernández Mancha y arrancó pasadas las diez de la mañana del 26 de marzo de 1987. Aquel debate también se prolongó durante tres días, con la salvedad de que la última jornada fue un lunes, momento en que se produjo la votación.

La ordenación el debate sí está contemplada en el reglamento de la cámara. Así, la primera intervención corresponderá a uno de los firmantes de la moción de censura, con toda seguridad la portavoz el grupo de Unidos Podemos Irene Montero, para exponer los argumentos de la necesidad de su celebración. No tiene límite de tiempo.

A continuación le corresponderá el turno al candidato propuesto en la moción de cesura, Pablo Iglesias, quien tomará la palabra para exponer el programa que propone a la cámara. La moción de censura, según la Constitución, tiene carácter "constructivo" como alternativa al Gobierno que se pretende censurar. Iglesias tampoco tendrá límite de tiempo para su exposición.

Una vez concluyan estas dos intervenciones serán los portavoces de los distintos grupos parlamentarios quienes intervendrán para fijar su posición y el sentido de su voto durante media hora. El candidato puede contestarles uno a uno y la réplica de éstos será de diez minutos; puede haber, en su caso, dúplicas de cinco minutos para los diferentes portavoces, por lo cual es muy difícil prever la duración del debate en su conjunto.

Este cálculo se complica teniendo en cuenta de que el Gobierno puede intervenir en cualquier momento del debate sin límite de tiempo, bien para responder, este caso, a Irene Montero o al propio candidato. Es más, lo puede hacer uno o varios miembros del Ejecutivo en el caso de que pidan la palabra. De hecho, a Hernández Mancha le contestaron varios miembros del Gobierno de Felipe González, aunque no lo hizo el propio presidente.

Suárez tampoco intervino en la moción de censura del entonces líder de la oposición socialista, aunque si intervinieron varios ministros encabezados por Rafael Arias Salgado que contestó a la defensa de la moción que hizo Alfonso Guerra, el número dos socialista. En esta ocasión, desde Moncloa se ha trasladado que Mariano Rajoy no intervendrá, aunque de momento no se ha despejado la incógnita de quién será la persona encargada de hacerlo en su lugar o si serán varios ministros.