Publicado: 14.09.2016 17:27 |Actualizado: 14.09.2016 19:54

El PP echa a Barberá, pero ella se atrinchera en el Senado

La exalcaldesa de Valencia se rebela contra Rajoy y arremete contra el partido por su expulsión: "He solicitado mi baja del PP porque así me lo ha pedido el partido y con ello [...] evito que nadie se ampare en mí para responsabilizarme de cualquier perjuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales", dice en un comunicado

Publicidad
Media: 3.57
Votos: 7
Comentarios:

MADRID.- Rita Barberá muere matando. La exalcaldesa de Valencia ha resistido hasta el final toda presión del PP y se ha rebelado contra Mariano Rajoy al negarse a dimitir de su puesto de senadora. 

En Génova esperaban su dimisión desde esta mañana, después de que el Tribunal Supremo haya abierto una causa en su contra por un presunto delito de blanqueo de capitales. Pero Barberá se negó y forzó que sea el propio partido quien la expulse. Ahora una de las fundadoras del PP ya no será del PP, pero sí permanecerá en su escaño en la Cámara Alta, aunque como adscrita al Grupo Mixto.



Barberá, contra el PP: "He solicitado mi baja porque así me lo ha pedido el partido y con ello evito que nadie se ampare en mí para responsabilizarme de cualquier perjuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales"

Este es el acuerdo al que ha llegado con Génova, según ha adelantado La Razón. Rajoy ha utilizado el periódico de su amigo Paco Marhuenda para lanzar la noticia y calmar así los ánimos de sus compañeros de equipo en el partido y en el Gobierno.

Apenas unos minutos después, Génova ha enviado un comunicado en el que es la propia Barberá quien justifica su decisión. "Expreso mi voluntad de NO DIMITIR del Senado y de permanecer en él, tal y como me ampara la Ley porque de lo contrario podría entenderse como una asunción de culpabilidad", argumenta la todavía senadora en el citado documento. 

"He solicitado mi baja del Partido Popular porque así me lo ha pedido el Partido y con ello, además de dar una muestra más de mi entrega a él, evito que nadie se ampare en mí para responsabilizarme de cualquier perjuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales", añade Barberá, visiblemente molesta con las presiones recibidas por encontrarse el partido en plena campaña del 25-S.

El presidente del PP y del Goiberno en funciones, Mariano Rajoy, con la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá. (Archivo) FLICKR del PP

El presidente del PP y del Goiberno en funciones, Mariano Rajoy, con la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá. (Archivo) FLICKR del PP

Las presiones de dirigentes del PP a Rajoy para que obligara a dimitir a Barberá comenzaron ayer, aunque de forma prudente y, en la mayoría de los casos, velada. Incluso hubo quien remó en dirección contraria, como el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que salió en defensa de la senadora conservadora al opinar que nadie debe asumir "responsabilidades políticas" hasta que se haya abierto juicio oral; esto es, hasta que sea sentado en el banquillo y no sólo esté investigado (antiguo imputado).

La exalcaldesa no estará imputada hasta que el Supremo pida un suplicatorio al Senado para poder investigarla y la Cámara alta lo apruebe, al igual que ocurrió con Manuel Chaves y José Antonio Griñán por el caso de los EREs de Andalucía. Pero en Galicia y en el País Vasco tenían más prisa por dejarla caer.

Alfonso Alonso: "Barberá debe tomar una decisión o la tendrá que tomar el partido"

Así, si Alberto Núñez Feijóo fue quien precipitó la renuncia de José Manuel Soria a su candidatura al Banco Mundial -el exministro de Industria se retiró apenas dos días después de que el presidente de la Xunta pidiera explicaciones a Rajoy por ello-, hoy ha sido Alfonso Alonso -el candidato del PP a lehendakari- quien ha sido tajante con Barberá: "debe tomar una decisión o la tendrá que tomar el partido", sentenció. Y así fue.

El Tribunal Supremo abrió ayer una causa contra la ya exsenadora por un presunto delito de blanqueo de capitales que habría cometido siendo alcaldesa de Valencia durante la última campaña electoral municipal y que se investiga dentro del caso Imelsa, abierto a su vez en la Operación Taula en la que figura como imputado el propio Partido Popular.

"[...] Se trata de una resolución por mí esperada, ya que existe un procedimiento judicial previo en el que se investiga a otras 49 personas por el hecho objetivo de haber realizado una aportación de 1.000 euros destinados a la campaña electoral, por lo que resultaría incoherente no llevar a efecto este inicio de investigación pese a no existir contra mí testimonio directo de incriminación", sigue la exalcaldesa en su comunicado. 

Sigue de senadora, sigue aforada

Barberá dio la espantada ayer al no acudir a la constitución de las comisiones del Senado en que era vocal. Según varias fuentes, incluso se bajó del AVE a medio camino cuando ya estaba viajando hacia Madrid para volver a Valencia y "estudiar el auto" judicial. Finalmente, decidió no abandonar su escaño y obligó al PP a tomar medidas para evitar más escándalos en plena campaña. 

"De esta resolución se desprende que mi persona no goza de ningún privilegio", dice Barberá pese a su aforamiento en el Senado

Ahora ya no pertenecerá al partido -el caso es similar al de la legislatura pasada con Gómez de la Serna-, pero sí sigue siendo senadora y, por tanto, aforada. Su caso seguirá, por ello, en manos del Supremo.

"Es mi interés y deseo el más pronto inicio de las diligencias que den lugar a mi declaración en el menor tiempo posible para el esclarecimiento definitivo de la inexistencia de ilícito alguno", se defiende Barberá en su comunicado de baja del PP. Y añade: "De esta resolución se desprende que mi persona no goza de ningún privilegio", dice en relación al mantenimiento de su aforamiento. Es más, se queja de que tal condición se haya utilizado mediáticamente para "hacer creer a la opinión pública [que sí existe tal privilegio] en burda manipulación, interesada políticamente". 

Pese a todo, Barberá dice tomar una (forzada) decisión "muy dolorosa" que le permite "actuar en plena libertad sin estar sometida a disciplina alguna" para ejercer su defensa. Una frase que suena a amenaza para Rajoy. ¿Tirará finalmente de la manta? Barberá muere matando...