Público
Público

El PP de Gipuzkoa, a punto de desaparecer de las instituciones, reúne a sus últimos fieles

Los conservadores celebran este sábado su congreso provincial en Donostia, uno de los cuatro municipios guipuzcoanos donde mantienen representación. A falta de oposición interna, Borja Semper tiene garantizada su reelección como presidente de la formación.

Publicidad
Media: 3.48
Votos: 21
Comentarios:

Borja Semper y Alfonso Alonso en una imagen de archivo / EFE

Si todos los concejales del PP en Gipuzkoa decidiesen mantener una reunión, podrían hacerlo en la sala de cualquier vivienda. Si se apretasen, incluso entrarían en el baño: no hace falta demasiado espacio para juntar a los siete ediles conservadores que hay en esta provincia de Euskadi, donde este sábado celebrarán su congreso. El reto que les espera es realmente trascendental: si no logran revertir la dramática tendencia, en muy pocos años podrían, literalmente, desaparecer de las instituciones.

Cuando en la sede de la calle Génova revisan estadísticas, Gipuzkoa está siempre allí, en el último sitio de la lista. Por ejemplo, no hay lugar de España donde se registre un número más bajo de representantes municipales. Alcanza los dedos de una mano para contar las localidades en la que cuentan con concejales: Donostia (tres), Irún (dos), Fuenterrabia (uno) y Lasarte-Oria (otro). En este último caso, su representante tiene un asiento en el pleno del ayuntamiento casi por milagro: en las elecciones municipales de 2015, apenas tres votos de diferencia le permitieron que obtuviese el cargo. No busque más. En el resto del mapa de Gipuzkoa –que cuenta con un total de 88 municipios- no hay quien represente al partido de Mariano Rajoy.

Las cosas no mejoraron en las elecciones autonómicas del pasado 27 de septiembre. En esa oportunidad, el PP vasco experimentó en Gipuzkoa una de sus peores derrotas: sus candidatos por este territorio quedaron relegados a un quinto puesto –el mismo lugar en el que se situó a nivel de Euskadi- con el 7,22% de los votos. Uno de sus dos parlamentarios por ese territorio, Borja Sémper, ocupa desde noviembre de 2009 el cargo de presidente provincial del partido, y allí quiere seguir durante un buen tiempo.

Así se plasmará en el congreso que el PP guipuzcoano celebrará este sábado en el Kursaal de Donostia, donde los participantes refrendarán a Sémper como su líder territorial. Se prevé que será una mañana sin sobresaltos, ya que nadie se ha animado a competir con el actual líder del partido en la provincia. A sus 41 años, este ex concejal de Irun es la única alternativa de los conservadores para transmitir una imagen –o quizás un deseo- de renovación, con un estilo y una estética algo alejada del prototipo de dirigente del PP en el País Vasco.

Sin embargo, sus casi ocho años al frente de la presidencia provincial de esta formación no le han valido para evitar la debacle. La evolución (o mejor dicho, involución) de los concejales populares es un buen ejemplo de ello: en las municipales de 2011, el PP había obtenido 26 ediles en Gipuzkoa. Cuatro años después, bajó a siete. De mantenerse ese ritmo, en las próximas elecciones locales –previstas para 2019- podrían quedarse fuera de todos los ayuntamientos guipuzcoanos.

Contra las ayudas sociales

Con esa hipótesis en el aire, el congreso de este sábado en el Kursaal servirá para debatir sobre la “ponencia política” redactada por David Hernández, coordinador general del PP guipuzcoano y presidente de Nuevas Generaciones en Euskadi. En ese texto, el jefe autonómico de las Juventudes abogará por la “política constructiva” y cargará contra “los abusos que se producen en la Renta de Garantía de Ingresos (RGI)”, un aspecto extremadamente polémico que ya defendió el ex alcalde de Vitoria, Javier Maroto, quien lideró una campaña dirigida a recortar el derecho de las personas inmigrantes a la hora de acceder a las ayudas sociales.

Durante el congreso también se presentarán dos comunicaciones. Una de ellas versará sobre “municipalidad y capitalidad” y estará a cargo de la portavoz del PP en el ayuntamiento de Donostia, Miren Albistur. La otra propuesta que estará sobre la mesa correrá a cargo de Juan Carlos Cano -portavoz y único representante de esta formación en las Juntas Generales de Gipuzkoa-, quien hablará sobre “foralidad y territorialidad”. La mañana terminará con la intervención del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso.

Divorcio en Bizkaia

La calma que se vivirá este sábado en Donostia contrasta bastante con lo que ocurrirá una semana más tarde en Bilbao. En el caso del PP de Bizkaia, sus dirigentes han sido incapaces de alcanzar una candidatura conjunta, por lo que habrá competencia: de un lado estará la hasta ahora secretaria general del partido en Euskadi, Nerea Llanos, respaldada por la dirección autonómica. Si quiere acceder al cargo, deberá imponerse sobre la concejala de Getxo y cara visible de la “corriente crítica” del PP vizcaíno, Raquel González.

La candidata “opositora” cuenta con el respaldo del ex presidente de los populares vascos y actual eurodiputado, Carlos Iturgaiz, quien en los últimos días fue noticia por una salida de tono en las redes sociales: desde su cuenta de Twitter, el dirigente derechista llamó “hijos de puta” a quienes pitaron el himno durante la final de Copa entre el Fútbol Club Barcelona y el Deportivo Alavés.

Donde no habrá tanta emoción será en Araba. En la cuna política de Alfonso Alonso únicamente se presentará como candidato el parlamentario y actual presidente del partido en esta provincia, Iñaki Oyarzabal. El congreso se celebrará el sábado 17 en Vitoria, uno de los pocos lugares de Euskadi donde el PP mantiene cierta relevancia.